Detienen a ex ministro kirchnerista por compra irregular de trenes

El ex secretario de Transporte, Ricardo Jaime, es indagado por una posible maniobra de defraudación
Un juez federal argentino ordenó la detención del que fue secretario de Transporte entre 2003 y 2008, Ricardo Raúl Jaime, en el marco de una causa por presuntas irregularidades en una compra de trenes realizada en 2005 en Portugal y España, informaron el sábado fuentes judiciales.

El Cronista informó que Jaime se entregó en la mañana del sábado a la Policía Federal argentina en la provincia de Córdoba. En declaraciones periodísticas, mientras se trasladaba a la dependencia policial Jaime consideró "innecesario" que el juez federal Julián Ercolini haya ordenado su detención, al tiempo que resaltó que se va "a poner a disposición de la Justicia".

"Me parece innecesario una orden un sábado, cuando yo tenía una citación para el martes. Todos saben que el martes me tenía que presentarme ante el juzgado junto a mi hija (Julieta), que tiene que justificar una moto de agua", sostuvo Jaime.


Sobreprecios y comisiones

Jaime, que dependía durante su gestión directamente del entonces ministro de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios de la Nación, Julio de Vido, es señalado como uno de los responsables de una presunta maniobra de defraudación al Estado, según la resolución del juez Julián Ercolini publicada el sábado por el Centro de Información Judicial (CIJ).

En esa maniobra, la administración pública del presidente Néstor Kirchner presuntamente pagó sobreprecios e importantes comisiones a una empresa argentina por su asistencia en la compra de trenes que no fueron utilizados ni siquiera para repuestos.

Ercolini considera que Jaime, quien "tuvo a su cargo la administración del patrimonio estatal" por haber sido titular de la Secretaría de Transporte, fue el responsable de los contratos derivados de convenios firmados con empresas de Portugal (Caminhos de Ferro Portugueses) y España (Renfe y Feve) para proveer al país suramericano de material ferroviario.

Sin embargo, según el expediente, "los fondos abonados por el material rodante adquirido eran de desproporción exorbitante en relación a su calidad y funcionalidad real, lo que hacer presumir que grandes sumas de dinero fueron sustraídas de la esfera de la administración pública por los funcionarios a quienes fueron confiadas y que justamente debían proteger el patrimonio estatal".

Altas comisiones

Para Ercolini, los comprobantes incorporados en la investigación "verifican las altas comisiones cobradas en concepto de honorarios" por la empresa Controles y Auditorías Especiales de Argentina S.A. (Caesa), designada por la Secretaría de Transporte para "la prestación de servicios de asistencia técnica" en relación al material ferroviario adquirido a las citadas empresas portuguesa y españolas.

La importante cantidad de dinero pagado a Caesa, dice Ercolini, permite sospechar la intervención en la maniobra.

"Las enormes erogaciones realizadas fueron determinantes para causar un perjuicio económico a la administración pública, toda vez que las adquisiciones resultaron -en su mayoría- inidóneas para la finalidad perseguida en cuanto a la remodernización de la flota férrea, al punto que algunas no sirvieron ni siquiera como repuestos", agrega la resolución judicial.

Por estas acusaciones, el juez Ercolini pidió la detención de Jaime, quien reside en la provincia de Córdoba (centro) y su traslado a la ciudad de Buenos Aires, donde le tomará declaración indagatoria.

Además, el magistrado pidió detener a Manuel Vázquez, vinculado a Caesa y exfuncionario de la Secretaría de Transporte. Vázquez, señalado como testaferro de Jaime, "tomó parte en la maniobra", al tiempo que "obtuvo beneficios para sí y para terceros en el marco de su intervención como asesor del organismo en las gestiones vinculadas a la suscripción de los contratos", consideró el juez argentino.

Jaime ya fue condenado por la Justicia argentina en un caso por por dádivas, por haber intentado robar pruebas y por ser considerado uno de los responsables del choque ferroviario que, en 2012, dejó 51 muertos y 700 heridos en la ciudad de Buenos Aires.

Fuente: EFE y El Cronista

Populares de la sección