Descubren cura de tuberculosis combinando medicamentos conocidos

Científicos hallaron un tratamiento efectivo en el añadir amoxicilina a un antibiótico denominado meropenem
De acuerdo con un estudio publicado en el New England Journal of Medicine se encontró evidencia científica para afirmar que el antibiótico de amplio espectro denominado meropenem aumenta la actividad bactericida de manera precoz cuando se lo combina con la amoxicilina (ácido clavulánico). El objetivo del estudio era desarrollar nuevas herramientas terapéuticas para enfrentar la amenaza cada vez mayor de la tuberculosis resistente a los fármacos convencionales.

Con esta idea en mente el equipo de trabajadores, pertenecientes a diversas universidades del mundo coordinadas por la Universidad de Stellenbosch en Sudáfrica, adoptó la estrategia de probar la combinación de fármacos ya existentes. El éxito fue rotundo y, según relata, el doctor Andreas Diacon, líder del proyecto, la opción de probar con el meropenem se dio porque es un antibiótico de la familia de los beta lactámicos, muy utilizados para el tratamiento de otras enfermedades bacterianas y además con un perfil de seguridad elevado. A pesar de esto, antes del estudio se creía que este tipo de antibióticos no eran muy útiles para el tratamiento de la tuberculosis.

Los resultados del ensayo clínico realizado con 30 pacientes, mostraron que al combinar el meropenem con la amoxicilina y el ácido clavulánico se genera una elevada actividad antibactericida durante las dos primeras semanas de tratamiento, que es incluso comparable a la de los fármacos más utilizados en el tratamiento de la tuberculosis.

En el estudio participaron también integrantes del Instituto de Salud Global de Barcelona. El doctor Alberto García-Basteiro señaló que "ahora es necesario confirmar estos datos en estudios con mayor seguimiento y tamaño de muestra, demostrar que también contribuyen a la cura clínica de la tuberculosis y testar otros beta lactámicos que se puedan administrar por vía oral que pudieran potencialmente utilizarse de forma ambulatoria."

De acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 1,5 millones de personas murieron de tuberculosis en 2014, de las cuales 190.000 sufrían de tuberculosis resistente a múltiples fármacos. Esta variante de la enfermedad es el resultado del uso y manejo inadecuado de antibióticos y es transmisible entre individuos.