Denuncian "escena política" en el extenso interrogatorio a Lula

Juez lo indaga por apartamento en San Pablo, que habría recibido de regalo
L a defensa del expresidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, consideró que su declaración el miércoles ante el juez Sergio Moro en Curitiba, vinculada a un escándalo de corrupción, respondió a una “escena política” y demostró su “inocencia”.

Ese día, Lula declaró durante cerca de cinco horas ante Moro, que investiga la trama de corrupción vinculada a la petrolera estatal Petrobras, en medio de un inusitado despliegue de seguridad y con la presencia de cientos de sus partidarios, que viajaron especialmente para apoyarlo.

El expresidente (2003-2010) declaró como imputado en los juzgados de Curitiba sobre la propiedad de un tríplex en Guarujá (en la costa de San Pablo), que según la acusación fue un regalo que recibió de la constructora OAS a cambio de favores políticos y que, de acuerdo con la defensa, nunca perteneció al exmandatario.

“Lejos de probar un delito, quedó demostrado que el apartamento no pertenece, nunca perteneció y nunca fue usado por el presidente Lula ni sus familiares”, según el abogado José Roberto Batochio.

Cuestionamiento

La defensa de Lula denunció que fue cuestionado sobre temas que nada tenían que ver con la investigación y que algunas “no son preguntas de un proceso judicial”.

“Fue una acción buscando hacer una escena política”, afirmó el abogado, que insistió en que “quedó claro” que el expresidente Lula “es inocente”.

Al término de su declaración ante Moro, Lula encabezó anoche un breve mitin ante miles de seguidores reunidos en una céntrica plaza de Curitiba donde adelantó su intención de competir por la presidencia de Brasil en 2018.

“Estoy vivo y preparándome para volver a ser candidato a la Presidencia de la República”, dijo.

“Estoy con más ganas que nunca”, insistió Lula, mientras era acompañado y apoyado por la expresidenta Dilma Rousseff, su sucesora y ahijada política, destituida por el Congreso en 2016.

El cerebro

Mientras tanto, el presunto cerebro financiero de la trama de corrupción de la petrolera Petrobras, Rodrigo Durán Tacla, pidió ayer en la Audiencia Nacional española no ser extraditado a Brasil porque está amenazado de muerte y aseguró que viajó a España no como forma de huir de la Justicia, sino porque tenía “miedo” respecto a su vida.

En la vista de extradición celebrada ayer en el tribunal español, Durán, que fue detenido en Madrid en noviembre, defendió además que tiene la nacionalidad española y subrayó que no puede regresar a Brasil “por cuestiones de seguridad”.

“He puesto una denuncia porque he recibido amenazas por redes sociales, por mensajes, a mi madre, a mi familia, y por teléfono casi todas las semanas. Es por eso que estoy en España y porque soy español”, afirmó Durán, detenido por su supuesta implicancia en la mayor trama de corrupción en la historia de Brasil.

Por el caso Petrobras ya fueron condenados directivos de la petrolera estatal y de las principales constructoras del país, además de varios políticos. Durán explicó que viajó a España desde Estados Unidos, donde residía, para atender un requerimiento de la Agencia Tributaria, que había abierto una inspección sobre sus empresas españolas y porque temía por su seguridad.

Brasil lo reclama por delitos de cohecho, blanqueo de dinero y pertenencia a organización criminal por dirigir la trama que desvió € 14 millones y pagó millonarias comisiones a cambio de contratos de adjudicación de obra pública tanto en Brasil como en el extranjero.

Durán se fugó en abril de 2016 de Brasil hacia Estados Unidos y llegó a España desde de Miami, pero aseguró que vivía en EEUU por las amenazas recibidas y que cuando viajó a Madrid no tenía conocimiento de la orden de arresto internacional en su contra.

Su abogado afirmó que si se le extradita a Brasil seguramente “pueda ser asesinado” y que se trasladó a España “huyendo” y arrastrando a “toda su familia”.

Una figura que polariza a un país

El interrogatorio de Lula da Silva en Curitiba polarizó aún más las posiciones sobre la responsabilidad del expresidente en el mayor escándalo de corrupción de Brasil, estiman analistas. Culpable o inocente.

Víctima de una persecución política o artífice de la red de sobornos pagados por constructoras a políticos para obtener contratos en Petrobras: casi no existen posturas intermedias sobre Lula y los cinco casos judiciales que enfrenta.

Populares de la sección