Dos modelos antagónicos estarán en pugna en las elecciones francesas

Más que dos personalidades distintas, se enfrentarán en las urnas dos modelos de país
Captar la atención de los votantes indecisos se vuelve crucial cuando las elecciones están pautadas por la paridad. Más aún cuando las dos opciones en juego están en las antípodas ideológicas.

Esa es la situación que vive Francia, donde el centrista liberal Emmanuel Macron –favorito en las encuestas– y la ultraderechista Marine Le Pen cerraron el viernes una dura campaña, conscientes de que si quieren ganar este domingo necesitan el voto de muchos electores que no prefieren ni al uno ni al otro.

Quizás de las pocas cosas que tienen en común es que ambos se presentan como candidatos "antisistema" y pertenecen a partidos políticos fuera de los tradicionales Partido Socialista y Los Republicanos (conservador).

Pero justamente eso define a un electorado descontento con el sistema político y manifiesta, en ocasiones, más entusiasmo para exponer su rechazo a los candidatos que para apoyar a alguno en particular.

Como ejemplos de esta particular coyuntura, Macron fue abucheado el jueves en un acto electoral y Le Pen fue insultada al llegar el viernes a Reims (noreste), ciudad símbolo de la aristocracia francesa.
Centenares de estudiantes se manifestaron además en París para rechazar a ambos candidatos.

Macron avanza en los sondeos

A Macron, de 39 años, un exbanquero y exministro de Economía del impopular presidente socialista François Hollande, se le reprocha su política liberal y se lo acusa de representar los intereses de la clase empresarial y pudiente.

Le Pen, de 48 años, intentó atacar ese flanco, en su esfuerzo por romper con la imagen antisemita y xenófoba de su partido, el Frente Nacional, y aparecer como "la candidata del pueblo", como se autodenominó en la campaña.

Sin embargo, la candidata genera fuerte rechazo por su política antiinmigración, antieuropea y su voluntad de sacar a Francia de la globalización mundial.

Un sondeo publicado el viernes acrecentó la ventaja de Macron sobre Le Pen (con 61,5% de las intenciones de voto frente a 38,5%).

Pero la gran cantidad de indecisos –que asciende a 16%– y la abstención –que se proyecta en un considerable 20%– son dos factores que alimentan la especulación.

Una de las incógnitas es qué harán buena parte de los simpatizantes del izquierdista Jean-Luc Mélenchon (19,6% de los votos en la primera vuelta), que rechazan elegir entre "la peste" y "el cólera".

La campaña, una de las más virulentas que se recuerdan en la historia de Francia, también se tensó después de que Le Pen insinuara en un debate televisado que Macron tenía una "cuenta offshore en las Bahamas", y el candidato presentara una demanda "por difamación a cualquier persona que retome esta información falsa".

Le Pen aseguró que "no se siente para nada blanco de esa demanda" y negó que su partido hubiera incidido en la propagación de ese rumor en internet.

El tenso debate televisado del miércoles fue un punto de inflexión en la campaña.

Desde entonces, Macron aumentó su distancia en los sondeos y hasta el exlíder del FN, Jean-Marie Le Pen, opinó que su hija no había "dado la talla" en el encuentro cara a cara.

Distintos medios lamentaron que la candidata, que se mostró agresiva frente a su rival, hubiese "trumpetizado" el debate, en alusión a la estrategia de Donald Trump frente a Hillary Clinton en la campaña estadounidense.

Hollande estimó que Macron "debía" obtener el domingo "la puntuación más elevada" frente a la extrema derecha.

"Lo que contará será el resultado, la envergadura" de la victoria, dijo el presidente, al confiar su apoyo a Macron, quien en 2016 le dio la espalda al dejar su gobierno para fundar su propio movimiento ¡En Marcha!

De ganar, Macron ya tiene decidido quién será su primer ministro, aunque, según aseguró el viernes, no lo anunciará hasta que se produzca el traspaso del poder el 15 de mayo.

Por su parte, Le Pen estableció una alianza con el soberanista Nicolas Dupont-Aignan (consiguió 4,7% de los votos en primera vuelta) y le prometió que será su jefe de gobierno si gana el domingo.

Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección