Desde hace un año solo ingresan pacientes judiciales a colonias

ASSE asegura que en 2016 no hubo ingresos de usuarios nuevos

Con la aprobación del Senado, el proyecto de ley de salud mental cuenta con media sanción y está cada vez más cerca de concretarse y actualizar una legislación que cumplió 80 años.

Uno de los puntos más conocidos del proyecto es el cierre paulatino de las colonias psiquiátricas, que va de la mano con un cambio de paradigma de la concepción de las enfermedades mentales al que apunta la nueva ley: comenzar a considerar a las patologías mentales como cualquier otra enfermedad que puede ser atendida en hospitales o sanatorios generales.

El cierre de las colonias no será de un día para el otro. El proyecto exige a la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE) –de la cual dependen– que una vez sancionada y promulgada la ley no ingresen más pacientes a esos centros.

A pesar que aún falta la aprobación de Diputados, ASSE ya comenzó a tomar en cuenta esa exigencia. El director de Salud Mental del organismo, Horacio Porciúncula, aseguró a El Observador que desde hace un año no ingresan más usuarios a las colonias Santín Carlos Rossi y Bernardo Etchepare. Porciúncula dijo que en lo que va de 2016, los únicos ingresos que hubo fueron por orden judicial. Actualmente hay 730 pacientes que viven en ambos centros. El año pasado eran casi 800.

Evitar el ingreso de las personas con patologías psiquiátricas implica evitar su institucionalización, es decir que una vez que entran no salgan. De los pacientes con problemas de salud mental que se atienden por ASSE, 10% tiene la necesidad de internaciones prolongadas. Los demás pueden ser ingresados a hospitales generales donde se tratan sus patologías y, en un promedio de entre cinco y 20 días, ser dados de alta.

Porciúncula sostuvo que en 16 de los 19 departamentos hay hospitales con salas para pacientes psiquiátricos. En Montevideo, por ejemplo, tanto el Pasteur como el Maciel las inauguraron hace algún tiempo.

"Acá lo que complejiza es el vínculo social, el 'no tengo adónde ir', y la recaída es frecuente", dijo el jerarca. El proyecto de ley, que en líneas generales contó con el respaldo unánime en la cámara alta, apunta a la creación de hogares de medio camino, es decir centros para no más de 20 personas donde se aspira a que los pacientes con enfermedades mentales crónicas puedan reinsertarse en la sociedad.

Un ejemplo es un hogar en el que viven desde hace un año seis pacientes judiciales catalogados de inimputables que estaban internados en el hospital Vilardebó por haber cometido delitos.

De los pacientes que permanecen en las colonias, unos 200 están en condiciones de vivir en centros de ese tipo. ASSE todavía no sabe qué hará con los edificios una vez que se concreten los traslados, que no tienen plazo. "Por ahora la gran medida es que no van a entrar más pacientes", dijo Porciúncula.

Inauguración en el este

El próximo viernes, ASSE inaugurará la primera casa asistida de Maldonado, en la ciudad de San Carlos. En ese departamento, el hospital destinará sus salas de salud mental para pacientes agudos, indicó Porciúncula.

A su vez, el organismo trabaja junto a toda la región del este del país en un proyecto para que en 2017 los departamentos esteños cuenten con sus hogares de medio camino. Eso incluye a Canelones, Maldonado, Cerro Largo, Rocha y Lavalleja.


Populares de la sección