EEUU presiona a Venezuela para que respete el derecho a protestar

Departamento de Estado pidió restitución de derechos a líder opositor
Mientras el gobierno venezolano volvió a recibir ayer presiones internacionales para que restituya derechos a dirigentes opositores presos y respete las marchas de protesta pacíficas, una nueva movilización de apoyo al presidente Nicolás Maduro se realizó en la capital Caracas.

En primer lugar, Estados Unidos instó a la administración chavista a que "reconsidere" la inhabilitación de 15 años para el ejercicio de funciones públicas que recae sobre el líder opositor, Henrique Capriles.

A través de un comunicado, el Departamento de Estado pidió a Maduro "restablecer el orden democrático", además de convocar a elecciones "libres y justas" en "armonía con los instrumentos internacionales".

Libertad de reunión

Pero, además, el Departamento de Estado pidió al gobierno venezolano respetar el derecho a poder manifestarse y a que los opositores lo hagan de forma "no violenta".

Luego de los disturbios ocurridos en las protestas del lunes y en manifestaciones anteriores, el gobierno estadounidense pidió a las fuerzas de seguridad del gobierno (venezolano) que "protejan las protestas pacíficas".

La oposición se manifestó en los últimos días en Caracas para respaldar al Parlamento –de mayoría antichavista–, reclamar elecciones anticipadas y por la sustitución de los magistrados del Tribunal Supremo.

Pero esas manifestaciones terminaron en violentos choques con la Policía, que en los últimos días impidió su paso al centro de la capital y los manifestantes fueron repelidos con gas lacrimógeno y otros medios de represión.

"La libertad de reunión es un derecho universal que las autoridades venezolanas deben respetar", acotó el comunicado del Departamento de Estado.

Por su parte, el alto comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos también pidió al gobierno de Maduro que respete el derecho a la manifestación pacífica y la libertad de expresión de sus ciudadanos y llamó "a todas las partes" a renunciar a la violencia, indicó la portavoz Elizabeth Throssell.

A su vez, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió a Venezuela a respetar y garantizar "el ejercicio de los derechos políticos, la libertad de expresión y el derecho de reunión pacífica de quienes protestan en el país".

En un comunicado emitido en Washington, la CIDH se refirió a las protestas opositoras ocurridas en ese país del 30 de marzo al 8 de abril, y dijo haber comprobado el uso de "cordones policiales, carros lanza aguas y gases lacrimógenos para obstaculizar y dispersar las manifestaciones".

Por eso, la comisión, un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos, instó a las autoridades a "reconocer públicamente los derechos a la reunión pacífica y libertad de expresión, sin discriminación por razones de opinión política".

Apoyo a Maduro

En tanto, miles de oficialistas se movilizaron ayer en Caracas en respaldo al presidente Maduro, acosado por protestas opositoras que, a su juicio, buscan generar violencia para que Venezuela sea intervenida.

Los seguidores del gobierno se congregaron en el centro de Caracas con motivo de los 15 años del golpe de Estado que sacó brevemente del poder al presidente Hugo Chávez, muerto en 2013.

"Estoy aquí en apoyo a Maduro y en defensa de la revolución. Las protestas de la oposición solo persiguen una intervención extranjera", aseguró una manifestante, Arelis Morales.

Una muerte más

Un joven de 19 años murió ayer al recibir un disparo en el cuello, cuando la Policía dispersaba una manifestación en Valencia. El jueves, un joven de la misma edad murió en Caracas en otra protesta.

Detenidos

Doscientas ochenta y una personas resultaron detenidas en las marchas opositoras contra el chavismo, entre el 4 y el 10 de abril, según informó la ONG Foro Penal Venezolano.

Fuente: Agencias

Populares de la sección