Dirigentes del FA reclaman debate por impacto de nueva planta de UPM

Las obras requeridas en Montevideo generaron preocupación entre un movimiento de izquierda.
Un grupo de militantes de izquierda que integran actuales legisladores del Frente Amplio y exjerarcas oficialistas expresaron su preocupación por el eventual impacto que pueda generar en Montevideo la instalación de una tercera planta de celulosa de la paster UPM en Paso de Los Toros, una obra que requerirá obras ferroviarias en el acceso a la capital y en el principal puerto del país.

Mediante una carta titulada "Mejor ciudad y más ciudadanía", firmada por personas vinculadas a la política y a la cultura, las personas reclamaron "un amplio e inclusivo debate sobre el impacto de las obras proyectadas y sus alternativas posibles".

"Señalamos nuestra profunda preocupación por el posible impacto ambiental asociado a la concreción de la infraestructura ferroviaria y portuaria que el proyecto demanda. En este sentido, sugerimos que la misma se desarrolle de acuerdo a las decisiones ya tomadas en términos de planificación urbano-territorial, considerando las variables ambientales, paisajísticas y sociales que deben incidir en la decisión", sostuvo la misiva.

"Estamos convencidos de que la mejora de una infraestructura ferroviaria envejecida y obsoleta es la mejor alternativa para el desarrollo del sistema de transporte de cargas y pasajeros, siempre y cuando su trazado no contribuya a incrementar la fragmentación socio-urbana del territorio afectado", agrega.

La carta fue firmada, entre otros, por las senadora Lucía Topolansky (MPP) y Constanza Moreira (Casa Grande), los exintendentes de Montevideo, Ricardo Ehrlich (MPP) y Mariano Arana (Vertiente Artiguista), los legisladores mujiquistas Suana Pereyra, Alejandro Sánchez y Julio Batistoni, la dirigente de Casa Grande Margarita Percovich, el exsenador Alberto Couriel y el historiador Gerardo Caetano, entre otros. También hay músicos y actores.

Los firmantes apoyan la inversión pero reclaman proteger tanto la bahía de Montevideo como la zona portuaria.

Entre quienes firmaron la carta están las senadoras Lucía Topolansky (MPP); Constanza Moreira (Casa Grande) y los exintendentes de Montevideo Mariano Arana (1995-2005) y Ricardo Ehrlich (2010-2015).
"Entendemos que Montevideo y el área metropolitana deben encauzar su transformación con absoluta transparencia en cuanto a contenidos y procedimientos, mediante la discusión abierta y constructiva de todas las propuestas en juego", aseguraron en la carta.

El presidente Tabaré Vázquez estuvo reunido el 24 de enero con los intendentes Daniel Martínez (Montevideo) y Yamandú Orsi (Canelones) para analizar las eventuales obras ferroviarias.

Los jefes comunales presentaron una propuesta alternativa al trazado actual. "Genera muchas calles cerradas, pasos a barrera numerosos en donde el trasiego de trenes hace que estén mucho tiempo las barreras bajas", dijo Martínez después de aquella reunión.

Una de las alternativas para "minimizar el impacto", según el jerarca, en las zonas más transitadas de la capital es que la pasta de celulosa ingrese al puerto de Montevideo por un lugar diferente al recorrido ferroviario actual. "Hay una alternativa que nosotros presentamos que es separarse antes de Progreso. Enganchar con lo que es la ruta 5, ir paralelo por la ruta 5 y luego a la altura de Paso de la Arena salir para el lado de ruta 1 y entrar por ahí", agregó el intendente.

El ministro de Transporte, Víctor Rossi, admitió en diciembre de 2016 que las obras eran imprescindibles. Según el jerarca para concretar la obra el gobierno deberá recuperar al menos 300 kilómetros de vías férreas con "estándares europeos".


Populares de la sección