Directivos, padres y docentes del Varela buscan salida común

Vuelven a reunirse hoy para analizar propuesta del Ministerio de Trabajo

Tras un día intenso de reuniones y contactos telefónicos, las autoridades del colegio José Pedro Varela, la comisión de padres y los trabajadores volverán a encontrarse hoy en la Dirección Nacional de Trabajo (Dinatra) para analizar una propuesta de solución, que presentó ayer el director nacional de Trabajo, Juan Castillo.

La iniciativa consiste hacer convivir las resoluciones de los tres actores, dijo Castillo a El Observador. Por un lado, el plan presentado ayer por el consejo administrativo de la institución, que consiste en que el colegio Elbio Fernández absorba la sede de Ciudad de la Costa. Por otro lado, la voluntad de los padres de asegurar la continuidad de las dos sedes de Montevideo mediante la autogestión. Y en tercer lugar, la resolución del sindicato de agotar los caminos para mantener las fuentes laborales.

"Se presentó esta iniciativa desde el Ministerio de Trabajo (MTSS) para acercar a las partes a un proyecto común y lograr que convivan las tres resoluciones", agregó Castillo.

No hubo crédito

Ayer en la reunión tripartita que autoridades y sindicato mantuvieron en el ministerio, las primeras comunicaron el cierre del colegio y la absorción de la matrícula de la sede de Ciudad de la Costa por parte del Elbio Fernández, dentro del marco de la liquidación.

"A nuestro entender el colegio está en cesación de pago, hoy anunciamos la liquidación ordenada", dijo a El Observador Mario Moll, representante del consejo administrativo, tras el encuentro.

La crítica situación del colegio Varela se precipitó luego de que el 30 de diciembre, la comisión administrativa anunciara el envío a seguro de paro de sus 450 funcionarios debido a problemas financieros. Como alternativa propusieron a los trabajadores rebajarles un 30% el sueldo, pero el plan fue rechazado. Ante esto, la semana pasada en la primera reunión tripartita, la comisión administrativa había manifestado su voluntad de tramitar un crédito bancario para que la institución pudiera subsistir. Sin embargo, Moll manifestó ayer que ese camino no prosperó.

Fuentes del MTSS informaron a El Observador que la cifra que manejaban las autoridades para mantener abierto el colegio ascendía al millón y medio de dólares. El monto incluye el pago de las deudas adquiridas, del salarios de los funcionarios y la realización de la reestructura, que en buena parta consistía en despedir a una porción de los trabajadores.

Pasar al Elbio

Moll explicó que el acuerdo con el Elbio Fernández, que todavía resta ser ratificado por la asamblea de ambos colegios, supone además de la absorción de la matrícula de Canelones, intentar el mismo camino con respecto a los docentes y funcionarios, aunque en este caso todavía no se sabe cuántos se podrán contratar. A su vez, mediante un comodato el Elbio Fernández adquirirá el local, que se encuentra en Avenida Giannattasio, la cual comenzará a funcionar con su nombre.

El acuerdo permitiría también la absorción de aquellos alumnos que ya han pagado la anualidad correspondiente a 2016. Estos podrán asistir a cualquiera de las sedes del Elbio Fernández. De esta manera, este último absorbería casi el 30% de la matrícula actual (1.170 alumnos) del Varela.

Respecto a las dos sedes de Montevideo, Moll dijo que la propuesta de las autoridades es cerrarlas, ya que "no hay chances de continuar". Fuentes consultadas señalaron que la idea de los directivos es vender estos dos locales para poder pagar con eso los créditos laborales de los funcionarios que se queden sin trabajo. Sin embargo, se aclaró que si el plan de la comisión de padres tiene andamiento, estos pasarían a gestionarlos. Los padres están dispuestos a mantener el colegio con aportes personales.


Populares de la sección