Director de Instituto de DDHH pidió ayuda al Papa por situación de exGuantánamo

Juan Raúl Ferreira envió una nota a Francisco para que interceda

La situación del exprisionero de Guantánamo, Jihad Diyab, que realiza una huelga de hambre desde hace varias semanas porque quiere reencontrarse con su familia en Turquía, llegó hasta el Vaticano. Juan Raúl Ferreira, uno de los directores de la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH) se comunicó con el papa Francisco para solicitarle que interceda, según relató al portal Spanish Sydney de Australia Mirtha Guianze, otra de las directoras.

Según declaraciones a esa radio recogidas por el diario La República, Guianze sostuvo que la vida de Diyab "pende de un hilo" y teme que "no se solucione bien".

Guianze dijo a El Observador que el contacto entre el Papa y Ferreira fue "a nivel personal" porque se conocen de la época en la que Francisco era cardenal en Argentina y el director de la INDDHH embajador en ese país. Ferreira le escribió una carta explicándole cuál era la situación y, según manifestó Guianze, el Papa comenzó a "hacer gestiones".

La República informó que en la nota para Francisco, Ferreira solicita al Vaticano que se maneje la posibilidad de que un país árabe reciba al exprisionero y su familia.

Por ahora, la INDDHH no tiene novedades por parte del gobierno sobre el futuro del refugiado. Diyab dijo hace algunos días en una entrevista concedida a CNN que hace la huelga de hambre para reencontrarse con su familia "en otro país que no sea Uruguay". "No hago esto para morir. Si muero los responsables serán Estados Unidos y Uruguay porque yo solo quiero una solución y es mi derecho", indicó.


Populares de la sección