Desayunar como un rey

Diez cosas que usted no sabía sobre el tema
1. El desayuno delata. Si el día empieza desordenado probablemente siga desordenado. Y eso genera probablemente tiempos de comida con excesos y desequilibrios.

2. Cuidar el peso. Quienes desayunan llegan a la hora de comer con menos hambre y suelen picotear menos durante la mañana. Es más probable perder peso si se desayuna y se realiza un mayor número de comidas pequeñas que si no se desayuna y luego se ingiere el mismo número de calorías totales, pero solo en 2 o 3 ingestas al día.

3. Hay que variarlo. No se trata de hacer horario semanal, pero hay que evitar la rutina. Si los almuerzos y cenas no son todos iguales tampoco deberían ser los desayunos.

4. El desayuno europeo/americano está bien, pero si sus otras costumbres son también europeas. Puede resultar muy apetecible, pero comer por la mañana huevos revueltos, yogurt con cereales, fruta y pan, solo estaría correcto si el almuerzo y demás comidas del día fueran súper livianas, sino no se justifica una concentración calórica así.

5. Se puede dividir en dos tomas. Debe ser el 25% de la ingesta diaria de calorías, pero no es necesario tomarlas todas de golpe. Se puede hacer en dos fases. La primera se haría en casa, y a media mañana para completar, el resto.

6. Levantarse sin hambre se puede arreglar. La excusa de no desayunar antes de salir de casa porque no hay hambre se puede corregir. "Muchas veces esto viene motivado porque se cena mucho y muy tarde y porque se va a la cama en seguida". Levantarse con tiempo para estimular el apetito también es importante, así como tomárselo con calma: "No se puede obligar a nadie a hacer un gran desayuno. Hay que empezar poco a poco para ir introduciendo los alimentos sin forzar".

7. Combate el estrés y mal humor. Quizás usted no lo note, pero después de 8 o 10 horas sin comer, el organismo sufre un déficit de glucosa (principal combustible) por lo que al no desayunar le obligamos a quemar otras reservas energéticas, lo que causa alteraciones en el organismo. Éstas producirían decaimiento, falta de concentración y mal humor.

8. Hay que aprender desde niños. Primero porque sin desayuno baja el rendimiento escolar y después porque los niños que desayunan habitualmente con sus padres tienen más probabilidades de continuar con este hábito en su etapa adulta.

9.Tomo un mate, te o café antes de salir. Error. Si solo se toma una infusión, no se está desayunando. Se están reponiendo líquidos, pero no cortando el ayuno.

10. Desayunar en casa ayuda a ahorrar. El precio de un café, un jugo de naranja natural y una tostada en cualquier cafetería vale tres veces más que en casa.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy


Acerca del autor