Don Quijote: un ballet para divertirse

El Ballet del Sodre estrena mañana una obra "para pasarla bien" y que exige virtuosismo en técnica e interpretación
Por Camila Cibils

Luego de una majestuosa apertura de temporada con Hamlet ruso , la compañía de ballet del Sodre pondrá en escena la obra inspirada en uno de los capítulos de la obra de Miguel de Cervantes.
La versión libre con coreografía de los argentinos Raúl Candal y Silvia Bazilis se basa en el episodio conocido como Las bodas de Camacho contenido en el segundo libro de El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

La pieza en tres actos cuenta la historia de amor entre la bella Kitri y el desfachatado Basilio, mientras Don Quijote y su fiel compañero Sancho Panza viven una serie de aventuras en su entorno. Por su espíritu jovial, este ballet resulta ameno para todas las edades.

"Es como para pasarla bien. No es de esos ballets en los que uno sale conmovido. Conmueve pero desde otro lugar. Es como un divertimento", dijo Sofía Sajac co-directora artística del BNS.

Es la segunda vez que el Ballet Nacional del Sodre (BNS) realiza Don Quijote y para ello utilizará la misma producción de escenografía y vestuario confeccionados enteramente en los talleres del auditorio para la versión anterior de 2014.

"La compañía se ha superado a nivel de bailarines y a nivel técnico ", dijo la codirectora a El Observador. Aseguró que es una oportunidad para que el público vea la evolución de la compañía en los últimos años dado que realizaron ajustes y retoques para que todo salga mejor. Además, algunos bailarines harán Don Quijote por segunda vez, lo que les permitirá demostrar el crecimiento profesional en el último tiempo.

Por otra parte, el hecho de que sea una obra con varios roles solistas, y además sean 17 funciones, permite que el BNS combine diferentes repartos en los papeles de primeras figuras.

"Permite que los bailarines tengan la posibilidad de hacer varios roles y por otro lado que la gente tenga la posibilidad de ver diferentes bailarines (en el mismo rol)", explicó Sajac.

Esta parte de la temporada tendrá también una carga emotiva para el cuerpo estable dado que la primera bailarina Giovanna Martinatto será homenajeada en su despedida definitiva del BNS en la función del 6 de junio, además de protagonizar el estreno en el rol de Kitri.

El mismo papel será interpetado por la bailarina invitada Ludmila Pagliero, figura de la Ópera de París, en las funciones del 7 y el 9 de junio.

Además, el rol de Basilio será interpretado en cuatro funciones por el primer bailarín Gustavo Carvalho, brasileño, nominado actualmente al premio Benois de la Danse que se entregan cada año en el Teatro Bolshói de Moscú.

El ballet será nuevamente sin la orquesta debido a los conocidos desencuentros entre ambos cuerpos estables aunque la dirección del BNS apuesta a concretar alguna obra con la Ossodre en vivo antes de fin de año.

Populares de la sección