Denuncian a Santos por promover militares que mataron guerrilleros

Buscan frenar ascenso de militares acusados de matar de forma extrajudicial
La organización Human Rights Watch (HRW) pidió ayer al gobierno de Colombia liderado por el reciente Nobel de la Paz 2016, Juan Manuel Santos, "frenar" el ascenso de un grupo de militares señalado por ejecuciones extrajudiciales.

"Las autoridades colombianas deberían asegurar que los generales y coroneles contra quienes haya evidencias creíbles de que han participado en ejecuciones extrajudiciales y otros abusos no sean ascendidos en la actual ronda de ascensos", indicó la ONG en un comunicado.

El organismo cuestionó al Ministerio de Defensa por presentar el 10 de octubre los currículums de al menos cinco generales y coroneles, de los 18 que tiene previsto ascender, sobre quienes HRW "ha identificado evidencias creíbles y convincentes de que estarían implicados en casos de 'falsos positivos'".

En Colombia se conoce como "falsos positivos" a las ejecuciones extrajudiciales de civiles durante el conflicto armado de más de medio siglo, a quienes los militares presentaban como guerrilleros muertos en combate para obtener promociones y beneficios.

"El Senado colombiano debería examinar las hojas de vida cuidadosamente y rechazar los ascensos de militares contra quienes existan evidencias creíbles de abusos. De lo contrario, se reforzaría el mensaje de que en Colombia los oficiales no rinden cuentas por sus crímenes", dijo el director para América de HRW, José Miguel Vivanco, citado en el documento.

Para realizar estos cuestionamientos, la ONG se basa en una investigación propia de junio de 2015 y en las llevadas a cabo por la fiscalía colombiana hasta diciembre de 2014.

"Se ha advertido que brigadas comandadas por varios de los oficiales que se prevé ascender participaron en un número significativo de homicidios", afirmó la organización.

Además advirtió que existen "evidencias plausibles de responsabilidad penal" por las ejecuciones extrajudiciales contra estos miembros del Ejército, de los cuales cuatro están siendo investigados por la fiscalía.

La responsabilidad penal por los crímenes en los enfrentamientos contra las guerrillas es uno de los puntos más discutidos del acuerdo que Santos promueve con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, una iniciativa que le valió ser premiado con el Nobel de la Paz. Ese punto fue uno de los más criticados por la oposición en su camapaña para hacer naufragar la consulta popular que buscó refrendar la paz.

La ONG responsabilizó de los hechos considerados "falsospositivos" a los brigadieres generales Emiro José Barrios Jiménez y Jorge Enrique Navarrete Jadeth, quienes serían ascendidos al grado de mayor general, y los coroneles Marcos Evangelista Pinto Lizarazo, Édgar Alberto Rodríguez Sánchez y Adolfo León Hernández Martínez, quienes serían ascendidos a brigadier general.

Según HRW, las autoridades condenaron a más de 800 miembros del Ejército por los "falsos positivos" –una práctica que calificó de "sistemática" entre 2002 y 2008, durante el gobierno de Álvaro Uribe–, en su "vasta mayoría soldados y suboficiales".

"Por el contrario, no han llevado a cabo investigaciones exhaustivas sobre los altos mandos del Ejército colombiano. En lugar de ello, han ascendido de rango a muchos militares presuntamente implicados en falsos positivos", aseguró el texto.

Colombia registra más de 260.000 muertos en medio siglo de violencia, que ha involucrado a guerrillas, paramilitares y agentes de la fuerza pública.

Fuente: AFP

Populares de la sección