Donald Trump se consolidó como candidato a la Presidencia

El millonario concretó ayer victorias claves y Marco Rubio abandonó la contienda electoral
Si el pasado supermartes sirvió para que el Partido Republicano se diera cuenta de que tenía que tomarse en serio las aspiraciones presidenciales de Donald Trump, el de ayer sirvió para confirmarlo. Además, la jornada acabó por desestimular las aspiraciones de Marco Rubio, el favorito del establishment, que reconoció su derrota y se bajó de la contienda electoral.

Ayer hubo internas de republicanos y demócratas en seis territorios: Florida, Ohio, Illinois, Carolina del Norte, Missouri y las islas Marianas del Norte. Los primeros repartían 358 delegados y los segundos, 691. Al final, los dos partidos acabaron por dividir aproximadamente la mitad de representantes necesarios para la elección de un candidato en la convención de mitad de año: 1237 opositores y 2.383 oficialistas.

Del lado republicano, la jornada se sabía que sería determinante debido al modo en que se asignan los candidatos: el que gana se lleva todo. A diferencia de lo que ocurrió en otras primarias, en las de ayer no hubo un reparto proporcional de los delegados, sino que el triunfador, aunque fuera por un voto, se quedaba con todos los representantes para asignar. Es por eso que el triunfo fue contundente.

En Florida, el empresario obtuvo 99 delegados e incluso lo celebró antes de que se anunciaran los resultados al público. En Twitter, ironizó con la cantidad de recursos destinados a avisos comerciales en su contra. "Pese a eso, ¡tuve una victoria masiva en Florida!", escribió.

Embed

Más tarde habló ante una multitud enfervorizada. "Fue una noche impresionante", empezó.
Luego se refirió a la oportunidad que hay ahora para los republicanos. "Está sucediendo algo que hace que el partido pase por su mayor momento político de la historia. Más gente acude a votar", aseguró. E incluso se mostró entusiasmado porque, según él, los que lo apoyan son demócratas, independientes y gente que nunca antes había votado. "Es increíble", sonrió.

La jornada lo puso más optimista que nunca, con promesas de que los conservadores volverán a ganar la Presidencia, después de dos períodos seguidos de Barack Obama, demócrata, al frente del país. "Ganar por este margen es increíble", insistió más de una vez.

La partida de Rubio

Ni la localía –nació en Miami– ni la ascendencia cubana sirvieron para que Rubio ganara en su Estado. El golpe dolió pero fue reconocido con grandeza: fue el primero en hablar anoche y comenzó alabando la "enorme" victoria de su colega. Incluso pidió respeto a sus seguidores que atinaron a abuchear al millonario.

Su discurso fue una suerte de reflexión en voz alta. Indicó que el país vive un "tsunami político" y que los líderes no supieron advertirlo bien. También se refirió a la estrategia que adoptó durante la campaña, en la que pretendió dar un mensaje esperanzador. "Lo más fácil hubiera sido destacar los problemas del país y hacer que la gente se enoje. Esa era la manera más fácil de ganar. Pero preferí destacar lo positivo. Porque lo otro nos llevará a ser una nación fragmentada", dijo, en clara referencia a quien quiere ampliar el muro fronterizo y desterrar a los musulmanes del país.

Rubio era el máximo representante del cerno republicano y así lo destacó anoche, cuando subrayó que el país necesita un partido conservador auténtico, "basado en principios e ideas, no en miedo y enojos". No fue explícito, pero insinuó su apoyo a Ted Cruz, algo que seguramente anunciará a corto plazo.

Kasich se queda

En tanto, John Kasich se mantiene en carrera. El hombre, lugarteniente en Ohio, va último en la carrera, con solo 63 delegados, pero ayer sumó otros 66 cuando venció en su estado. El político había adelantado que se retiraría de la puja si no ganaba en su estado natal, y ayer los hechos lo obligaron a seguir. Su crecimiento como precandidato sólido, empero, es poco imaginable.

"Estoy muy, muy feliz", dijo en contacto telefónico con CNN apenas se conocieron los resultados. "Hay mucha gente que se nos está uniendo, al donar dinero para la campaña", aseguró, en tanto también insistió en su mensaje de unidad frente al miedo que promueve el favorito de su partido.

En la primera localidad de la que se tuvo noticia ayer, las islas Marianas del Norte, Trump recibió nueve delegados.

Al cierre de esta edición, el magnate se adjudicaba el triunfo en Carolina del Norte. Pero no había certezas sobre Misuri e Ilinois, donde el millonario empataba con Ted Cruz.

Clinton también ganó

En la interna demócrata había menos expectativa porque Hillary Clinton lleva la delantera sobre Bernie Sanders. Ayer triunfó al menos en Florida, Ohio y Carolina del Norte, y celebró que fue la más votada de la jornada en los dos partidos. Pidió a sus seguidores que no abandonen la militancia ni la recaudación de fondos, fundamentales para mantenerse.

Populares de la sección