Diálogo trancado entre gobierno y cámaras para evitar queja en OIT

Los plazos se acortan y el Ministerio de Trabajo apela a una nueva chance para zanjar el diferendo
Los tiempos se acortan y no se vislumbra un acuerdo para evitar que una queja presentada por las cámaras empresariales ante la Organización Internacional del Trabajo (OIT) contra el gobierno permanezca ante el organismo. Esa acción empresarial motivó que la OIT le enviara hace siete años una serie de recomendaciones al Poder Ejecutivo para ser incluidas en la ley de Negociación Colectiva. El Ministerio de Trabajo continúa apostando a un documento que toma en cuenta esas recomendaciones, pero el escrito no es aceptado por las cámaras empresariales y eso motiva que la queja continúe vigente.

Ayer, jerarcas del Ministerio de Trabajo, presidentes y asesores de la Cámara de Industria (CIU) y la Cámara de Comercio y representantes del PIT-CNT y el Instituto Cuesta Duarte de la central sindical mantuvieron un nuevo encuentro de intercambio sobre el documento oficial, pero no hubo avances.

"Vamos a intentar una chance más", dijo durante la reunión el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, luego de que el diálogo tripartito no prosperara. Así quedó establecido un nuevo encuentro para la semana próxima. El gobierno apela a otro intento, aunque en filas empresariales y sindicales se afirmó que el acuerdo está lejos. "Hoy estamos mucho más en un desacuerdo que en un acuerdo", dijo luego de la reunión el secretario general del PIT-CNT, Marcelo Abdala.

Si el documento propuesto tuviera el visto bueno de la central sindical y las cámaras empresariales se vería como un avance a las recomendaciones de la OIT y además motivaría que las cámaras levantaran la queja. Pero el escrito debe ser enviado previo a la 106ª Conferencia Internacional del Trabajo de la OIT que comienza el lunes 5 de junio en Ginebra. Ese primer plazo está previsto que venza esta semana.

En esta primera instancia, la Comisión de Aplicación de Normas de la Conferencia elabora una lista preliminar de casos a examinar. Como la queja sigue en pie, esa comisión de la OIT puede incluir a Uruguay. Ese listado luego es depurado y se elabora una nómina final de 25 casos que son analizados en profundidad durante la conferencia de junio.
Si durante mayo se llegara a un acuerdo, el gobierno podría solicitar la exclusión de Uruguay de la lista preliminar, en caso que el país sea seleccionado. Si Uruguay es incluido en la "lista negra" del organismo, el gobierno deberá explicar las razones por las cuáles no pudo aplicar las recomendaciones. En esa lista figuran países donde no se respetan derechos laborales y libertades sindicales.

Una recomendación de la OIT fue que el gobierno velara por el respeto a los derechos de empresarios y trabajadores no huelguistas durante las ocupaciones. El organismo también indicó que los Consejos de Salarios solo tienen competencia para fijar remuneraciones mínimas. El resto de las condiciones de trabajo, como actualización de salarios superiores y prevención y solución de conflictos deberían ser materia de negociación bipartita (entre empresarios y trabajadores).

Negociación

Ayer, el ministro Murro y el subsecretario de la cartera, Nelson Loustaunau, buscaron destrabar el diferendo. "Las posiciones siguen diferenciadas y distanciadas. Nuestra idea es buscar puntos en común que permitan a Uruguay solucionar el diferendo con la OIT. Las propuestas (del gobierno) lamentablemente no llegan a la solución lógica y razonable que queremos", dijo el presidente de la CIU, Washington Corallo.

"Queda menos tiempo de trabajo, pero que quede bien claro que el esfuerzo que estamos haciendo las cámaras empresariales es muy grande por seguir tratando de trabajar cuando sabemos que en algunos casos el clima no es el propicio", añadió al término de la reunión. Corallo expresó que "la responsabilidad de dar una contestación a la OIT le corresponde al gobierno. Puede emitir un borrado de lo que estamos conversando y presentarlo ante la OIT con la anuencia o no del PIT-CNT y las cámaras empresariales".

Además, manifestó que "el ministro (Murro) dijo: 'Vamos a hacer una chance más'. Las cámaras aspiramos que este cuarto intermedio hasta el martes permita solucionar y salir del diferendo. Se busca la manera de decirle a la OIT que llegamos a un acuerdo y que la queja (de los empresarios) no sigue en curso. Más allá de un acuerdo, que quede bien claro que los malos de la película no somos nosotros".

En tanto, Abdala señaló que el PIT-CNT defiende la negociación tripartita y la defensa de la ocupación como extensión del derecho de huelga. "El esfuerzo que hacemos es tratar de llegar a un acuerdo sobre la base de mejorar los mecanismos de negociación antes de un conflicto", dijo.

La propuesta ministerial

El documento oficial presentado a empresarios y trabajadores indica que para el caso de ocupaciones y piquetes "el Ministerio de Trabajo y eventualmente el Ministerio del Interior (actuando en conjunto) tendrá la facultad de intimar en plazo perentorio de 24 horas (...) el cese de medidas y el apercibimiento del eventual uso de la fuerza pública". Para estas medidas se prevén excepciones paro casos de cierre o desmantelamiento de empresa, insolvencia patronal manifiesta, abandono de la empresa, emigración del empleador sin representación en el país y casos similares.

El escrito también propone mantener la competencia de los Consejos de Salarios para realizar ajustes a las remuneraciones que estén por encima de los mínimos por categoría. Además, establece que si el escrito es aceptado, las cámaras empresariales deben levantar la queja ante la OIT.


Populares de la sección