Donald Trump: una semana a puro decretazo

Presidente estadounidense comenzó a cumplir promesas de campaña
La primera semana de Donald Trump en la Casa Blanca fue tan intensa como coherente con sus discursos de campaña, pues en los hechos llevó a la práctica alguna de las medidas que había prometido a sus votantes.

Cual si fuera un huracán, el magnate republicano arremetió con algunas de sus principales propuestas transformadas en órdenes ejecutivas o decretos para que se transformen en realidad.

En esa línea, Trump se propuso rever el denominado "Obamacare", la reforma sanitaria instaurada por su antecesor, Barack Obama, combatir el aborto y reforzar las políticas migratorias mediante, por ejemplo, la construcción del controvertido muro en la frontera con México, entre otras polémicas resoluciones.

En primera instancia, Trump cargó contra la reforma sanitaria de de Obama, a la que calificó como "un desastre". Dicho programa suministra seguros de salud a más de 20 millones de personas.

El presidente se propone sustituirlo por "mejor" plan y menos costoso.

De todas formas, todavía faltan dan unos cuantos pasos para dejar sin efecto el "Obamacare", un tema que ineludiblemente deberá ser tratado por el Congreso.

Ya a principios de semana, Trump mostró sus intenciones al firmar una orden ejecutiva para que Estados Unidos salga del Acuerdo Transpacifico de Cooperación Económica (TPP).

Trump, que marcó una impronta fuertemente proteccionista, ya había anunciado que saldría del tratado.

Pero el presidente no se quedó solo en eso. El lunes, firmó un decreto que prohíbe a las ONG internacionales que realizan o promueven abortos recibir financiamiento del gobierno de Estados Unidos.

Oleoductos y muro

Asimismo, también firmó dos decretos que reflotan la construcción de los oleoductos Keystone XL y Dakota, que Obama había frenado por protestas de organizaciones ambientalistas.

Uno de los oleoductos implica que deba enfrentarse a descencendientes de los indios sioux, ya que los opositores a ambos proyectos denunciaron que una de las obras amenazaba el suministro de agua de esa tribu y profanaba tierras sagradas.

Pero uno de los anuncios más controvertidos de su primera semana de gestión fue la construcción del muro en la frontera con México, en el marco del refuerzo de medidas para controlar la inmigración irregular, lo cual tensa la relación con el
gobierno de Enrique Peña Nieto.

Pero además, también anunció que eliminará los fondos federales a las "ciudades santuario", es decir aquellas que se niegan a detener y deportar

Contra los refugiados

El viernes, Trump impuso por decreto nuevas trabas al ingreso al país de "musulmanes radicales" como refugiados y prometió una "gran reconstrucción" del gigantesco aparato militar de Estados Unidos.

Estableció un sistema de "chequeo extremado" para "mantener a los terroristas islámicos radicales fuera de Estados Unidos". "No los queremos aquí", puntualizó. El mandatario dijo que a partir de ahora su gobierno admitirá en territorio estadounidense "a quien apoye" al país y "a quien ame a nuestro pueblo".

Horas después, Trump ordenó una suspensión por 120 días del programa de acogida de refugiados, e indefinidamente para el ingreso de refugiados sirios.

El nuevo presidente estadounidense firmó también un decreto que sienta las bases para lo que definió como una "gran reconstrucción" del aparato militar.

Esto se hará "desarrollando planes para nuevos aviones, nuevos navíos, nuevos recursos y nuevas herramientas para nuestros hombres y mujeres uniformados", expresó.


Populares de la sección