Dilma defendió a Uruguay: "Brasil no puede darse el gusto de creer que compra a algún país"

La presidenta brasileña suspendida cuestionó al canciller de su país

La presidenta brasileña suspendida Dilma Rousseff se puso del lado de Uruguay ante las afirmaciones del canciller brasileño José Serra y su intercambio con el uruguayo Rodolfo Nin Novoa.

"No es posible que un canciller brasileño tome esa actitud en relación a un canciller uruguayo, Brasil no puede darse el gusto de creer que compra algún país. No somos imperialistas, nosotros nunca lo fuimos. No podemos tratar a los países de esta forma", dijo Rousseff, según informó la agencia Télam.

Los dichos de Rousseff responden a que días atrás se conocieron declaraciones del canciller Nin Novoa, quien en el Parlamento acusó al gobierno de Brasil de querer "comprar el voto de Uruguay" al pretender que se suspendiera el traspaso de la presidencia temporal del Mercosur a Venezuela, a cambio de futuros acuerdos comerciales. Este miércoles, el gobierno uruguayo consideró a través de un texto oficial que "hubo un malentendido" que determinó el actual momento de tensión diplomática con Brasil.

Pero el diferendo había llegado a un punto tal que el gobierno del presidente Michel Temer, a modo de protesta, convocó en consulta al embajador uruguayo Carlos Amorín.

Luego de la carta del gobierno uruguayo, Serra dio por superado el episodio.

Sin embargo el conflicto por Venezuela sigue adelante. Según Télam, Serra recibió al legislador opositor venezolano Luis Florido, titular de la comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional, y dijo que todos los países deben "presionar" para que se realice en Venezuela un referendo revocatorio.

Serra insistió en que Venezuela no tiene condiciones de asumir la presidencia del Mercosur, porque entiende que el gobierno de Maduro es "autoritario" y porque en Brasil consideran que Venezuela no cumplió con algunos requisitos técnicos para adherir completamente al bloque.


Populares de la sección