Demuelen calabozo donde Mujica estuvo detenido durante años

Allí se construirá el "salón de honor" y el museo de la unidad

"Está igual que antes. Acá lloré el día en que, por el barullo que metían los soldados, me enteré de que había caído Saigón", dijo el entonces presidente José Mujica el 19 de agosto de 2014 cuando visitó en Minas el calabozo en el que estuvo encerrado hace 40 años. Hacía referencia concreta al 30 de abril de 1975 (cuando la entonces ciudad vietnamita cayó a manos del Frente Nacional de Liberación de Vietnam) pero en ese lugar estuvo mucho tiempo. Fue uno de los distintos calabozos en los que pasó sus más de 12 años como rehén de la dictadura.

Ese lugar, que hace dos años estaba "igualito" a 1975, fue demolido hace pocos días, dijeron a El Observador fuentes militares y fue confirmado por el vocero del Ejército Yamandú Lessa.

"Es en el marco de una reforma en la unidad, que está siendo remodelada", dijo Lessa. Según explicó el vocero, esto estaba aprobado desde hace un tiempo en el marco de una reforma planificada.

"Para que las unidades no se reformen para que no se hagan acorde al jefe de turno tienen un plan director. Es un plan a largo plazo para buscar las funcionalidades de los edificios y que estos vayan acompañando la evolución", agregó. Por ejemplo, hoy todo los cuarteles tienen un centro de cómputos, en los que hasta hace poco tiempo había un servidor.

Salón de honor

Ese calabozo ubicado en el Batallón de Infantería 11 de la ciudad de Minas, en el que Mujica tiene recuerdos que prefiere olvidar, será usado como "salón de honor" y "museo" de la unidad.

Cuando lo visitó por primera y única vez desde que fue liberado, Mujica llegó al batallón y fue directo hacia ese lugar. Al salir contó que en ese calabozo le pusieron un alambre que durante meses le torturó la carne hasta que la sangre se le volvía costra.

"¿Qué sentí (al volver)? Yo qué sé. Tengo epidermis de cocodrilo", dijo

También contó a El Observador que recordaba perfectamente que la sala donde los militares tenían la televisión estaba al lado de la enfermería adonde lo habían llevado.

"Me acuerdo clarito del escándalo de los soldados por lo que había pasado en Vietnam. Era una época en la que me rotaban cada seis meses entre calabozos de Lavalleja, Rocha y Treinta y Tres", explicó Mujica.

En qué se usan ahora

Los cuarteles en el pasado tenían los calabozos, incluso para que el personal militar que cumpliera las "sanciones de rigor", como se le denomina en la jerga castrense. Pero hoy esos calabozos ya no existen o no se usan, explicó a El Observador una fuente del Ejército. Hoy el concepto son las "salas de disciplina". Allí si bien también hay aislamiento (con la familia del uniformado o con sus pares) porque están bajo "arresto a rigor", tienen más espacio.

En Minas, el calabozo en el que estuvo Mujica preso se seguía usando hasta su destrucción como lugar para enviar a los militares arrestados a rigor por las sanciones más graves.

En otros lugares los viejos calabozos se usan como depósitos de armamento.


Populares de la sección