Destacan potencial de la producción de semillas

Exportación a contraestación: lejos aún de haber sido explorado en toda su magnitud

La producción de semillas en Uruguay, y en particular las posibilidades de exportación de contraestación, ofrece un potencial que está muy lejos aún de haber sido explorado en la magnitud que tiene, afirmó el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP),Tabaré Aguerre.

Es una oportunidad que no debe perderse de vista, según destacó el ministro durante la presentación del plan estratégico del Instituto Nacional de Semillas (Inase), que tuvo lugar el pasado miércoles 11 en la Torre Ejecutiva.

El ministro resaltó la incidencia relevante del propio Inase y la fortaleza institucional que Uruguay tiene, la participación del sector privado y los marcos regulatorios que se desarrollaron  para encarar la producción de cultivos transgénicos, referida a la interinstitucionalidad vinculada al gabinete interministerial de bioseguridad y comité de evaluación de riesgos.

La directora técnica del Inase, Cecilia Jones, declaró a El Observador Agropecuario que el ministro planteó la necesidad de crecer en el rubro de semillas de contraestación, una actividad que se desarrolló siempre en el país en pequeños volúmenes, pero que en los últimos años adquirió un impulso grande por el lado de la multiplicación de semillas de variedades que no están en condiciones de ser hoy sembradas en Uruguay. “Se trata de variedades de avanzada, pueden ser variedades que tienen eventos transgénicos que no han tenido aún análisis de riesgo en Uruguay, de modo que no están en condiciones de ser plantadas en el país a nivel comercial”.

Jones sostuvo que se trata de una nueva oportunidad que se dio por el marco regulatorio de bioseguridad que abrió puertas a potenciales negocios de exportación. “Nosotros estamos en el hemisferio Sur y tenemos la oportunidad de producir semillas para el hemisferio Norte, eso es lo que estamos aprovechando y hay espacio para crecer en la medida que Uruguay logre mantener esa disciplina, conservar la transparencia a nivel normativo y mantener también en las empresas un trabajo profesional en la producción de semillas”.

Al referirse a las expectativas para este año en este tipo de exportaciones, explicó que se están cosechando los semilleros que tendrán ese destino comercial y dijo que hubo un aumento de área no muy grande comparado con el año pasado.

“También es cierto que estamos compitiendo con nuestros vecinos. Argentina autorizó la producción de semillas para exportación el año pasado y por lo tanto tiene las mismas condiciones que nosotros y a veces un área mayor disponible. El aumento en Uruguay no fue muy grande, pero como es un producto de mucho valor en términos económicos es un negocio de cierta importancia y cualquier incremento que permita mejorar nuestra reputación es muy valioso”.

El área que se venía dedicando a los cultivos de contraestación era de unas 2000 hectáreas y este año se aumentó a unas 2.700 hectáreas de semilleros de soja, que por ser semilleros requieren de un tratamiento especial y muy diferente a una soja común y por lo tanto los rendimientos son bastante superiores a los que se obtienen en una chacra de soja para producción de grano.

También es intensivo el uso de técnicos y de controles que se necesita, por lo tanto es más cara su producción, pero también sus valores son muy superiores en el mercado de semillas de soja de contraestación, sostuvo Jones.l
Objetivos


Objetivos

Entre sus objetivos, el Plan Estratégico del Instituto Nacional de Semillas (Inase) procura generar y difundir información de desempeño agronómico de cultivares, avanzar hacia una mayor certificación atendiendo a las particularidades de cada plantación, así como incrementar la fiscalización del uso y comercio de semilla ilegal. Además, se promuve la mejora contínua de los laboratorios del Inase, mejorar el posicionamiento de la institución como organismo de referencia y también su participación profesional en diferentes instancias internacionales del sector.


Desarrollo agrícola aumentó la demanda de semillas de calidad

El crecimiento explosivo que ha tenido la agricultura en el país en los últimos 10 años generó una demanda muy fuerte de semillas de alta calidad, lo que ha significado la necesidad de encarar una planificación estratégica a cinco años, destacó a El Observador Agropecuario el presidente del Instituto Nacional de Semilla (Inase), Pedro Queheille.

El dirigente señaló el objetivo en el cual viene trabajando la institución. Destacó la fuerte apuesta para lograr una mejor calidad de semillas, mejores controles de calidad certificada y encarar acciones contra el comercio ilegal de distintas semillas.

La directora técnica del Inase, Cecilia Jones, destacó que el Plan Estratégico del Inase fue determinado en parte por el Poder Ejecutivo y que para definir los planes a futuro se contó con el apoyo de un trabajo contratado a una consultora, que “nos permitió saber dónde estamos parados, a dónde  queremos llegar y qué camino tenemos que recorrer para llegar a ese objetivo”. En ese marco se planteó una meta a cinco años.
 La experta indicó que para llegar a ese objetivo fueron convocadas las gremiales, empresas, productores, Facultad de Agronomía e Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA), para escucharlos acerca de “qué debemos planificar para llegar a los objetivos del instituto”.

Agregó que luego vino una etapa de resumir y de jerarquizar las distintas ideas que se presentaron en esas jornadas. Dijo que el resultado apunta a posicionarse en calidad de semillas y lo que hay hacer para mejorar esa calidad de semillas en el país. “Esto quiere decir tener más y mejor información, apostar siempre a la certificación de las mejores semillas en lugar de las semillas de inferior calidad y apoyar el control de comercio para desestimular la venta ilegal de semillas de menor calidad”.


Jones destacó que detrás de esos grandes conceptos que jerarquizan esta actividad está el desarrollo de un equipo técnico importante dedicado a trabajar en el área de análisis de calidad de semillas, los análisis de tipo varietal y otros trabajos que no son tan visibles, pero que requieren de un personal capacitado y con mucha dedicación. Este marco es importante para un negocio que resulta atractivo a mediano y largo plazo, concluyó. l


Fuente: Hugo Ocampo

Populares de la sección

Comentarios