Dramático ruego al gobierno de Maduro

La Iglesia, personalidades del fútbol y de la música coinciden en pedidos del cese de la violencia
La sucesión de protestas opositoras en Venezuela con su contraparte de creciente violencia, que comenzó en abril, llevó en los últimos días a representantes de distintos sectores sociales a manifestar una suerte de reclamo público al gobierno de Nicolás Maduro: que cese la represión y concluya la muerte de manifestantes, sobre todo jóvenes.

Las manifestaciones convocadas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para exigir la salida de Maduro, el llamado a elecciones anticipadas y -sobre todo a partir del 1 de mayo- las protestas contra la intención presidencial de instalar una Asamblea Nacional Constituyente que reforma la Constitución, dejaron un saldo provisional de 66 personas muertas.

Hasta el momento, los pronunciamientos más críticos contra el gobierno de Maduro habían partido naturalmente de dirigentes de la oposición, como Henrique Capriles o el presidente de la Asamblea Nacional, el parlamento venezolano que controla la oposición, Julio Borges, entre otros.

La semana pasada, y dada la magnitud de la crisis institucional, política, social y económica que padece el país, había sido la Conferencia Episcolpal Venezolana la que se manifestó en términos muy críticos respecto al gobierno.

En un saludo dirigido al papa Francisco, y a modo de agradecimiento por haber recibido en audiencia a los obispos, estos volvieron a pedir la mediación del Vaticano.

"Nos golpea la muerte de tantos jóvenes, eso nos alarma. Es una situación sumamente grave donde la vida pareciera que no vale nada para el gobierno", reflexionó el presidennte de la Conferencia Episcopal de ese país, Diego Padrón.

Los obispos habían calificado al gobierno como una "dictadura" y también se manifestaron enérgicamente en contra de la Asamblea Constituyente.

En la misma semana, el jueves pasado, el entrenador de la selección sub-20 Rafael Dudamel hizo sentir su voz contraria a la represión.

"Presidente, paremos ya las armas. Esos chicos que salen a la calle lo único que quieren es una Venezuela mejor", afirmó el exarquero, aprovechando una situación muy especuial, luego que la selección "vinotinto" le ganara a Uruguay por penales y se clasificara por primera vez a la final de un mundial.
Pero la gota que rebasó el vaso fue la muerte del violinista Armando Cañizales, de 18 años, que integraba la Orquesta Sinfónica José Francisco del Castillo, parte del Sistema Nacional de Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela, un ejemplo admirado en el mundo.

Antes de ser asesinado en una protesta, Cañizales tocó el himno nacional y la sinfonía 7 de Beethoven. El viernes, la orquesta lo homenajeó y tocó lo mismo, mientras otro grupo de músicos tocó frente a su urna otras canciones.

El reconocido director de orquesta, el violinista Gustavo Dudamel –de quien el joven era su discípulo– escribió una carta a Maduro. "Ya basta", exigió, además de pedirle que "escuche" la voz del pueblo venezolano.

Frenan recurso contra la Constituyente

La justicia frenó este lunes el recurso presentado por la fiscal general, Luisa Ortega, contra la Asamblea Nacional Constituyente, e impidió una movilización masiva de venezolanos que pretendían formalizar su rechazo a esa iniciativa convocada por el presidente Nicolás Maduro.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), acusado por la oposición de servir al gobierno, declaró "inadmisible" el recurso que presentó el jueves pasado la fiscal Ortega, una veterana partidaria del chavismo, ahora considerada "traidora" por el oficialismo.

Al mismo tiempo, unos 200 seguidores del gobierno y opositores se concentraron en los alrededores del TSJ, para corear consignas a favor y en contra de la Constituyente, lo que degeneró en gritos de acusaciones mutuas e intercambio de golpes.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que controla el Parlamento, había llamado a sus seguidores a formalizar su adhesión al recurso de la fiscal en la sede del TSJ, pero sus accesos fueron bloqueados por militares.

"No quieren que el pueblo se manifieste en contra de la Constituyente, que se vea la cantidad de gente que la rechaza", declaró una joven manifestante.

Con una Constitución en la mano, una chavista, vestida de rojo, le gritaba a los opositores: "Fuera, las calles son del pueblo, no de la burguesía; aquí lo que hay es revolución".

La MUD descartó participar en la Constituyente al considerarla un "fraude" con el que –asegura– el chavismo pretende hacer una carta magna "a la cubana" para perpetuarse en el poder.

Luego de que Maduro convocó a ese proceso el 1 de mayo, la oposición acrecentó las manifestaciones para exigir su salida del poder.

En dos meses y medio, estas protestas ya provocaron un saldo de 66 muertos, cientos de detenidos y más de un millar de heridos, según informo la Fiscalía.

Fuente: El Observador y agencias

Populares de la sección