Economía usa suba de UTE para hacer caja y atacar el déficit fiscal

Aprueban un alza promedio de casi 10% –superior a la inflación– que regirá desde este mes
Por Miguel Noguez y Andrés Oyhenard

El Directorio de UTE aprobó ayer por mayoría la propuesta realizada por el Ministerio de Economía (MEF), que prevé un ajuste en todas las tarifas de energía eléctrica de 9,85%. La corrección está por encima del 7% que habían recomendado los técnicos del ente en primera instancia cuando se comenzó a discutir el porcentaje con el Poder Ejecutivo. De esta forma el equipo económico volvió a torcer el brazo de las autoridades de UTE y del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), como ya había sucedido en 2015 cuando la propuesta de aumento era de 3,9%, pero se terminó ajustando en promedio 6,9% por decisión del MEF.

En esta ocasión la postura de UTE y el MIEM era que el ajuste fuera entre 1 y 2 puntos porcentuales por debajo de lo que aspiraba Economía, desde donde impulsaban una suba que estuviera lo más cerca posible de la inflación, pero no por encima. Sin embargo el ajuste quedó por arriba del dato de inflación correspondiente al año pasado (9,44%).

Una fuente del ente dijo a El Observador que cada punto del incremento representa para UTE un ingreso adicional de US$ 14 millones. Tomando en cuenta el ajuste de 9,85%, la suma total ascendería a US$ 137,9 millones. Una parte servirá para cubrir la suba de salarios y el incremento de las amortizaciones de deuda en moneda extranjera, dada la valorización del dólar. Así el MEF obtendrá un mayor superávit en el ente y con eso mejorará el déficit fiscal, aunque no necesariamente la recaudación va a Economía, precisaron las fuentes.

La fórmula de ajuste del equipo económico también echó por tierra la política desarrollada por el ente desde el 2010, por la cual las tarifas se incrementaron siempre por debajo de la inflación. De hecho ese es un argumento que el presidente del ente Gonzalo Casaravilla repitió publicamente hasta hace pocos días atrás.

"Lo que sí puedo afirmar es que hemos hecho los deberes en el sentido de ajustarnos estrictamente a los compromisos de gestión (ante el Ejecutivo). Vamos a cerrar el año con todos los indicadores en el marco del presupuesto acordado para 2015 y 2016. En consonancia con el presupuesto del año 2016, tenemos la esperanza de poder llegar a un ajuste tarifario que respete la tendencia de hace unos años. Es decir, ajustar por debajo del IPC", había dicho el jerarca entrevista con El Observador el pasado mes.

La suba tampoco recoge el efecto que según había anunciado la empresa tendría la operación de swap de divisas (venta y compra simultánea de una moneda por otra) y que le permitirá al ante adquirir el 40% de los dólares que demandará durante los próximos 18 meses atados a la evolución de la unidad indexada (UI). Casaravilla había dicho a El Observador que la operación de compra de dólares a futuro atados a la evolución de la moneda local tendría "un efecto positivo" en el ajuste de las tarifas de 2016 de entre 1 y 1,5 puntos porcentuales. Tampoco considera el ahorro generado por los menores costos de generación del año pasado por una mayor generación hidráulica y eólica.

Solo la suba de UTE le pondrá un piso de 0,3 puntos al Índice de Precios Al Consumidor (IPC) de enero. Pero a eso hay que sumarle que en diciembre los precios de la electricidad se habían reducido respecto a noviembre por el programa UTE Premia. La variación de precios en enero se calcula respecto a diciembre, mes en que la tarifa estuvo rebajada. Al quedar sin efecto el beneficio el precio de la electricidad subirá respecto al mes anterior y el impacto total sobre el IPC será de 0,97 puntos al alza, según cálculos de la Unidad de Análisis Económico de El Observador. La proyección está realizada bajo el supuesto que la corrección entrara a regir hoy.

A diferencia de anteriores oportunidades, no habrá subas diferenciales y el ajuste será el mismo para todos los clientes de la empresa. Una fuente del ente dijo a El Observador que esa decisión obedece al "escaso margen existente". Un ajuste menor para determinado segmento de clientes hubiera implicado una carga mayor para otro segmento y el porcentaje hubiera alcanzado los dos dígitos se indicó.

La propuesta del MEF fue votada por los representantes oficialistas en el directorio y tuvo el voto en contra del director en representación del Partido Colorado, José Amy. El jerarca consideró durante la reunión que el ajuste debería reflejar el impacto favorable que tiene en los costos de generación la incorporación de energía eólica a la matriz energética del país y los bajos precios del petróleo. También puso en duda la necesidad de mantener integrado el Fondo de Estabilización Energético con alrededor de US$ 300 millones cuando todo indica que las represas no tendrán problemas y la generación hidroeléctrica seguirá en buenos niveles, según explicó a El Observador.