Diyab fue deportado por Sudáfrica y regresa a Uruguay

El exrecluso de Guantánamo había viajado el jueves
El refugiado sirio Jihad Diyab regresa hoy a Uruguay tras no ser admitido a ingresar a Sudáfrica, informó hoy La República y confirmó a El Observador el prosecretario de presidencia, Juan Andrés Roballo. El ex recluso de Guantánamo había viajado el jueves en calidad de turista.

En tanto, el canciller Rodolfo Nin Novoa confirmó a El Observador que fue deportado por ese país.

El viaje tomó por sorpresa a sus allegados, que no fueron informados de que iba a salir del país. "Esto no es lo que estaba planeado. No se por que resolvió hacerlo de esta manera. No nos dijo nada. Había levantado la huelga y había una propuesta particular de acompañarlo en un proceso para que dejara el país, viajando como turista a otro lugar", dijo Ana Claudia De León, integrante del grupo Vigilia por Diyab.

Por otra parte, quien era el nexo entre el gobierno y los refugiados de Guantánamo, Christian Mirza, también desconocía la situación.

La líder de Plenaria, Memoria y Justicia, Irma Leites, aseguró a El Observador que "no se comprende bien qué es lo que pretenden". "Para entrar a ese país no se precisa visa, el es un hombre libre. Esta es la larga mano de Guantánamo”, agregó.

Hasta finales de octubre, Diyab realizó una huelga de hambre que duró 68 días, y que por momentos incluía no ingerir líquidos, como forma de reclamar al gobierno uruguayo la posibilidad de reunirse con su familia. En varias oportunidades, la huelga de hambre lo llevó a estar en coma superficial.

A principios de octubre, Cancillería citó a una conferencia de prensa para explicar que se estaban haciendo las gestiones para que el exrecluso de Guantánamo pudiera dejar el país, pero no era aceptado por los posibles lugares de destino.

Diyab posee un título de identidad de viaje que es equivalente a un pasaporte y por lo tanto le permite viajar libremente. "Los requisitos para que una persona pueda ingresar a otro país son ajenos al gobierno uruguayo", dijo el subsecretario del Ministerio de Relaciones Exteriores, José Luis Cancela.

El canciller Rodolfo Nin Novoa leyó en esa oportunidad una declaración de la cartera de Relaciones Exteriores que solicitaba especialmente a Diyab que terminara con la huelga. "Debe señalar que Uruguay cumple con los más altos estándares internacionales en materia de respeto de los derechos humanos de todos sus habitantes, sean estos nacionales o refugiados. En este sentido, se permite hacer un llamado al señor Diyab para que abandone la huelga de hambre", dijo Nin.

"Me voy a ver a mi familia a otro país o me muero", había afirmado el refugiado en un video divulgado por allegados.


Populares de la sección