EEUU busca decapitar al Estado Islámico, que pierde a sus líderes

Un analista señala que hay infiltrados en la dirigencia de los yihadistas
El grupo yihadista Estado Islámico (EI) quedó en las últimas horas todavía más debilitado tras la muerte de uno de sus estrategas, Abu Mohamed al Adnani, en un nuevo revés que se suma a las múltiples derrotas militares sufridas en manos de sus numerosos enemigos.

El propagandista de los atentados en Occidente, cuyo verdadero nombre era Taha Sobhi Falaha, fue asesinado a los 39 años, según se cree en un bombardeo estadounidense en el norte de Siria. Su muerte, anunciada el martes por el EI, es la tercera en cinco meses de un líder máximo de los yihadistas y aísla todavía más al jefe del grupo, el autoproclamado "califa" Abu Bakr al Baghdadi, que está en un lugar desconocido.

La muerte de Al Adnani parece ser un nuevo éxito de los servicios de inteligencia de la coalición antiyihadista, liderada por Estados Unidos. Según afirmó a la agencia AFP Hisham al Hashemi, especialista de movimientos yihadistas en Siria e Irak, los norteamericanos lograron infiltrar personas en la dirigencia del EI que permiten seguir de cerca a la cúpula del grupo.

"Estados Unidos puede estar muy cerca de eliminar a Baghdadi (...) A su lado solo quedan dos de los fundadores del EI: el iraquí Abu Abdel Rahman Iyad al Ubeidi y el saudita Abu Mohamed al Shemali", sostuvo el experto.

"Si un ataque aéreo lo ha tocado, esto demuestra que el nivel de penetración de los servicios de información de la coalición es muy elevado. Si no, no habría sido posible eliminar tantos responsables de alto rango", sostuvo Aymenn Jawad al Tamimi, otro experto en movimientos yihadistas.

¿En declive?

Los yihadistas del Estado Islámico informaron que uno de sus cabecillas murió "mientras controlaba las operaciones para rechazar las campañas militares contra Alepo", informó la agencia Amaq, vinculada al grupo.

Alepo es una ciudad Siria dividida desde 2012 donde hay disputas entre fuerzas del régimen sirio de Bachar Al Asad, que es apoyado por Rusia e Irán, pero donde también hay influencia de Estados Unidos, de yihadistas y de otros grupos rebeldes.

En agosto, el EI sufrió duros golpes en Siria: fue expulsado por las fuerzas antiyihadistas, apoyadas por Estados Unidos, de la ciudad de Manbij y perdió la localidad de Jarablos frente a las fuerzas turcas.

El vocero del Ejército norteamericano, Peter Cook, afirmó que la desaparición del líder yihadista es un "nuevo golpe importante contra el EI" porque era el "principal arquitecto de las operaciones exteriores (del grupo terrorista) y portavoz en jefe".

Al Adnani había exhortado a los partidarios del EI a pasar a la acción en sus países de origen utilizando cualquier arma disponible, cuchillos, piedras o vehículos, contra los ciudadanos de los países miembros de la coalición que los combate, en un llamado que al parecer inspiró varios atentados, especialmente en Europa.

Fuente: AFP

Populares de la sección