Detienen a Lázaro Báez y avanza la causa por "la ruta del dinero K"

Cayó también el dueño de la sociedad anónima que en 2011 adquirió el campo El Entrevero
La justicia argentina detuvo ayer al empresario Lázaro Báez, acusado de presunto lavado de dinero durante los gobiernos Kirchner. Báez fue apresado en el aeropuerto de San Fernando, en provincia de Buenos Aires. Está acusado de ser el testaferro de la familia Kirchner y fue imputado por desviar fondos hacia cuentas en Suiza durante los 12 años de gobierno de Nestor y Cristina Kirchner, entre 2003 y 2015.

Establecido en la provincia de Santa cruz, de la cual también era procedente la familia Kirchner, Báez creó un imperio de negocios relacionados con el petróleo y las obras públicas.

La decisión la tomó el juez Sebastián Casanello, dada la posibilidad de que Báez no se presentara a declarar mañana por la causa que lo acusa de presunto lavado de activos.

Casanello había mantenido dormida la causa durante largo tiempo, pese a que el caso tuvo un comienzo prometedor cuando en 2013 se conoció el testimonio televisivo del mediático Leonardo Fariña, quien denunció ante Jorge Lanata que en la financiera SGI, propiedad de Federico Elaskar –conocida también como "La Rosadita"–, se lavaba dinero de origen dudoso y que él se encargaba de transportarlo, asumiendo así ser el "valijero" del empresario. Fariña más tarde se desdijo con la frase "querían ficción y les di ficción", aunque de todas maneras terminó preso por irregularidades en la venta de un campo.

La causa volvió a la órbita judicial con el cambio de gobierno, pero sobre todo porque trascendieron imágenes de una cámara de seguridad de la financiera "La Rosadita", ubicada en el barrio porteño de Puerto Madero, donde se ve al hijo del empresario, Martín Báez y a otros personajes ligados de alguna manera al escándalo de la ruta del dinero K, contando grandes cantidades de billetes.

El magistrado declaró que las imágenes fueron fundamentales en el caso y que a partir de ellas fue que se estableció la indagatoria para Báez. "Los videos son una prueba y por eso llamamos a indagatoria a Lázaro Báez. Hasta ahora no había pruebas con la contundencia de los videos", declaró Casanello.

Martín Báez también llegó ayer al aeropuerto de San Fernando. Sin embargo, su situación era hasta anoche desconocida para los medios.

Según informó el medio argentino La Nación, también el contador de Báez, Sebastián Perez Gadín, quien debía declarar hoy en el juzgado de Casanello, en la causa por lavado de activos a través de la financiera SGI.

La Nación también informó que Lázaro Báez permanecerá detenido en la Unidad de Investigaciones, ubicada en el barrio porteño de Palermo, hasta su declaración.

La detención del empresario se produjo en medio de la polémica por la aparición de una sociedad offshore vinculada al presidente Mauricio Macri, en el marco de la filtración masiva de documentos de la firma legal panameña Mossack Fonseca (ver página 25).

El presidente ha dicho que no cometió ningún ilícito, que la firma no operó durante 10 años y que no tiene nada que ocultar. Su padre, el magnate Franco Macri, dijo ser el responsable de aquella inscripción en Panamá con el objeto de invertir en Brasil, proyectó que nunca prosperó.

"Todo está perfecto. No hay nada extraño en esa operación. Fue declarada ante la DGI por mi padre, que lo hizo con recursos genuinos", aclaró Macri.

"Hay algo positivo y es que vivimos en un mundo que cada vez avanza a mayor transparencia, cada vez hay más conocimiento público de información que antes era de difícil acceso", agregó Macri.

Además, el caso, de Lázaro Báez resurge en el medio de una arremetida de la justicia contra exfuncionarios vinculados al kirchnerismo.

El momento clave de esta etapa judicial será el 13 de abril, cuando la ex presidenta Cristina Kirchner declare ante el juez Claudio Bonadio por acusaciones en su contra.

A Kirchner se la acusa de dañar el erario (conjunto de haberes, bienes y rentas del Estado) del Banco Central con la venta a futuro de dólares a diez pesos argentinos para frenar, en septiembre de 2015, la devaluación. Sin embargo, Macri devaluó en diciembre y el Banco Central debe afrontar ahora fuertes pagos a empresas a 15 pesos por dólar.

La Nación establece que Báez fue detenido por la Policía de Seguridad Aeroportuaria y la Policía Federal cuando aterrizó su avión Lear Jet (matrícula LV-BPL), donde también viajaba uno de sus hijos, pero no Martín Báez, quien debe declarar ante Casanello el viernes y no fue detenido.

El Entrevero y la falta de cooperación argentina

Junto a el empresario Lázaro Báez, fue detenido su contador, Sebastián Pérez Gadín, quien debe declarar hoy en el juzgado ante Casanello por la causa de lavado de dinero a través de la ex financiera SGI en Puerto Madero. Báez y Pérez Gadín estuvieron en el ojo de la justicia uruguaya por la compra de un campo en José Ignacio. Esta operación fue confirmada a través de documentos oficiales por El Observador, el 15 de mayo de 2013. A partir de allí, la jueza especializada en Crimen Organizado Andriana de los Santos, investiga esa operación de lavado de dinero especificamente.

En 2014, El Observador informó que la jueza de los Santos, que investigaba la compra del campo El Entrevero en el balneario uruguayo, envió en mayo de 2013 un exhorto a la Justicia argentina solicitando información sobre Báez y Daniel Pérez Gadín, quien fuera dueño de Jumay S.A., a través de la cual compró el campo por US$ 14 millones en 2011.

Según crónicas de la fecha, "la Cancillería argentina demoró cerca de 10 meses en entregar el exhorto apelando incluso a "chicanas", según investigadores uruguayos.

El oficio llegó el 10 de marzo de 2014 al despacho del juez Casanello, quien, al día siguiente, lo trasladó al fiscal Guillermo Marijuán.

La justicia uruguaya criticó en aquel momento la falta de colaboración de su homóloga argentina, mientras que Uruguay si lo había hecho.

Si bien Uruguay no aportó datos sobre la compra del El Entrevero, por considerarlo un caso "reservado", sí informó sobre transacciones millonarias bancarias desde cuentas en Uruguay hacia cuentas vinculadas a Báez y Pérez Gadín en el paraíso fiscal del Principado de Liechtenstein.

Fuente: Con agencias

Populares de la sección