Duro revés para el Mercosur oferta europea que excluye carne del TLC

Mejora en el ingreso de ese producto podía sumar US$ 100 millones a industria cárnica uruguaya
Esperar más de diez años por un TLC con Europa y que en la propuesta presentada no esté incluida la carne, parece bastante difícil de asimilar", dijo con asombro el representante de un frigorífico uruguayo a El Observador, luego de enterarse del resultado del primer intercambio de ofertas que se realizó ayer en Bruselas con el objetivo de sellar un acuerdo comercial entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur.

Los expertos en materia de comercio exterior consultados por El Observador no dudaron en calificar como una "mala noticia" para Uruguay que la carne haya quedado por fuera de la lista de bienes en los cuales los países europeos están dispuestos a permitir una reducción de aranceles. Sin embargo tampoco sorprendió, dado el fuerte lobby que encabezó Francia junto a otros países agrícolas para proteger rubros sensibles como la carne vacuna y el etanol.

La primera oferta que pusieron sobre la mesa los jefes negociadores de la UE ante sus pares del Mercosur ayer en Bruselas no fue solo un revés para los intereses de Uruguay. Hace poco más de un mes, el presidente del Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, Mario Ravetino, recordó que el sector privado del Mercosur propuso que en la propuesta negociadora se planteara una cuota de exportación sin aranceles a la UE por 300 mil toneladas, que se distribuiría entre los cuatro países del bloque (Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay) y que se agregaría a las existentes, como la Hilton y la 481 de animales terminados en feedltos.

Sin embargo, el bloque europeo no ofreció "ni siquiera un volumen y plazo" para discutir el acceso de la carne, cuestionó un industrial uruguayo.

La carne bovina es actualmente el principal producto de exportación del país y uno donde tiene más ventajas competitivas, dado su estatus sanitario y de calidad. El año pasado le reportó divisas al país por US$ 1.753 millones. El gobierno uruguayo ya había cuantificado los beneficios de una posible apertura de Europa para el ingreso de carne por la firma de un TLC. Suponiendo que los aranceles aduaneros bajen 50%, permitiría obtener US$ 55 millones anuales más por esos negocios, y en caso de lograr una duplicación del volumen de la cuota Hilton se incrementarían en US$ 100 millones por año. Esas fueron algunas de las conclusiones del trabajo "Posibles implicaciones para el sector cárnico de un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea", analizado en el curso de posgrado en industria cárnica 2015-16 que dictan la Universidad de la República y el Instituto Nacional de Carnes (Inac), y que divulgó Búsqueda.

El director del Departamento de Negocios Internacionales e Integración de la Ucudal, Ignacio Bartesaghi, dijo ayer a El Observador que "debe destacarse" el paso del intercambio de ofertas entre los bloques, algo que no ocurría desde 2004. Asimismo, el experto recordó que en los últimos días comenzó a circular con fuerza el rumor que el primer intercambio de ofertas anticipaba que se iba estar "lejos" de un posible acuerdo.

"El hecho que el intercambio de ofertas de bienes y servicios no cubra la carne, sin dudas, que es una mala noticia", admitió.

Bartesaghi indicó que la Comisión Europea (CE) terminó "contemplando" la presión que ejerció Francia y un conjunto de países aliados que son "sensibles" a una futura apertura agrícola. "Por eso la sensación para los negociadores del Mercosur es negativa", aseguró. A su juicio, el intercambio de ofertas se dio en uno de los momentos "más complejos" para Europa, producto de la posible salida de Gran Bretaña de la UE, la crisis política de España, dificultades para resolver una política de migración común y el "ruido" y "rechazo" que está generando en la interna de la UE el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión con EEUU. "Esto termina por dar un baño de realidad de las dificultades que tiene esta negociación. Va a ser muy complicada. Hoy el contexto político y económico no ayudan", explicó Bartesaghi.

En la misma línea, el investigador sobre política comercial de la Universidad de Georgetown de EEUU, Nicolás Albertoni, dijo que "no sorprende para nada" la exclusión de la carne en este primer intercambio de ofertas. "Acá lo relevante es analizar que si eso logra incluirse a futuro, luego tiene que pasar por el restante filtro del 50% que es la ratificación de los parlamentos (europeos y del Mercosur"), indicó. El experto considera que esa es la etapa "más compleja" de un probable TLC con Europa.

"Va existir mucho lobby de aquí en más. Va a ser muy difícil pensar en un TLC antes de fin de año", aseguró.

La visión de las partes


Intercambio de ofertas hoy entre la UE y el Mercosur. Primer paso para reanudar nuestras negociaciones comerciales. Importante económica, política y culturalmente", escribió en un tuit la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmstrom. Por su parte, la canciller argentina, Susana Malcorra, cuyo país dio un nuevo impulso a esta etapa desde que llegó al poder el presidente, Mauricio Macri, dijo que se trata "de un muy importante y necesario primer paso para llegar a un acuerdo que satisfaga a ambas partes". El intercambio tuvo lugar en momentos en que los diferentes actores se interrogan sobre la posibilidad de avanzar a pesar de la crisis política en Brasil. Este es el primer intercambio de ofertas desde 2004, precisaron la UE y el Mercosur en un comunicado conjunto en el que añaden que las dos partes "analizarán las ofertas" y volverán a reunirse antes del verano europeo. "Como era de esperarse nadie se fue del todo satisfecho", indicó una fuente del Mercosur que participó en el intercambio. La carne vacuna y el etanol, dos productos "ofensivos" quedaron fuera de la oferta de la UE, que no ofreció cuotas precisando que se definirán "en el futuro", dijo la fuente.
Fuente: Con AFP

Populares de la sección

Acerca del autor