Destacan la gestión de Campo Limpio en Uruguay

Mejoras relevantes en las tasas de recuperación de envases de agroquímicos y de fertilizantes

La acción de Campo Limpio, una institución sin fines de lucros que promueve una gestión responsable de los envases vacíos en Uruguay, tuvo un fuerte incremento en materia de mejoría de resultados durante 2016, según se actualizó a El Observador.

Concretamente, en el segmento de agroquímicos se recibieron 430 mil kilos de envases, una tasa de recuperación del 30,7% con una mejora del 10% en relación a 2015.

En el caso de envases de fertilizantes, se recibieron en las plantas de acopio 230 mil kilos, lo que establece una tasa de recuperación del 24%, un 80% más que en 2015.

"El agricultor primero"

Estos datos fueron difundidos por Campo Limpio en el marco de la promoción de la reciente realización en Santiago de Cali del foro "El agricultor primero", organizado por CropLife Latin América y la Cámara de Procultivos de la ANDI.

Más de 350 pequeños, medianos y grandes agricultores del suroccidente colombiano se dieron cita en el hotel Intercontinental, con expertos de siete países hispano-parlantes y Asia, en un espacio de reflexión sobre las oportunidades para la agroindustria de América Latina en los mercados internacionales.

Campo Limpio Uruguay: "un programa ejemplar"

En ese marco, José Perdomo, presidente ejecutivo de CropLife Latin America, un reconocido ejecutivo con más de 30 años de experiencia en el sector de la agroindustria, asumió la presidencia de la organización en octubre de 2013 y respondió a los siguientes interrogantes:

¿Por qué es importante Campo Limpio para las empresas?

El programa de gestión responsable de los envases vacíos es un ejemplo transparente del compromiso de nuestra Industria para con sus clientes, la sociedad civil y el ambiente. Este programa es denominado Campo Limpio en toda Latinoamérica y representa nuestro servicio en total empatía con la responsabilidad ambiental.

La adherencia al programa, ya sea dentro de un modelo voluntario o uno mandatorio, siempre reflejará el grado de madurez de las empresas que han entendido el valor de ofrecer una disposición final adecuada y responsable a un envase que contuvo un producto plaguicida. Asimismo, comprende el valor de darle una segunda oportunidad a ese plástico rígido de ser útil nuevamente, mediante el reciclaje en productos finales recomendados.

Finalmente, recordemos que tanto el triple lavado, perforación del envase vacío y la devolución del mismo al centro de acopio más cercano, no podrían ser posibles sin un componente de educación al agricultor provisto por CuidAgro, el programa hermano de Campo Limpio, que se dedica a la educación del productor en el manejo integrado de plagas y el uso responsable de los plaguicidas.

¿Cuál es la tendencia de las empresas con respecto a los envases? ¿Tienden a productos más flexibles o concentrados?

La agricultura moderna está influenciando cada vez más las tecnologías de aplicación, y éstas a su vez el diseño y presentación de los plaguicidas.

En la agricultura de cultivos extensivos la utilización de drones y tractores sin cabina guiados vía comunicación satelital está ocurriendo hoy, el futuro es ya.

La ingeniería detrás del diseño de cada uno de los envases de un plaguicida es impresionante, demorándose años antes que un producto salga al mercado tal cual lo conocemos hoy en día. Los ajustes que se realizan a esos envases conforme tenemos más y más herramientas de aplicación también mueven el programa a proveer un servicio eficiente para su gestión post-consumo.

Elementos como bag in a box, sachets, flexibles y shuttles adecuados según el tipo de cultivo y su manejo de protección, nos indican que nuestra industria buscará siempre la disponibilidad de los plaguicidas en formas que el consumidor las requiera (ejemplos: envases pequeños para dosis más pequeñas evitando el trasvasado, o bien elementos que se solubilizan en el tanque durante el proceso de mezcla.

¿Cómo visualiza los programas de envases de acá a cinco años?

Para nuestra región, Latinoamericana, visualizo a los programas con el involucramiento y participación activos de todos los jugadores dentro de la cadena de valor (manufactura, distribución, transportes, almacenamiento, canal de venta, usuario, sociedad civil, gobierno).

También visualizo programas con crecimiento sostenido del 5% cada año, es decir, 25% más robustos que lo que tenemos hoy día, y que implica no sólo el incremento en la recuperación de envases vacíos, pero también en la cobertura, visibilización y reconocimiento nacional.

Campo Limpio ha venido realizando un muy buen trabajo en éstas áreas y sabemos que continuarán con un crecimiento ascendente generando más impactos positivos en el agro uruguayo.

Como presidente de CropLife LA, ¿cómo ve el desempeño de Uruguay?

Campo Limpio Uruguay es un programa ejemplar en la región. Ha tenido la habilidad de saber reinventarse y adaptarse en muy poco tiempo.

En los últimos tres años, Uruguay ha experimentado un crecimiento significativo en su volumen de recuperación de envases vacíos. El gran salto se explica gracias a la implementación de su legislación local sobre la gestión de los residuos en 2014 y que continua vigente en la actualidad.

Sin embargo, es natural presentar incrementos sobre las inversiones totales, pues el haber migrado hacia un modelo obligatorio ha permito atraer nuevos socios estratégicos/usuarios al esquema de recolección. Nuevos socios, volúmenes mayores de recuperación, expansión y fortalecimiento de la red de centros de acopio involucra costos, y se entienden que se presenten esos montos hasta que el sistema alcance un punto de equilibrio.

Desde CropLife Latin America, esperamos que la cobertura del esquema de recuperación siga aumentando en el país, aumente la visibilización del programa mediante la educación de más productores y también por una campaña sostenida e inteligente de comunicación, en donde valores clave de Campo Limpio como el triple Lavado, devolución y responsabilidad compartida tengan cada vez más penetración en el imaginario agrícola nacional.


Acerca del autor