El 50% de la lana de la zafra 2015/2016 fue acondicionada grifa verde

En una primera parte se destacó la demanda por las lanas Corriedale, luego hubo varios meses sin negocios y al final las lanas finas fueron las preferidas
El 50% de la zafra lanera 2015/2016 se realizó con máquinas de esquila habilitadas para hacer acondicionamiento grifa verde, aunque también hay que tener en cuenta que la población ovina y por lo tanto el volumen de lana cosechada se ha achicado, comentó a El Observador Agropecuario el presidente saliente de la Unión de Consignatarios y Rematadores de Lana del Uruguay, Ricardo Stewart.

El empresario destacó que es notoria la mayor demanda y precios que se obtienen por las lanas acondicionadas grifa verde, sobre todo en las lanas finas.

Explicó que hacer ese acondicionamiento no tiene un sobre costo significativo respecto al tratamiento tradicional, porque el coleo ya está implícito, lo que sí se suma son los análisis de laboratorio, pero indicó que tienen un costo muy razonable.

Comentó que lo único que se debe tener en cuenta es el descole previo, que se hace hasta 30 días antes; de lo contrario se puede realizar el mismo día de la esquila, a primera hora de la mañana, y allí sí implica un trabajo extra. Pero remarcó que se nota una clara diferenciación del producto, no solo en demanda sino en precios, considerando el valor agregado que implica la grifa verde.

Afirmó que hay disponibilidad de máquinas de esquila que brindan este servicio, sobre todo en la región norte del país.

El 50% restante de las lanas que se ofrecieron en la zafra se distribuye entre grifa celeste y sin acondicionar. Stewart consideró que hay que trabajar más en la grifa celeste, porque "perdió un poco las garantías que daba".

La zafra que pasó

El consignatario lanero analizó que la zafra 2015/2016 fue distinta a las demás, con diferentes escenarios que se distinguieron por la demanda. El primero fue de agosto a diciembre, con muy buena demanda por lanas Corriedale y acondicionadas grifa verde, con precios de US$ 4 por la mayor parte del volumen. Sin embargo, el mercado se presentó más volátil para las lanas finas, arrancó bien, después fue bajando y luego tuvo un freno importante entre diciembre y marzo. "Después de haber vivido varias zafras nunca había un visto un arranque de año tan lento como este", remarcó Stewart al describir el período.

Luego el mercado volvió a arrancar bien, sobre todo para las lanas finas, se retomaron los precios de diciembre y en algunos casos fueron incluso superiores a las cifras que se venían manejando. Sin embargo, para las lanas Corriedale el comportamiento del mercado fue diferente, y los precios se ubicaron por debajo de la primera parte de la zafra.

El escenario en común fue la demanda firme por las lanas acondicionadas grifa verde y con datos objetivos de rendimiento, que hacen un diferencial notorio en la demanda y el precio, más en las lanas finas que en Corriedale.

La zafra que inicia

Al inicio de otra zafra lanera, Stewart comentó que ve al mercado estable, con demanda firme y precios "razonables" para las lanas Corriedale. "Quizá estemos un poquito por debajo del año pasado, sobre todo para las lanas no acondicionadas. Estas últimas sí se aproximan al promedio de la zafra pasada, aunque aún no llegan a los US$ 4. De todos modos queda mucho por recorrer. Por otro lado, las lanas finas están con un mercado interesante", dijo.

Sobre el momento de comercialización, normalmente los productores esquilan y si el mercado está con precios razonables vende su producto en ese momento.

Indicó que quienes esquilan preparto normalmente venden su lana enseguida, y quienes lo hacen en octubre y noviembre posiblemente decidan esperar a la segunda parte de la zafra. Resumió que no hay un patrón, y si los precios son razonables el productor normalmente vende.

"En la charla con el consignatario, el productor tendrá un panorama más claro de cómo está la demanda, si los precios son buenos o no, y si vale la pena esperar o no para vender", sostuvo.

Coincidencia

El nuevo presidente de la Unión de Consignatarios y Rematadores de Lana del Uruguay, Pablo Iramendi, coincidió con Ricardo Stewart sobre la estabilidad del mercado lanero en el inicio de una nueva zafra. En entrevista con El Observador Agropecuario, publicada el viernes 17 de junio, indicó que la zafra 2016/17 será similar a la anterior, aunque señaló que podrá haber variaciones de acuerdo a los valores de las monedas, algo que influye mucho en el mercado. Indicó, además, que en la medida que no haya stocks sobrantes en Australia o en otros países productores como Uruguay, los precios irán acompañando. "No esperamos precios ni muy superiores ni muy inferiores a los actuales", dijo el empresario.

CuadroLanas_zafra15_16



Populares de la sección

Acerca del autor