Directivos del Varela van por un crédito para salvar al colegio

El sindicato exige una comisión que investigue

La dirección del colegio José Pedro Varela trabaja para conseguir un mecanismo de financiación que permita mantener abierta la institución y darle estabilidad. Así lo comunicaron ayer las autoridades del centro a los trabajadores en el ámbito de negociación que mantuvieron en el Ministerio de Trabajo (MTSS).

El miércoles 30 de diciembre el consejo de administración del colegio comunicó el envío a seguro de desempleo de sus 450 funcionarios a partir del 1º de enero –lo que implicaría el cierre de la institución-, debido a problemas económicos. En aquel momento, las autoridades plantearon que una rebaja salarial equivalente a un tercio de lo que perciben los trabajadores sería la única manera de mantener la continuidad del colegio. No obstante, plantearon que dicha salida estaba condicionada a la evolución de la matrícula de cara a 2016 y a la presencia de un inversor. Si los trabajadores aceptaban esta propuesta a la fecha de hoy –fijada como plazo-, no habría envíos a seguro de paro. Sin embargo, desde el primer momento, el núcleo sindical rechazó la propuesta y buscó un ámbito de negociación en el MTSS.

Ayer las autoridades explicaron que la empresa "tiene patrimonio y que el problema es la solidez", por lo cual ven viable la posibilidad de conseguir un crédito que mantenga en pie a la institución, dijo a El Observador, Sergio Sommaruga, secretario de Asuntos Laborales del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep).

El consejo de administración adelantó también que probablemente la semana que viene ya tenga novedades sobre la viabilidad del crédito. Por esta razón, las partes acordaron un nuevo encuentro para el jueves que viene. En la oportunidad se confirmará o no la obtención del crédito y se dará más detalles del mismo.

El director nacional de Trabajo, Juan Castillo dijo a El Observador que en el marco de este plan de refinanciación, las autoridades plantearon además realizar una reestructura del funcionamiento de la institución.

En primera instancia, la propuesta fue bien recibida por el sindicato, quien no obstante exigió la creación de una comisión, donde además de trabajar en la reestructura, se realice un análisis financiero contable.

"Queremos saber cómo se llegó a esta situación actual y buscar fórmulas que inhiban que esto vuelva a pasar", manifestó Sommaruga, quien afirmó que esta crisis dejó en evidencia la mala gestión que existe en el colegio.

El dirigente sindical expresó que en la reunión no se especificó si la obtención del crédito, permitiría a la institución pagar el total del sueldo a los trabajadores. Señaló que eso se va a discutir cuando el panorama esté más claro. Más allá de eso, adelantó que el núcleo sindical no está dispuesto a "resignar" salario. Lo que sí aceptan negociar es el "préstamo" de salario, a cambio de que luego se lo reintegren.

Al respecto, Sommaruga manifestó que el sindicato está dispuesto a negociar todo aquello que colabore en el respeto de los derechos laborales de los trabajadores y los pedagógicos de los estudiantes. "Estamos asumiendo más responsabilidad de lo que nos corresponde. Nosotros tendríamos que estar exigiendo que se nos pagara y nada más", dijo.

El colegio José Pedro Varela tiene 1.170 alumnos entre todos los subsistemas. Cuenta con tres sedes: dos en el centro de Montevideo y una en Ciudad de la Costa. La cuota mensual ronda los $ 20.000. De no llegar a un acuerdo, los estudiantes corren el riesgo de no poder rendir los exámenes de febrero, y deberán hacerlo en otro liceo.


Gabriela Mistral también retomó la negociación

El colegio José Pedro Varela no es el único que enfrenta por estos días una crisis institucional. También se encuentra en conflicto el colegio Gabriela Mistral, debido al despido de una trabajadora del sector limpieza, a lo cual el sindicato se opuso. Sergio Sommaruga, dirigente de Sintep dijo a El Observador que luego de cuatro meses de negociación, la dirección del colegio decidió retirarse del ámbito. Eso llevó a que el 21 de diciembre el sindicato ocupara las instalaciones en el barrio Malvín. La medida se prolongó por diez días y solo se levantó cuando el Ministerio de Trabajo (MTSS) propuso reanudar las negociaciones. La ocupación dejó además a casi 70 alumnos sin poder rendir exámenes en diciembre. En este sentido, el Consejo de Educación Secundaria (CES) advirtió que si en febrero tampoco se respeta el derecho de los alumnos, la institución puede perder la habilitación. El martes el sindicato volvió a negociar con las autoridades en el MTSS. Allí el Poder Ejecutivo propuso reintegrar a la trabajador de forma gradual, lo que quedó a estudio de las partes.


Populares de la sección