Docentes uruguayos están entre los que más se resisten a cambiar

También se ubican en los primeros lugares en el índice de inasistencia

De los 72 países que participaron de la prueba PISA 2015, Uruguay se encuentra entre los cinco que registran mayor resistencia a los cambios por parte de los docentes, hecho que termina afectando el aprendizaje de los estudiantes. Este dato aportado por la evaluación internacional que organiza la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se recoge a partir de la opinión de los directores de los centros educativos, a quienes también se les aplica un cuestionario sobre la realidad del liceo o escuela técnica.

Los datos arrojan que el país donde los directores más reportan esta dificultad es Italia. Allí la resistencia de los docentes al cambio afecta al 61% de los estudiantes. Lo sigue China (56%), la ciudad de Buenos Aires (53%) y Trinidad y Tobago (53%). En quinto lugar se encuentra Uruguay (52%) y a continuación Francia (50%). La otra punta la lidera Indonesia (1%), seguido por Albania (5%) y Qatar (6%). Singapur se encuentra en el quinto lugar (20%). En tanto, el promedio de los países de la OCDE equivale a 30%.

Pedro Ravela, exdirector ejecutivo del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (Ineed) y excoordinador nacional de PISA, resaltó este dato en una columna publicada semanas atrás en Portal 180, denominada Once aspectos en los que el sistema educativo uruguayo se destaca en el concierto internacional. Allí expresó también que este indicador ha ido creciendo a lo largo de todas las ediciones PISA en las que participó Uruguay. En 2003, primer año en que el país participó de PISA, el indicador se ubicó en 41%, apuntó.

Otros factores

Sin embargo, para los directores la resistencia de los docentes al cambio no es el principal factor que perjudica el aprendizaje de los estudiantes, sino el tercero. En primer factor que destacan los directores es el ausentismo docente, que afecta al 61% de los alumnos uruguayos. En este caso, Uruguay se encuentra entre los tres países con el indicador más alto. El primer lugar lo ocupa Trinidad y Tobago (68%) y el segundo, Túnez. En cuarto lugar, se ubica Holanda (41%).

Este dato coincide con el que surge de la encuesta realizada a los alumnos. Según esta pesquisa, el 61% de los estudiantes uruguayos señaló que el ausentismo de los profesores es el fenómeno que más entorpece el clima de aprendizaje. De esta manera, este índice también se convierte en el mayor problema que observan los jóvenes en el centro educativo.

Lea también: Aumentó la frecuencia de faltas en Secundaria y UTU respecto a 2012

En tanto, el segundo factor mencionado por los directores como distorsionador del clima escolar es la inasistencia de los estudiantes. Según el informe de la OCDE, este fenómeno afecta al 55% de los alumnos uruguayos.

En el análisis de este factor, Uruguay ocupa el decimotercer lugar entre los países donde hay más inasistencia estudiantil. El lugar lo comparte con Jordania. En primer lugar se encuentra Montenegro (86%), seguido por Túnez (82%) y Croacia (79%).

Poca autonomía

El informe de PISA también da cuenta de que Uruguay se encuentra entre los cinco países donde los centros educativos tienen menos autonomía para tomar decisiones sobre los recursos económicos, contratar o despedir personal, definir currículums y determinar líneas de trabajo.

Según el informe de la OCDE, el país con menos autonomía es Grecia (23%), seguido por Turquía (25%) y Túnez (26%). En cuarto lugar se ubica Jordania (28%) y en quinto lugar, Uruguay (31%). El promedio de la OCDE es 76%. El país donde hay mayor autonomía es Macao (China) con casi el 100%. En segundo lugar se ubica República Checa y en tercer lugar Reino Unido.

Lea también: Uruguay es el país con menos horas de aula en Secundaria, según PISA

En su columna, Ravela señala que estos números encierran una gran paradoja, dado que Uruguay es un país con "gran autonomía" del sistema educativo en relación a la sociedad y el sistema político, pero al interior del sistema, los docentes tienen muy poco margen de acción autónoma. El experto subraya que no existe en el mundo otro país donde las autoridades de la educación sean autónomas como lo son en Uruguay. Las autoridades de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), quienes definen las políticas educativas, no tienen ningún tipo de control por parte del sistema político, sin embargo, ellas sí ejercen control sobre los centros.

En este sentido, PISA arroja que Uruguay es el país que más centraliza las decisiones de los centros respecto a el uso de los recursos económicos.


Populares de la sección