Ejército sirio incumple la tregua y bombardea una región rebelde

La pugna por el agua, vital para Damasco, es la causa de los ataques
El ejército sirio bombardeó nuevamente ayer lunes una región rebelde cercana a Damasco para intentar apoderarse de fuentes de agua vitales para la capital, en tanto los insurgentes denuncian una violación de la tregua global.

Vigente hace cuatro días, el enésimo cese de las hostilidades desde el comienzo de la guerra, hace seis años, debía abrir el camino a negociaciones de paz previstas para fines de enero en Astana (Kazajistán), bajo la égida de Moscú y Teherán, padrinos del régimen, y Ankara, que dio su apoyo a los rebeldes.

Pero la tregua puede verse amenazada de continuar los bombardeos sobre Wadi Barada, región controlada por los rebeldes a 15 km de Damasco, donde se encuentran las principales fuentes de agua potable que abastecen a los cuatro millones de habitantes de la ciudad y alrededores.

Desde hace dos semanas, antes de la tregua pactada por Rusia y Turquía, la Fuerza aérea bombardea esta zona casi diariamente, y las tropas del gobierno avanzaron ayer hasta las inmediaciones de Ain al Figé, una importante fuente de agua.
Advertencia rebelde

"Bombardeando Wadi Barada por aire y con artillería sobre varios ejes, las tropas del régimen, apoyadas por el Hezbollah chiita libanés, avanzaron en la zona y están en los alrededores de Ain al Fijé", indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que afirma que continúan registrándose violentos combates.

El 25 de diciembre, el gobierno acusó a los rebeldes de haber "contaminado con diésel" la red de agua, en tanto estos señalan su negligencia. Desde hace una semana hay escasez de agua en Damasco y sus habitantes hacen cola ante camiones-cisterna.
Ante la continuidad de los bombardeos, los rebeldes de Wadi Barada advirtieron del peligro que se cierne sobre la tregua.

"Llamamos a los padrinos de la tregua a asumir su responsabilidad y presionar al régimen y a sus milicias aliadas para que cesen sus violaciones flagrantes del acuerdo"; en caso contrario, "llamaremos a todas las facciones rebeldes que operan en Siria a desobedecer el acuerdo y enardecer los frentes", afirmaron en un comunicado.

Miembros del grupo yihadista Frente Fateh al Sham, exrama de Al Qaeda en Siria, combaten junto a los rebeldes en la región.

Este grupo, al igual que el Estado Islámico (EI), está excluido de la tregua, por lo que esta alianza hace muy difícil aplicarla, como pasó en otras que estallaron en pedazos.

Muy debilitados, estos grupos rebeldes no pueden distanciarse de la formación extremista, mejor equipados y con un papel militar clave en la lucha contra el régimen.

El EI, en cambio, actúa solo en las regiones que controla en el norte sirio, donde sigue siendo bombardeado por rusos, estadounidenses, turcos y sirios.
La organización terrorista yihadista volvió a marcar presencia a principios de este año, tras haber reivindicado los atentados en Estambul y Bagdad, que totalizaron más de 70 muertos.

Proceso político

Para darle más peso a su iniciativa, Rusia buscó y obtuvo el sábado pasado el apoyo del Consejo de Seguridad de la ONU, aunque moderado.

Apoyando "los esfuerzos de Rusia y Turquía para poner fin a la violencia en Siria y con un proceso político en marcha, el Consejo de seguridad se limitó a "tomar nota" de los términos del acuerdo, recordando la necesidad de aplicar "todas las resoluciones pertinentes de la ONU".

Entre ellas figura la 2254 que contempla, por iniciativa de Washington, establecer una hoja de ruta completa para la salida de la crisis.

En plena transición política, a la espera de la asunción de Donald Trump, Estados Unidos, que apoya la oposición a Damasco, no se vinculó a esta última iniciativa, por primera vez desde el comienzo de la guerra en 2011.

En cambio, por primera vez Turquía apadrina un acuerdo como este, gracias a su acercamiento a la Rusia de Vladímir Putin, que quiere aparecer como artífice de paz tras su intervención militar apoyando al gobierno de Bashar al Asad desde setiembre de 2015.

Las negociaciones de Astana precederán a las conversaciones de febrero en Ginebra, en tanto que las precedentes discusiones intersirias no permitieron avizorar una solución al conflicto, que ya causó más de 310 mil muertos y millones de refugiados desde el año 2011.

La tregua global, la primera desde setiembre, es justamente el preludio de las negociaciones de paz en Kazajistán para intentar poner fin a la guerra.

El acuerdo había sido cerrado una semana después de la reconquista de Alepo por el régimen de Bashar al Asad.

Ataque terrorista

El suministro eléctrico en la provincia siria de Al Quneitra, en el sur del país y fronteriza con Israel, quedó interrumpido después de que un "grupo terrorista" atacara torres de electricidad, informó la agencia de noticias oficial, SANA. Una fuente de la provincia, citada por la agencia, dijo que "los terroristas hicieron explotar bombas colocadas en tres torres de electricidad en la región de Al Jazriyia", ubicada al sur de la capital, Damasco.

Fuente: AFP

Populares de la sección