El 70% de "jóvenes en red" retomó estudio o trabajo

El programa social tuvo más de 5.500 participantes desde 2013

Cuando los padres de Anaís se separaron, le tocó ayudar con las tareas de la casa. El liceo y un arte marcial que practicaba pasaron a un segundo plano, hasta que desparecieron. Tenía 16 años y pasó a "no hacer nada". Ese "no hacer nada" le empezó a pesar, pero retomar aquello que había dejado no le resultaba fácil.

En marzo de este año, Anaís empezó el primer año de Deporte y Recreación de la UTU y volvió a entrenar el arte marcial que había abandonado. Desde hace un año y medio participa de "Jóvenes en red", un programa del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), que hasta febrero de este año trabajó con más de 5.500 jóvenes de entre 14 y 24 años, que habían dejado de estudiar o trabajar, para intentar que volvieran a vincularse al ámbito laboral o educativo.

De los casi 5.600 jóvenes que captó el programa desde 2013, el 70% volvió a estudiar o trabajar, según dijo a El Observador Diego Olivera, coordinador de "Jóvenes en red", en base a un relevamiento realizado a partir de formularios que llenan los participantes. Durante 2015, se sumaron 1.380 adolescentes y entre enero y febrero de este año, 67.

Jóvenes en red realiza talleres en barrios de Montevideo y localidades de Canelones, Cerro Largo, Artigas, San José, Salto, Paysandú, Tacuarembó y Rivera.

Dos veces por semana, Anaís va al Centro Cultural Carlos Carrasco, ubicado en el barrio Santa Catalina, donde vive. Junto a ella, otros jóvenes estudian durante unas dos horas, acompañados de tres integrantes del programa, que los tutorean. Cada equipo puede trabajar con hasta 60 jóvenes.

Según datos del último relevamiento realizado, más de la mitad de los participantes (54,4%) son mujeres y uno de cada cuatro es padre.

Al momento de ingresar al programa, 3,2% no sabía leer y escribir y 95% había asistido alguna vez a un centro de enseñanza formal, pero no estaba asistiendo en ese momento. El nivel educativo máximo alcanzado por la mayoría fue ciclo básico, pero incompleto y menos del 5% lo había terminado.

Además, tres de cada 10 participantes del programa trabajaron alguna vez, pero solo 14% aportó al Banco de Previsión Social (BPS).

Precisamente uno de los requisitos para poder formar parte del programa es no estar trabajando o estudiando en ese momento.

Captar jóvenes

Anaís se enteró de Jóvenes en red porque su cuñado había participado. Pero no todos los participantes oyeron hablar de él. Olivera explicó que la incoporación de adolescentes al programa implicó, en un primer momento, "salir a buscarlos".

Cada joven participa durante 18 meses y el objetivo es que al finalizar vuelva a estar vinculado tanto al ámbito laboral o educativo. Por ese motivo, en Jóvenes en red también están involucrados el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Educación y Cultura, el Consejo de Educación Técnico Profesional (UTU,) el Consejo de Educación Secundaria y el Instituto del Niño y Adolescente del Urguay (INAU). Además, realizan actividades recreativas y turísticas, con el apoyo del Ministerio de Turismo.

Una vez que finalizan los 18 meses, la idea es que los jóvenes tengan trabajo o estén estudiando.

Muchos de los que no logran conseguir niguno de los dos objetivos siguen vinculados al programa, aunque no formalmente.

Mientras Anaís terminaba de hacer su resumen, a Martín Fernández, su tutor, le sonó el celular.Quien lo llamaba era un adolescente que había participado de "Jóvenes en red" y se quedó sin trabajo. Fernández lo invitó a uno de los talleres, para buscarle una solución a su problema.

Que no sea un círculo

De las paredes del lugar donde Anaís estudia junto a otro jóvenes cuelgan carteleras con ofertas de trabajo. El taller, denominado "Apoyo al estudio", dedica parte del tiempo a buscar avisos en diarios para quienes estén interesados.

Si bien "Jóvenes en red" sirve como nexo para acceder a otros programas y servicios del Mides como las asignaciones familiares, Olivera remarcó que la idea es que no haya "un círculo de programas", sino que consigan un trabajo o retomen los estudios, y que no "pasen de un programa al otro".

Anaís terminará de participar de "Jóvenes en red" en junio, cuando ya haya cursado la mitad de su primer año de Deporte y Recreación en la UTU.

Durante ese año y medio como participante, terminó ciclo básico y la idea de estudiar profesorado de educación física cobró fuerza. Fernández, su tutor, no duda de que vaya a lograrlo. "Ella va a seguir sola sin ningún problema", dijo.


Populares de la sección

Acerca del autor