Dolores necesita cerca de US$ 2 millones para reconstruir su cultura

Un tornado destruyó en abril el teatro de la ciudad y no hay fondos para recuperarlo
Hace poco más de ocho meses, la ciudad de Dolores vivió los peores tres minutos de su historia. El tornado se coló entre las casas con una fuerza increíble y levantó a media ciudad por los aires, dejando una estela de desastre, polvo y desolación en los pobladores. El teatro de la ciudad, un edificio de más de 120 años de historia, tampoco pudo escapar del azote de la naturaleza y fue, literalmente, reducido a escombros. Varios meses después del siniestro continúa en la misma situación.

Julio César Anselmi es el presidente de la comisión que dirige el teatro y ha pasado casi 50 años relacionado con el local. El teatro, único establecimiento de ese estilo en la ciudad –y prácticamente el único de Soriano con su aforo, según Anselmi– depende de un grupo de asociados y se encuentra en la órbita del Centro Recreativo Paz y Unión de Dolores. La destrucción que asoló el lugar en abril también destruyó parte del microcine, que funcionaba en el segundo piso del edificio.

"La sala tiene un escenario de 14 por 14, una altura de más de treinta metros, y se destruyó todo. El tornado entró por una punta de la sala, volteó la pared que tenía 45 centímetros de ancho y tiro todo abajo. Después siguió el viento y levantó toda la sala. Teníamos dos, una general para 400 butacas, y otra más arriba con 200, donde funcionaba el cine. Eso voló todo también. Quedaron algunas butacas solamente y muchas de ellas destrozadas. Del teatro, en la primera planta, no quedó absolutamente nada", explicó Anselmi.

Para la dirección del establecimiento la situación es clara: no queda otra alternativa que reconstruir el teatro desde cero, pero para eso se necesitan fondos y la situación es especialmente complicada, dado que las arcas destinadas para ese trabajo están actualmente en cero.

"Calculamos que levantarlo nuevamente saldría alrededor de un millón y medio de dólares", dijo Anselmi.
"Calculamos que levantarlo nuevamente saldría alrededor de un millón y medio de dólares. Lo haremos por etapas, de acuerdo a las posibilidades que tenemos y gracias a los que puedan contribuir. Necesitamos desesperadamente de la colaboración de la gente. Aunque luego tengamos que prestar el teatro para actuaciones o para lo que se necesite por muchos años, no tenemos ningún problema. Queremos reconstruirlo como estaba", dijo Anselmi.

Historia de supervivencia

26te15 dolores 3 col.jpg

Los 70 años del teatro, que fue remodelado en 1940, han sido siempre una historia de sacrificio, de lucha por la supervivencia de ese rincón cultural del interior. En un principio, el Centro Recreativo Paz y Unión fue construido a pulmón por una serie de jóvenes que buscaban un lugar donde desarrollar la cultura del lugar.

Según cuenta Anselmi, varias veces estuvo cerca del remate por falta de fondos, pero logró sobrevivir y continuar en pié. "Siempre ha sido una lucha constante. Yo hace 47 años que estoy ahí, y desde que estoy siempre fue un sacrificio enorme", recordó. La naturaleza, sin embargo, fue más fuerte que ese espíritu de lucha y hoy, la comisión intenta reparar los daños, aunque el panorama sea complicado por la situación económica.

Es por esta razón que se encuentran a la espera de proyectos que se adecúen de la mejor manera a cómo pretenden restaurar el edificio. "Las butacas tienen que ser nuevas. Vamos a tener que modificar la sala también, porque queremos hacerla más inclinada. Además, se quiere bajar un poco el escenario". Según Anselmi, lo ideal sería también reconstruir la cúpula del edificio, que tenía unos 40 metros de altura y que quedó reducida a escombros con el tornado.

Por el momento, a la comisión solo se ha acercado un proyecto de rehabilitación arquitectónica, que fue presentado el 8 de diciembre en el Auditorio Nelly Goitiño del Sodre ante empresarios, posibles colaboradores y el diputado por Soriano Enzo Malán. Ese proyecto fue el que estimó que los costos totales de reparación del edificio serían de alrededor de US$ 2 millones, y que debía realizarse en etapas. El proyecto fue presentado por la firma de arquitectos Collet-Neri y la empresa que trabajaría en las obras sería Villa Fortín Construcciones.

En este caso la obra constaría de tres etapas: la primera sería la reconstrucción de la "cáscara", o sea toda la estructura principal del edificio; la siguiente sería el microcine, en la segunda planta; y la tercera se concentraría en la sala teatro.
También han intentado hacer gestiones a nivel gubernamental, aunque con un éxito moderado. "Nosotros ya hace como tres meses que hemos pedido audiencia con el intendente y todavía no nos hemos podido reunir". Sin embargo, a partir de esas gestiones se logró, por ejemplo, que el local sea declarado de interés cultural por el Ministerio de Educación y Cultura.

Dado que el centro no tiene fondos para hacer frente a la recontrucción, la Cámara Nacional de Fertilizantes y Fitosanitarios, junto a la empresa Tafirel, se encuentran en la busca de colaboradores para devolver el teatro a su esplendor anterior. Según fuentes de la empresa, ya ha habido contactos positivos por estos motivos.

Sin embargo, en Dolores, siguen esperando para recuperar su principal espacio cultural. Donde antes había un teatro, un lugar donde la cultura y los ciudadanos se reunían con asiduidad, hoy hay recuerdos. De todos modos, a pesar de los contratiempos y la falta de dinero, en la comisión son optimistas y esperan volver a disfrutar de los espectáculos en el menor tiempo posible. "Esperamos poder reconstruirlo como estaba", finalizó Anselmi.

Para colaborar

Se puede ayudar a la restauración del teatro de Dolores en las siguientes cuentas: Caja de ahorro Brou en pesos: 012-144958. Caja de ahorro Brou en dólares: 012-144966

Acerca del autor