Desplazados en el litoral norte del país no regresarán a sus casas hasta fin de mes

Desde el Cecoed de Salto estiman que el río comience a bajar a partir del 20 de junio, luego los hogares deben secarse

En la noche del domingo, la cifra de personas desplazadas en el país a causa de las inundaciones asciende a 5702 personas. De ese número, 1466 son evacuadas y 4236 autoevacuadas. El incremento de 300 personas respecto al sábado se debe a que se registraron más autoevacuados en Salto, pero se mantuvo estable en el resto de los departamentos.

El departamento que se ha visto más afectado es Salto, donde la cifra de personas desplazadas asciende a 3105. Le sigue Paysandú con 2164, luego Bella Unión, San Javier y Fray Bentos.

Según la última actualización del informe del Sistema Nacional de Emergencia (Sinae), se estima que entre el martes 13 y el jueves 15 de junio el Río Uruguay alcance su nivel más alto, y como consecuencia que la cifra de personas desplazadas alcance las 10.000.

Marco García, coordinador del Centro Coordinador de Emergencias Departamentales (Cecoed) de Paysandú, calcula que los desplazados en su departamento ascenderán a 6.000 si se llegase a alcanzar el máximo de inundación previsto. En ese caso, solo entre el 10 y el 12 por ciento son personas evacuadas, y afirma que hay espacio suficiente en los refugios definidos por el Cecoed. El resto se desplazará por sus propios medios.

Por su parte, Yolanda Soria, coordinadora del Cecoed de Salto, afirma que el crecimiento del Río Uruguay se estancó y que la situación está controlada. Se esperaba una cota del río de 15,10 para el domingo y se encuentra un poco por debajo. "Hoy no hemos tenido evacuados, aunque los camiones están de guardia desde las 7 de la mañana y permanecerán hasta las 23 horas", explica. Pero la situación depende mucho del clima de los días que siguen.

En Salto el Sinae ha habilitado tres refugios: uno en la zona este, otro en la zona sur y un tercero en el microcentro, el área más afectada recientemente. Pero muchas de las personas que viven allí se desplazan por sus propios medios, de acuerdo a sus gestiones personales y sin requerir ayuda del Cecoed.

Tanto en Salto como en Paysandú, la Organización de Salud departamental junto al Cecoed y los centros médicos de la zona realizan giras médicas diarias para controlar la situación sanitaria de las personas afectadas. "Si te dijera que no hay resfríos, gripes o broncoespasmos estaría mintiendo", afirma Soria. Marco García, sin embargo, plantea que no "hay mayores problemas" a los esperables en situaciones como estas.

"Es una situación muy complicada para las familias, que ven sus pertenencias arruinadas y flotando en el río", cuenta la coordinadora de Salto. Son 219 las familias que se niegan a alejarse de su barrio y están alojándose en carpas. "Es un trabajo arduo, visita a visita, para lograr que por lo menos los menores y adultos mayores o personas con problemas de salud acepten ir a los refugios", explica Soria.

Se trata de la sexta inundación en dos años, y posiblemente sea la más larga en revertirse. En Paysandú se estima que la situación de los desplazados por inundación continúe hasta fines de junio. "Eso depende de que no haya precipitaciones importantes nuevamente", explica García.

Desde la represa de Salto Grande se informa que se estarán evacuando entre 27 y 28 mil metros cúbicos por segundo durante toda la semana siguiente. Eso, según García, implica que el Río Uruguay se mantendrá por encima de los ocho metros por otras dos semanas.

Soria, según lo que se ha evaluado en conjunto con Concordia, estima que sobre el 20 de junio el agua comenzará a disminuir. De todas formas, los desplazados no podrán regresar a sus hogares hasta, por lo menos, una semana después. "Por lo general hemos sufrido inundaciones en primavera o verano, y la situación en invierno se complejiza porque los hogares demoran bastante más en secarse", explica la coordinadora, que también es asistente social.


Populares de la sección