Depender de "la ciencia, la fe y la suerte" para tener un hijo

Tres mujeres que están en pleno tratamiento y quedarán por fuera de la ley, y una que logró el embarazo, contaron su experiencia
Negativo. Esta palabra es la pesadilla de cualquier mujer que se sometió a un tratamiento de reproducción asistida. Luego de haber recibido hormonas, medicación y pasar por un block quirúrgico, las pacientes esperan con ansias haber quedado embarazadas, pero no siempre lo logran.

Después de este primera –o segunda, o tercera– desilusión, las mujeres no solo tienen que recuperarse psicológicamente, también deben reponerse a nivel económico. "El Fondo Nacional de Recursos (FNR) te da una ayuda enorme con el copago (...), pero nosotros utilizamos el salario vacacional de mi mamá", dijo a El Observador Gabriela Miranda, que forma parte del colectivo "El sueño de ser mamá".

Miranda tiene 41 años y es una de las mujeres que quedará fuera de los planes de financiación del FNR para tratamientos de reproducción asistida a partir del 26 de febrero. "Yo accedí a un primer intento, no respondí a la estimulación. No generé los óvulos que debía generar ni del tamaño que debían ser", afirmó. Por lo tanto, ella accederá a otro tratamiento de fertilización in vitro pero con ovodonación, es decir, con gametos de otra mujer. De no quedar embarazada, no podrá someterse al tercer intento que prevé la ley en la actualidad.
"A medida que envejecemos las mujeres tenemos más dificultad de tener óvulos", dijo a El Observador la directora general del FNR, Alicia Ferreira.
De hecho, el organismo recibió 131 solicitudes de tratamiento mediante ovodonación durante 2016, pero solo se consiguieron 44 donantes.

"Son muchísimos los análisis y los estudios que te piden, que no son resultados que llegan de un día para el otro", dijo a El Observador Silvia, otra integrante del colectivo de mujeres. Ella también quedará por fuera de los tratamientos financiados el próximo mes, pero todavía no recibió ninguna fertilización in vitro porque recién le hicieron la tercera de las tres inseminaciones anteriores que le exige el FNR. "Yo el 22 de marzo cumplo mis 40 años y ya no llego a que mi carpeta entre en el FNR", sostuvo.

"El primer ciclo de estimulación con más de 40 años, si no lo tienen aprobado antes del 26 de febrero, no se lo van a poder hacer", dijo a El Observador la directora del laboratorio de embriología del Centro de Esterilidad de Montevideo, Lidia Cantú. Este es el caso de Silvia ya que, de no quedar embarazada en esta tercera inseminación artificial, no tendrá más oportunidades dentro del copago del FNR.

Ciencia, suerte y fe

Las alteraciones de la fertilidad son uno "de los principales problemas de salud reproductiva", de acuerdo a la evidencia científica que maneja la normativa del FNR sobre infertilidad humana. El documento establece que uno de los motivos es "el incremento progresivo de la edad de la maternidad", que determina un envejecimiento de los óvulos y los espermatozoides.
"Acá juegan la ciencia, la fe y la suerte. Las mujeres tenemos 28 días con cambios hormonales constantes y te cambia mes a mes", señaló Miranda.
De hecho, Lourdes –otra integrante del grupo– se sometió a cuatro fertilizaciones in vitro y recién quedó embarazada en la última. "Yo cumplo 42 ahora el 7 de marzo y estoy de 34 semanas", contó a El Observador.

A casi un mes de la cesárea que tiene programada, ella es un caso de éxito del FNR. "Yo no trabajo y los ingresos de mi esposo llegaron a la primera franja y tuvimos que pagar $ 55 mil", sostuvo. Además, su historia es distinta a la del resto, ya que a raíz de un problema con sus trompas de falopio, accedió directamente a la fertilización in vitro.


Ferreira destacó que las mujeres que quedan por fuera a partir del 26 de febrero podrán hacerse más tratamientos, "pero no los va a financiar el FNR".

Muchas de ellas tendrán que recuperarse económicamente de lo que gastaron hasta ahora, ya que se endeudaron para poder afrontar los planes de pagos compartidos del FNR. "Hay que terminar de pagar los préstamos, que te llevan más de 12 meses, para poder otra vez hacer el intento", afirmó Miranda.

"Lo que he gastado en plata, no sé, llevo miles de dólares", contó Gabriela a El Observador. Ella vive en Artigas y se está sometiendo a los tratamientos en una de las tres clínicas capitalinas, por lo que tiene que viajar seguido a Montevideo. "Me pusieron ya dos embriones y no me pegaron, entonces fue negativa la fertilización", dijo. La próxima semana le harán la transferencia de sus dos últimos cigotos, pero si no queda embarazada, se le terminaron las oportunidades dentro del copago.

Uruguay no tiene banco de óvulos

"Una de las técnicas es la ovodonación y las mujeres mayores de 40 son las que más precisan esta técnica", dijo a El Observador la directora general del FNR, Alicia Ferreira. Sin embargo, Uruguay no tiene banco de óvulos y son muy pocas las donantes. La técnica para extraer gametos implica un estudio exhaustivo de la mujer, un ciclo de estimulación que lleva 20 días, una internación con anestesia y la punción del ovario. La donante es anónima y solidaria.

Populares de la sección

Acerca del autor