Dos "Anchorena" bien diferentes

Vázquez y Macri eligieron una conferencia corta pero con anuncios concretos; Mujica y Cristina se plantearon 30 temas a "descongelar" y no pudieron concretarlos

La residencia presidencial Anchorena ha sido sede de incontables reuniones entre jerarcas. La última, celebrada en la tarde del jueves entre el presidente Tabaré Vázquez y su par argentino Mauricio Macri, se enmarcó en un clima de unidad e interés por mejorar la relación entre ambos países.

Este clima que transmitieron los jerarcas fue el que, cinco años atrás, el expresidente José Mujica quiso generar en un encuentro similar con la expresidenta Cristina Fernández, luego de varios años sin diálogo entre los países. A pesar del intento por parte de ambos, el resultado no fue el buscado y en los años siguientes el vínculo empeoró.

Desde la llegada a la residencia hasta el final de la conferencia, las disparidad entre el encuentro de 2010 y el de ayer a la tarde fueron notorias.

El de 2016 se caracterizó por mensajes cortos y concretos, con anuncios e incluso papeles ya firmados. En el de 2010, por el contrario, los mensajes fueron más largos, cargados de ideología y con promesas, que luego nunca se concretaron

Tanto Vázquez como Macri se esforzaron por dejar en claro la idea de que la "hermandad" entre ambos países había sido retomada.

El mandatario uruguayo recibió a su par con un abrazo ni bien este puso un pie en la puerta y tomados de los brazos posaron juntos para las fotos. Los gestos continuaron luego cuando Vázquez indicó a Macri que hablara desde el podio donde estaba la bandera uruguaya, o lo invitara a regresar a Anchorena en compañía de su familia cuando quisiera.

"Los dos gobiernos hemos asumido que tenemos que estar a la altura de ambos pueblos en su relacionamiento", dijo Vázquez casi al iniciar su exposición. De igual modo habló Macri, quien hizo referencia a un "futuro a compartir" y el anhelo de que los dos acuerdos alcanzados sean "el principio de muchas más".

Así, en diez minutos y sin espacio a preguntas, los presidentes anunciaron de manera breve y concreta la continuidad de la regasificadora en Puntas de Sayago y el conjunto monitoreo medioambiental del río Uruguay con la creación de un laboratorio, entre otros asuntos.

Los dos temas también habían sido tratados en la reunión de Mujica y Fernández y, según anunció la expresidenta en aquella ocasión, serían contemplados en los acuerdos logrados.

El falso "descongelamiento"

Algo similar debería haber ocurrido en 2010, ante el anuncio de Mujica del tan ansiado "descongelamiento" de la relación. Si bien el clima fue ameno, con bromas y regalos de parte de Fernández, los picos de tensión fueron inevitables.

Con más de 30 temas en la agenda bilateral, y algunos acuerdos relevantes, el conflicto por el monitoreo de la planta de celulosa UPM (ex Botnia) hizo lo suyo y mantuvo opuestos a los jerarcas. Tan así que en la declaración resultante prácticamente no se señalaron avances sobre este punto. Durante la conferencia, la tensión continuó.

“Creo que hoy el corte perjudica solo a los entrerrianos de Gualeguaychú y a los uruguayos de Fray Bentos. Botnia sigue produciendo” dijo la presidenta, por lo que aseguró que no reprimiría el piquete sino que esperaría una solución judicial. A esto le contestó Mujica diciendo que el problema "lo tiene que resolver el pueblo argentino con su gobierno y su sociedad".

La exposición terminó luego de casi media hora, con anuncios de "varios" acuerdos logrados pero casi sin detalles de los mismos. Incluso fue preciso dar lugar a la intervención de la ministra de Salud argentina para que profundizara sobre los acuerdos alcanzados en esa materia, dado que Fernández no lo recordaba.

"Los van a tener en la declaración", decía Cristina a los periodistas, asegurando que en un plazo de 60 días habría conclusiones más precisas.

La reunión trunca

De igual modo, la reunión con Fernández fue más fructífera que la planificada con Néstor Kirchner en 2006 cuando Vázquez era presidente por primera vez.

A pesar de que el jerarca se había mostrado "muy, muy optimista" por lo que resultara de dicha reunión, doce horas antes del encuentro se anunció que hubo una "falta de entendimiento" entre los gobiernos por lo que la reunión fue suspendida sin una fecha alternativa.

Según se supo, las partes no pudieron ponerse de acuerdo en algunos de los puntos de la declaración final que referían a lo medioambiental de las plantas de celulosa que se instalarían a orillas del río Uruguay y sobre las soluciones financieras al diferendo entre ambos países.


Populares de la sección

Acerca del autor