Diputado asegura que el Frente Amplio financia a intendencias "amigas" con apuestas

Legislador blanco cuestiona aportes millonarios Montevideo y Canelones

El diputado del Partido Nacional Amín Niffouri (Canelones) asegura que el gobierno del Frente Amplio, por medio de la Dirección General de Casinos, financia a "intendencias amigas" durante años electorales para que hagan obras con dinero de la actividad de apuestas. El legislador plantea que entre la comuna capitalina y la canaria se repartieron US$ 21 millones desde 2012 de forma "arbitraria" y sin controles aparentes. Respecto de ese tema el diputado tramitó un pedido de informes, para saber, entre otras cosas, a qué intendencias Casinos aportó dinero. La información en poder de Niffouri señala que desde 2012 la Intendencia Municipal de Montevideo recibió un promedio de US$ 4 millones al año hasta 2015 inclusive.

Según pudo saber El Observador, ese dinero fue destinado a las obras de ensanche de la avenida Centenario que sirve de acceso al hipódromo de Maroñas. Los fondos fueron usados para las modificaciones viales, pero sobre todo para costear –junto a la comuna– los realojos de familias que estaban instaladas en la zona.

En tanto, a la Intendencia Municipal de Canelones le llegaron US$ 3 millones en 2014 y el mismo monto en 2015. Ese dinero fue destinado a las obras de mejoramiento urbano del entorno del hipódromo de Las Piedras, en el marco del plan Siete Zonas que impulsó el gobierno en coordinación con los ministerios del Interior y de Desarrollo Social, para generar espacios de convivencia en barrios con altos niveles de pobreza y conflictividad.

Niffouri asegura que ese dinero de Casinos en condiciones normales va a Rentas Generales, pero como el gobierno del Frente Amplio quiso beneficiar a sus administraciones comunales, financió obras en Montevideo y Canelones.

"Es una actitud reprochable porque el director de Casinos (Javier Chá) maneja el dinero a su criterio, sobreinterpretando la norma", comentó Niffouri a El Observador.

Casinos se basa en un decreto de su presupuesto operativo para otorgar los montos millonarios a las intendencias, que el legislador blanco cuestiona. Desde esa oficina se explicó que los procedimientos atraviesan los controles del Ministerio de Economía y Finanzas, jurídica de Presidencia (con firma del presidente), y además del Tribunal de Cuentas.

El legislador nacionalista también se pregunta por qué no son beneficiados con esos aportes los hipódromos del interior que tienen otro color político en su administración, como por ejemplo Florida y San José. La Dirección de Casinos dijo a El Observador que fueron convocados diversos hipódromos para integrar el Sistema Nacional Integrado de Turf, pero que finalmente se sumaron el de Paysandú, Melo (Cerro Largo) y Colonia, además de Montevideo y Las Piedras.

Niffouri también apunta al artículo 321 del Presupuesto Nacional del período pasado (2010-2014), en el cual se faculta al MEF a promover la actividad hípica por medio de la Dirección de Casinos. De esa dependencia se explicó a El Observador que ese artículo permitió luego, con el control del gobierno y del Tribunal de Cuentas, duplicar el aporte estatal a los premios hípicos de la concesionaria de Maroñas y Las Piedras, porque se entendió que ese dinero se reparte entre todos los que intervienen en la cadena del turf. Esa actividad, según datos oficiales, emplea a 8.000 personas de forma directa y a 8.000 de forma indirecta. El monto correspondía a 5% de la recaudación de cinco casinos que explota la empresa concesionaria, y desde la aprobación de ese artículo se duplicó a 10%. Ese dinero representa US$ 10,5 millones por año, aproximadamente.

Casi 90% de la recaudación de Casinos va directamente a Rentas Generales (la caja del Estado), y luego Casinos tramita aportes para programas y financiaciones puntuales. Por año, Casinos aporta US$ 52 millones al MEF.

Consultado el director de Casinos, Javier Chá, prefirió no hacer comentarios.


Populares de la sección