Egipto vuelve al estado de emergencia tras atentados en iglesias católicas

Estuvo bajo esa medida durante 30 años. El papa Francisco decidió mantener los planes de su visita al país en dos semanas
A apenas tres semanas de la visita del papa Francisco a Egipto y en el inicio de la Semana Santa para los cristianos, los atentados con bomba reivindicados por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) causaron al menos 44 muertos y decenas de heridos en dos iglesias coptas de ese país, en los más sangrientos ataques de los últimos años contra la minoría cristiana en el lugar.
El presidente Abdel Fattah al Sisi anunció el domingo a la noche un "estado de emergencia por tres meses".

El gobierno indicó que el estado de emergencia comenzaría este lunes a partir de las 13H00 (11H00 GMT), aunque no estaba claro si este había entrado en vigor o no. Según la Constitución, la medida requiere de la aprobación del Parlamento, una formalidad puesto que la mayoría de diputados de la cámara son partidarios del presidente.

Según la Constitución egipcia, el jefe del Estado debe someter esta medida al Parlamento, en el que domina su sector político, que tiene una semana para pronunciarse.
Al Sisi se expresaba durante una conferencia de prensa en el palacio presidencial de El Cairo, pocas horas después de los dos atentados.

"Hay una serie de procedimientos a seguir, en primer lugar un estado de emergencia de tres meses", anunció con gesto grave el presidente, precisando que esta medida fue tomada para "proteger" y "preservar" al país.

Pocas horas después de los atentados, Abdel Fatah al Sisi pidió ayer al ejército que despliegue sus fuerzas para proteger las "infraestructuras vitales" del país. Su primer ministro Sherif Ismail insistió por su lado en "la determinación del Estado a erradicar semejantes actos terroristas y eliminar de raíz al terrorismo".

Los ataques

Un kamikaze perpetró un ataque contra una iglesia de Alejandría (norte) en el que murieron 17 personas y 48 resultaron heridas, según un último balance actualizado del ministerio de Salud.
El individuo, que llevaba un cinturón de explosivos, se hizo estallar después de que la policía le impidiera entrar en la iglesia de San Marcos, indicó el ministerio del Interior.

El papa copto Teodoro II, que había asistido a las celebraciones del Domingo de Ramos en esa misma iglesia por la mañana, abandonó el templo antes de la explosión, según informó su secretario personal.

Horas antes, un primer atentado, aparentemente también perpetrado por un suicida, dejó 27 muertos y 78 heridos en la iglesia Mar Girgis de Tanta, a 120 kilómetros al norte de El Cairo, en el delta del Nilo.
"La explosión tuvo lugar en las primeras filas, cerca del altar durante la misa", indicó el general Tarek Atiya, adjunto del ministro del Interior encargado de las relaciones con la prensa.

Unas imágenes difundidas por el canal de televisión privado Extra News mostraban el suelo y las paredes blancas de la iglesia cubiertos de sangre, así como bancos de madera destrozados.
El EI reivindicó ambos atentados a primera hora de la tarde, meses después de que su rama siria llamara a atacar a "los infieles o apóstatas en Egipto y en todas partes", una forma de señalar a la comunidad copta.

Para el diputado Yehia Keduani, miembro de la comisión de Defensa y Seguridad Nacional, "la mayoría del Parlamento aprobaría el estado de emergencia", puesto que "la situación lo exige para restablecer la seguridad nacional".

El estado de emergencia ya se había mantenido durante tres décadas bajo el mandato de Hosni Mubarak, y su abrogación fue una de las principales demandas de los militantes que protagonizaron la revuelta de 2011 que puso fin a su gobierno.

Mustafa Kamel Al Sayyid, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de El Cairo, advirtió del riesgo que el estado de emergencia puede suponer para los militantes de la oposición.

"Con Al Sisi, vemos que los arrestos y los juicios conciernen, afectan también a personas que no tienen ningún vínculo con los actos terroristas", avisó.

Repercusiones internacionales

Las explosiones de este domingo ocurrieron algunos días antes de una visita del papa a Egipto, los próximos 28 y 29 de abril. "A mi querido hermano, su santidad el papa Teodoro II, a la iglesia copta y a toda la querida nación egipcia expreso mi profundo pesar", dijo el papa Francisco durante la oración del Ángelus tras enterarse de lo ocurrido.

Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, condenó el atentado en su cuenta de Twitter y el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas los calificó de "odiosos" y "cobardes".
Al Azhar, la prestigiosa institución del islam sunita con sede en El Cairo, también condenó ese ataque. "El objetivo de este cobarde ataque terrorista es atentar contra la seguridad y la estabilidad de nuestro Egipto, y la unidad del pueblo egipcio, lo cual exige que todos los integrantes de la sociedad permanezcan unidos", aseguró.

El 11 de diciembre, un kamikaze del EI mató a 29 personas en la iglesia copta de San Pedro y San Pablo en El Cairo.

Con un balance de 45 muertos, el del domingo se trata de los atentados más sangrientos cometidos en los últimos años contra los coptos, que representan el 10% de los 92 millones de habitantes del país.

Gobierno uruguayo repudió el ataque

El Ministerio de Relaciones Exteriores condenó los dos atentados en el inicio de la Semana Santa para los cristianos. A través de un comunicado, cancillería expresó "su repudio frente a este tipo de acciones que atentan contra la vida y dignidad de civiles inocentes, en el convencimiento de que no existe razón alguna que justifique tales actos".

"El gobierno y el pueblo uruguayo extienden su solidaridad con el pueblo y las autoridades de la República Árabe de Egipto, y hacen llegar sus condolencias a los familiares de las víctimas y auguran una pronta recuperación a los heridos", decía el comunicado. A nivel internacional, el secretario general de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, expresó sus "profundas condolencias a las familias de las víctimas, al gobierno y los ciudadanos de la República Árabe de Egipto", informó en un comunicado su portavoz, Stéphane Dujarric.

Fuente: AFP

Populares de la sección