Dólar llegó a operar por abajo de $ 28 y el BCU volvió a intervenir

La divisa estadounidense cayó más 1,2% en la semana y no logra encontrar un piso
El dólar sigue sin encontrar un piso en Uruguay, lo que llevó a las autoridades monetarias a comprar dólares en el mercado spot para amortiguar la caída después de más de un mes sin intervenir directamente.

El billete verde finalizó la operativa mayorista en promedio a $ 28,03, lo que representó una disminución de 0,5% frente al cierre del miércoles. Además, durante la jornada llegó a transarse a $ 27,99, lo que obligó al Banco Central (BCU) a salir al ruedo para revertir lo que pudo ser un descenso mayor. En lo que va de la semana, el dólar ya acumuló una baja de 1,23% y está en su menor nivel desde julio del año pasado.

Fuentes del mercado cambiario comentaron ayer a El Observador que desde el comienzo de la semana persiste la "falta de liquidez" de los bancos privados que se ven obligados a desprenderse del billete verde para poder cumplir con sus obligaciones. "Esto debería ser coyuntural. La próxima semana esa situación debería revertirse", consideró. Las fuentes indicaron que la intervención de ayer del BCU demuestra que el gobierno "no está cómodo" con un dólar por debajo de los $ 28.

En setiembre, la divisa estadounidense se había depreciado 1,25%, lo que implicó la séptima caída mensual. En agosto, la disminución fue de 3,2% y en julio de 2,8%. Así, en lo que va del año el dólar se contrajo 6,2%.

En la operativa de ayer el BCU compró US$ 4,9 millones en el mercado spot luego que no realizara ninguna intervención desde el 18 de agosto cuando compró US$ 20,7 millones con la intención de quitar divisas en plaza para amortiguar la caída del dólar. En lo que va del año, el BCU acumuló US$ 85,4 millones comprados directamente en el mercado desde que retomó la operativa de compra a fines de julio, cuando no lo hacía desde el año 2013. En la pizarra del Banco República (BROU) el billete verde se abarató diez centésimos y cotizó a $ 27,7 en la compra y a $ 28,4 en la venta.

Perspectivas

Los analistas siguen viendo un repunte del dólar en el corto plazo aunque mes a mes, las circunstancias los obligan a postergar en sus proyecciones ese cambio de tendencia.
La mediana de los analistas que participaron a fines de setiembre en la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador, preveían un dólar a $ 29,5 para noviembre, a $ 30 para fin de año y a $ 32,8 al cierre de 2017.

Se trata del sexto mes consecutivo en que los analistas se ven forzados a modificar a la baja sus expectativas, desde que en la encuesta de marzo proyectaron un dólar a $ 36,2 para el cierre de este año y a $ 39,8 a fines de 2017.

La consultora CPA Ferrere realizó el miércoles una conferencia titulada "Perspectivas para el dólar: 'normalización' monetaria en EEUU y estancamiento en Uruguay". Según explicó el economista Alfonso Capurro, gerente senior de la consultora, la baja del dólar en los últimos meses obedeció a "una corrección de nivel" y no a "un cambio en la trayectoria" de las cotizaciones.

Capurro explicó que es muy difícil proyectar el corto plazo en el dólar porque está asociado a una alta incertidumbre por eventualidades en el mundo con potencial impacto en el mercado financiero. Pero en el mediano plazo, el riesgo de error en las proyecciones es mucho más bajo. "Un dólar planchado nos mantendría en una trayectoria de encarecimiento que no es sostenible. Parece muy difícil pensar que no se corrija", sostuvo el experto.

El economista Santiago Rego explicó que uno de los principales eventos que condicionará el desempeño del dólar en la plaza local es la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos respecto a su tasa de referencia. Mientras que la Fed prevé realizar dos aumentos de tasas el año próximo, el mercado apuesta por una única corrección.

Si las autoridades monetarias "sorprenden al mercado" y corrigen su política más allá de lo esperado por los inversores, "puede haber un salto" en la cotización, explicó el experto. Otro motivo de incertidumbre es lo que suceda en los países vecinos, en particular en Brasil.

Para la consultora, el escenario más probable en el gigante del norte es que el tipo de cambio se estabilice, pero si las autoridades fallan en el desafío de poner en orden las cuentas públicas, es posible que el mercado levante su voto de confianza y el real vuelva a perder fuerza, empujando consigo al peso uruguayo. Ayer el real cerró estable en el mercado cambiario brasileño a 3,22 unidades por dólar.

Un debe

"Como ha demostrado la realidad, nosotros (los economistas) no somos buenos proyectando el dólar", reconoció Alfonso Capurro. "Es un debe que tiene la disciplina. Ocurre en Uruguay y a nivel global. El dólar es la variable que peor proyectamos, pero sabemos que es una de las que más les duele a ustedes, así que igual tenemos que hacer el ejercicio intelectual", agregó.

Populares de la sección