Dudas que quedan sobre muertes en Salto

Autoridades del MSP descartaron que haya "responsabilidad médica", pero nadie se hace cargo
El sábado 10 de diciembre, 13 pacientes discapacitados fueron trasladados por la Fuerza Aérea desde Salto a Montevideo. Padecen parálisis cerebral severa y hasta ese momento vivían en la Organización No Gubernamental Aldeas de la Bondad, que mantenía un convenio con el INAU desde hace 35 años. En los diez días posteriores al traslado, tres de ellos murieron por infecciones respiratorias, según establece el certificado de defunción.

Ese mismo fin de semana la ministra de Desarrollo Social, Marina Arismendi, aseguró que había un foco infeccioso que había provocado las muertes, declaración que fue rectificada por la subsecretaria del ministerio, Ana Olivera, quien dijo días después que no podían afirmarlo. Desde esa fecha hasta ahora todavía no está clara la razón por la que se produjeron las tres muertes y qué fue lo que hizo que otros tres pacientes permanezcan internados.

El INAU, organismo que depende del Mides, fue el que ordenó a través de su presidenta Marisa Lindner los traslados y se hizo cargo del proceso, pero desde la institución aseguran no conocer las razones de las muertes.

En la mañana de ayer las autoridades del Ministerio de Salud Pública comparecieron en la Comisión de Derechos Humanos de Diputados. En esa instancia, el director general de la Salud, Jorge Quian, descartó que exista responsabilidad médica en los casos de los pacientes que murieron tras ser trasladados.

"El MSP vino a explicar que estas muertes que sucedieron luego de los traslados, de ninguna manera se podían prever", dijo Quian, y señaló que era necesario hacer los traslados por cambios en el lugar de hospitalización. "Cuando uno traslada a una persona sana de un lugar a otro, puede tener consecuencias porque la alejan de núcleo familiar o amistades. Pero cuando uno traslada a una persona gravemente enferma, estas tienen más chances de tener complicaciones severas", sostuvo.

Se oponen a más traslados

A pesar de las tres muertes que no supieron explicar, las autoridades del INAU mantuvieron su postura de continuar con los traslados. Este miércoles, los trabajadores de Aldea de la Bondad recibieron la información de que dos ómnibus iban a concurrir al lugar para trasladar a los 57 pacientes que todavía permanecen en el centro.

“Los trabajadores están decididos a que no se traslade un interno más y lo van a impedir”, sostuvo a El Observador la edil de la Junta Departamental de Salto, María de los Ángeles Márques. Horas más tarde, les informaron que suspendieron los traslados, momentáneamente. Los trabajadores están “preocupados” por la manera en que piensan trasladarlos, “amontonados en ómnibus, con personal que nunca los vio”, agregó Márques.

A diferencia de los otros pacientes trasladados, estas personas tienen patologías menos graves. Según informó a Radio Arapey el presidente del sindicato de la ONG, Fabio Medina, aseguró que “buena parte del INAU entendió el reclamo y suspendió el traslado por lo menos hasta que se levante la feria judicial”.

¿Alguien asumió la responsabilidad por las muertes?

Los días posteriores a las muertes, las autoridades del MSP, del Mides y del INAU, prefirieron no realizar declaraciones a la prensa y hasta el momento nadie asumió la responsabilidad por lo sucedido. En la Comisión de Derechos Humanos, cuando comparecieron las autoridades del Mides la semana pasada, asumieron la responsabilidad compartida, junto al INAU, solo de los traslados. Tanto el Mides como el INAU se negaron ayer a hacer declaraciones. En tanto, el director general de la salud, Jorge Quian, aseguró ayer a la prensa que "no hay responsabilidades médicas" porque tenían enfermedades neurológicas que hacían más probable la evolución "desfavorable".

¿Estaban aptos para ser trasladados?

Desde el inicio los médicos de la ONG manifestaron su negativa a que se realizaran los traslados por los riesgos que podía traer que fueran "repatriadas" personas con parálisis cerebral severa. Es por eso que los trabajadores se oponen a que se continúe con los 57 que todavía permanecen en el centro. El director de la ONG, ASSE y el MSP coinciden en que los traslados se realizaron de manera correcta y que los pacientes llegaron con buen estado de salud, aunque todavía ninguno pudo explicar las muertes. "Esto que pasó era una cosa que no se podía prever. Los traslados había que hacerlos por una razón administrativa", dijo Quian.

¿Hay una causa de muerte probada?

En el certificado de defunción de los tres pacientes trasladados, figura que el deceso se debió a una infección respiratoria, lo que llevó a pensar a las autoridades que podía tratarse de un foco infeccioso. Pero esa hipótesis fue descartada porque no se encontró un germen en común en los pacientes fallecidos. Tanto las autoridades del MSP como de ASSE aseguran que no se puede asegurar ni descartar que haya sido el traslado el causante de la muerte. "No podemos generar certezas en torno a esto", aseguró Susana Muñiz. Sin embargo, Quian aseguró que los "cambios en su medio ambiente", como alejarlos de su familia y de su hogar donde vivieron por años podría haber incidido.

Populares de la sección