Dell y EMC a punto de concretar la mayor fusión del sector tecnológico

El grupo se llamará Dell Technologies y tendrá un único canal de distribución

Anunciada a finales de 2015, la fusión entre el fabricante de computadoras Dell y la empresa de desarrollo de software para administrar información, EMC, se trata de la mayor operación de la historia del sector tecnológico, cerrada en US$ 67.000 millones. En los próximos meses, el grupo fundado por Michael Dell en 1984 integrará una compañía referente en el sector del almacenamiento, propietaria a su vez de firmas como VMWare, especializada en soluciones de virtualización, y RSA, de seguridad informática.

Dell cuenta con unos 109.000 empleados (cifra de 2013, último ejercicio como empresa cotizada), mientras que EMC tiene unos 33.000 trabajadores, a los que habría que sumar los más de 19.000 de VMware (que dispone por su parte de más de 500.000 clientes y 75.000 partners) y otros 19.000 empleados de RSA.

Con este movimiento, Dell pretende convertirse en el líder de servicios tecnológicos para empresas, compitiendo cara a cara con gigantes como IBM y Hewlett Packard Enterprise (empresa resultante de la escisión de HP en dos, el año pasado).

A falta de obtener los últimos permisos regulatorios, todo parece estar preparado para la integración más grande en los 32 años de vida de Dell. "Todas las principales decisiones ya han sido tomadas", reveló Howard Elias, director de operaciones de EMC y co-responsable de la nueva unidad de Creación de Valor e Integración.

Mensaje de calma

Durante el EMCWorld, el evento anual de la firma de almacenamiento, representantes de ambas compañías quisieron transmitir un mensaje de calma a empleados y distribuidores. "Dell y EMC son increíblemente complementarias y líderes en 21 cuadrantes mágicos de Gartner", destacó Michael Dell, en la que sin duda fue la aparición más esperada de un congreso que reunió la semana pasada en Las Vegas a unas 10.000 personas.

La empresa resultante, que se llamará Dell Technologies, se beneficiará de la innovación de EMC y de la escala y canal de distribución de Dell, según defendió el fundador de esta última.

La marca Dell se conservará en el negocio de PC, mientras que las tecnologías para centros de datos adoptarán la nueva marca Dell EMC.

Está previsto que los canales de distribución se integren de forma paulatina, un proceso en el que ambas compañías llevan unos meses trabajando pese a que, oficialmente, continúan siendo dos empresas independientes. Como es evidente, la compra tendrá consecuencias sobre los trabajadores, si bien se espera que la reducción de plantilla sea "reducida" y afectará únicamente a las "escasas áreas donde se producen duplicidades", según Elias.

La operación cuenta ya con el visto bueno de las autoridades estadounidenses, europeas y australianas, pero está pendiente que países como China den luz verde.

"EMC tiene una exitosa trayectoria integrando empresas. Una vez que EMC pase a formar parte de Dell, nos gustaría seguir el mismo camino. Seguiremos realizando adquisiciones", adelantó Michael Dell.


Fuente: Expansión - Ripe

Populares de la sección