Docentes piden sanción especial a padres agresores; ley ya lo prevé

El fiscal pidió pericias antes de resolver si pide procesar a la madre
Tras otra agresión a una maestra, en este caso directora de la escuela del 29 del Cerro, la Asociación de Maestros del Uruguay (Ademu) planteó que promocionará una ley que establezca sanciones especiales para los casos de agresiones en centros educativos. La secretaria general del sindicato, Daisy Iglesias, explicó que la idea es que haya una sanción "particular y específica" para la agresión de cualquier adulto dentro de un local educativo.

Iglesias agregó que la propuesta de los maestros no busca que se encarcele a los agresores sino que reciban "una fuerte sanción de trabajo comunitario". Los docentes aspiran a que a través del trabajo se enseñe a cumplir reglas, horarios y a mejorar la convivencia.

Sin embargo, el Código Penal ya prevé las sanciones para este tipo de delito. En su artículo 316 castiga el delito de lesiones personales, y establece que a quien cometa ese delito le corresponderá una pena de tres a doce meses de prisión. Ese delito ha sido aplicado en la mayoría de los casos en que se ha procesado a madres que agredieron a docentes. Al tratarse por lo general de primarias, la Justicia suele procesarlas sin prisión, aunque ha habido un caso en junio de 2015 en el que una jueza de Las Piedras procesó a una madre con prisión por lesiones que le ocasionó a una maestra comunitaria. Otros delitos que se han tipificado a madres que han agredido a maestras fueron violencia privada (usar violencia o amenazas para obligar a alguno a hacer, tolerar o dejar de hacer alguna cosa) y atentado (usar la violencia o amenaza contra un funcionario público para estorbarle su libre ejercicio). También se puede tipificar un delito de traumatismo, que implica un golpe pero que no deja secuelas y que tiene una pena de multa. El fiscal resolverá hoy.

"Hay 300 niños que están aprendiendo que se resuelven cosas golpeando a otro y eso no se puede permitir". Daisy Iglesias, secretaria general de Ademu

Iglesias reconoció que en las consultas con juristas les explicaron que ya hay mecanismos legales para resolver esas situaciones, por lo que no tendría sentido hacer una nueva ley. De todos modos, los maestros insisten en que "si se busca cambiar una conducta se debe ir a la enseñanza a través del trabajo". En el caso de lo ocurrido en la escuela 29 del Cerro, el fiscal Diego Pérez pidió a la jueza Adriana de los Santos una pericia a la directora para saber el grado de la lesión que le generó con el golpe, y luego resolverá si pide el procesamiento. La madre continúa detenida. También indagan al hombre que acompañaba a la agresora, aunque éste permanece libre.

Según la versión de Iglesias, "no hubo un factor desencadenante de la agresión". Cuando la directora se encontraba hablando con otros padres, mientras organizaba la entrada a clase, la madre, que desde hace un rato venía levantando la voz y tratando de llamar la atención de la directora, se acercó y le dio un golpe de puño sobre la boca y la nariz. Iglesias hizo referencia a otro caso reciente de una agresión en una escuela de Gruta de Lourdes el pasado sábado 29 de abril por el que un hermano y la madre de un alumno fueron procesados con y sin prisión, respectivamente. El agresor amenazó a la docente con un arma.
Los docentes realizaron ayer un paro de 24 horas y se concentraron en la puerta del juzgado de Bartolomé Mitre y Buenos Aires en apoyo a la directora golpeada. También estuvieron en el lugar los consejeros de Primaria, Héctor Flórit y Pablo Caggiani.

Caggiani afirmó que si bien "el paro no es la medida más eficaz", "no habrá modificaciones en los comportamientos sociales si no existen relaciones de fuerza en la sociedad que produzcan esos cambios".

Populares de la sección