Detuvieron a otro exministro de Lula y Rousseff por caso Petrobras

Antonio Palocci, uno de los hombres más poderosos del Partido de los Trabajadores, fue detenido este lunes en San Pablo.
El exministro de Hacienda brasileño, Antonio Palocci, uno de los hombres más influyentes en los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff, fue detenido este lunes en San Pablo en el marco de una nueva fase de la investigación de la ola de corrupción en la estatal Petrobras.

La Policía Federal confirmó la detención, pero todavía no aclaró los cargos formulados contra Palocci. Según fuentes de la investigación citadas por medios locales, Palocci habría mediado en la concesión de contratos arreglados entre Petrobras y empresas privadas, para la construcción de dos grandes plataformas petroleras oceánicas.

En las últimas dos décadas, Palocci fue una de las figuras más importantes del Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Lula y al que pertenece también Rousseff, y que es una de los partidos más salpicadas por la corrupción en Petrobras, en la que se sospecha que participaron decenas de dirigentes de todos los sectores políticos

La detención de Palocci fue posterior a la ordenada la semana pasada contra el también exministro de Hacienda, Guido Mantega.

En 2002, Palocci fue uno de los coordinadores de la campaña que llevó al poder a Lula, quien lo nombró ministro de Hacienda en 2006. Tres años después se vio obligado a renunciar en medio de un sonoro escándalo de corrupción, pero por su peso político regresó al poder en 2011, cuando Rousseff sustituyó a Lula y lo designó como ministro de la Presidencia.

Sin embargo, permaneció en ese cargo sólo seis meses, porque, como cuando era ministro de Hacienda, fue salpicado por nuevas sospechas de corrupción y la propia Rousseff le pidió la renuncia.

La Policía Federal informó que la operación de este lunes está centrada en Sao Paulo, pero también se realizan investigaciones en los estados de Río de Janeiro, Espíritu Santo, Bahía, Mato Grosso, Mato Grosso do Sul y en el Distrito Federal de Brasilia.

Esta nueva fase de la investigación en Petrobras ocurre a siete días de las elecciones municipales que se celebrarán el domingo próximo en 5.568 ciudades de todo Brasil para renovar a sus alcaldes y concejales.

Los comicios serán las primeras elecciones que se celebran después de la destitución de Rousseff, declarada culpable de irregularidades fiscales y sustituida en la presidencia por el conservador Michel Temer desde el 31 de agosto.

Fuente: EFE

Populares de la sección