EEUU lanzó ataque aéreo sobre Siria y abre capítulo incierto en el conflicto

Primera acción directa contra Al Asad en seis años
Fuerzas militares de EEUU lanzaron a última hora de ayer decenas de misiles crucero contra una base aérea de Siria, lo que supone el primer ataque directo estadounidense contra el gobierno del presidente Bachar Al Asad desde que comenzó la guerra civil en ese país. El ataque por parte de EEUU se dio como represalia a un bombardeo con armas químicas en una localidad al norte de Siria, el miércoles, en el que fallecieron decenas de personas.

Un total de "59 misiles" alcanzaron la base aérea de Shayrat, que está "asociada al programa" sirio de armas químicas y "directamente vinculada" a los "horribles" acontecimientos del martes, señaló un alto funcionario de la Casa Blanca.

"Años de intentos anteriores de cambiar el comportamiento de Assad han fracasado y fallado de manera muy dramática", resumió Donald Trump en un breve anuncio a los medios tras el ataque. "Esta noche llamo a todas las naciones civilizadas a unirse a nosotros para terminar el derramamiento de sangre en Siria y también terminar con todas las formas de terrorismo", agregó.

La actitud del gobierno de Trump al implicarse directamente en el conflicto sirio da un vuelco a la estrategia militar de Estados Unidos tras seis años de guerra civil, además de establecer un enorme signo de interrogación en la relación con Rusia, el mayor aliado de Al Asad y con quien la administración Trump mantiene una intrigante relación bilateral por las acusaciones de interferencia de Moscú en las elecciones presidenciales de EEUU.

EEUU avisó a Rusia previo al ataque, informó CNN.

Desde tempranas horas del jueves, varios medios de EEUU habían informado que el Pentágono había presentado a la Casa Blanca una serie de posibles acciones militares para responder al ataque químico, que incluían ataques contra la Fuerza Aérea siria en tierra para limitar su capacidad de acción. Simultáneamente, buques de guerra estadounidenses armados con misiles Tomahawk cruzaban el Mediterráneo oriental.

"Un crimen chocante"

"Lo que Asad ha hecho es terrible. Lo que ha ocurrido en Siria es realmente un crimen chocante", había dicho Trump más temprano. "Lo que pasó en Siria es una desgracia para la humanidad. Y Asad sigue ahí, y supongo que es el que manda, y por eso pienso que algo debe ocurrir", apuntó el mandatario
El secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, fue más explícito al prometer una "respuesta apropiada" al ataque del martes a la aldea de Jan Sheijun, en la provincia rebelde de Idlib. Entre las víctimas mortales hay 27 niños. Tillerson evocó asimismo "un proceso político que conduzca a la salida de Asad".

La advertencia rusa

Pero Rusia advirtió "consecuencias negativas" si decide actuar contra su aliado en la región. "Si hay una acción militar, la responsabilidad recaerá sobre los que hayan iniciado una empresa tan trágica y dudosa", declaró el embajador ruso ante la ONU, Vladirmi Safronkov, tras una reunión del Consejo de Seguridad sobre Siria en la que bloqueó una resolución contra su aliado.

Cambio de postura

Esto representa un evidente giro en la política de Estados Unidos hacia Siria. Hace apenas una semana, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, dijo que la salida de Asad del poder no constaba entre las "prioridades" de Washington. El mismo Tillerson señaló que el futuro del líder sirio debía ser decidido por los propios sirios.
En 2013, tras un ataque similar del gobierno sirio contra fuerzas rebeldes que dejó 1.300 muertos, el gobierno de Brack Obama decidió no responder militarmente.
El presidente ruso, Vladimir Putin, hizo un llamado a la comunidad internacional a no apresurar un juicio sobre lo ocurrido antes de que se realice una investigación completa. Putin alertó contra "el carácter inaceptable del hecho de hacer acusaciones infundadas contra quien sea antes que haya una investigación internacional e imparcial".

¿Por qué no es creíble la versión rusa?

Las víctimas del ataque químico en la ciudad siria de Jan Shejun no pueden en ningún caso haber sido provocadas por la explosión accidental de un almacén de productos o armas químicas, aseguran expertos. El ejército ruso intentó disculpar al régimen de Damasco afirmando el miércoles que la aviación siria había atacado el día anterior un "almacén" de rebeldes, que contenía "sustancias tóxicas". Al explotar, estas se habrían diseminado.

"La explicación es completamente inverosímil. Creo que no se lo creen ni ellos mismos", aseguró a AFP Olivier Lepick, investigador a la Fundación para la Investigación Estratégica, especialista en armas nucleares, radiológicas, biológicas y químicas.

Según él, la fuerte diseminación de un agente mortal, como se constató en Jan Sheijun, constituyó lo que los expertos llaman "aerosolización", y es la marca de un arma química de calidad militar, que no se puede dar durante una explosión accidental.

Hamish Bretton-Gordon, coronel retirado, exjefe de la unidad británica de lucha NRBC llegó a la misma conclusión. "Los rusos intentan proteger a su aliado", consideró igualmente en una entrevista con la BBC. "Está claro que nos enfrentamos a gas sarín, un agente neurotóxico. Ahora bien, si explotas un depósito de gas sarín, lo destruyes", advierte.

"La hipótesis de que una reserva de sarín, que guardarían Al Qaeda o los rebeldes, destruida por una explosión es completamente falsa y no se sostiene", considera. "Sobre todo porque la mayoría de las víctimas parecen ser mujeres y niños, y no combatientes rebeldes", añadió el excoronel, que dirige ahora la ONG Doctors Under Fire.

Populares de la sección