El barrio Maroñas esperó 50 años y ahora tiene calle nueva

La continuación de la avenida Larrañaga se inaugura hoy
En la esquina de Mariano Estapé y Juan Carrara, un cartel anuncia lo que se verá apenas unos metros más adelante: una avenida nueva con su cantero en el medio y calles flechadas en sus laterales que atraviesan el barrio Maroñas, y chocan de frente con el edificio del Hipódromo.

Lo que también se ve pero que no aparece en el letrero son los restos de viviendas de hormigón, esqueletos de lo que eran habitaciones y hasta la silueta de parrilleros o estufas a leña.
La Intendencia de Montevideo inaugura hoy una obra que los vecinos reclamaban desde hace al menos cincuenta años: una doble vía que continuara a la avenida Larrañaga y que diera una mayor contectividad en el barrio. El viernes algunos de quienes viven sobre esa calle mostraron su satisfacción por saber que, después de tanto tiempo, verían la obra finalizada.

"La luz", fue lo primero que resaltó Magdalena, una mujer de 73 años que vive en el barrio desde que nació. Cuando era joven ya escuchaba de la posibilidad de continuar la avenida Larrañaga hasta la llegada del Hipódromo, aunque pasaron bastantes años antes de que se concretara. Quizá por eso suspiraba cada vez que respondía las preguntas sobre la nueva calle, como si la realización hubiese implicado un antes y un después. "Esto mejoró muchísimo", confirmó luego en palabras.
El ensanche de la avenida Estapé generó cambios en el barrio que, mientras algunos vecinos los celebran, otros los padecen.

Uno de los más notorios fue la reducción del asentamiento Siete Manzanas, ya que una parte de él se encontraba en donde ahora está la avenida.

De ese lado vivían 215 familias en casas de chapas, cartón y náilon, y otras tantas que eran dueñas de sus terrenos pero la comuna los expropió para poder implementar la construcción.

Según la Intendencia de Montevideo, el proyecto inicial es de 1948 y hoy la obra vial implicó una inversión de $ 35,5 millones que se sumaron a los $ 427 millones que costó la demolición de viviendas y la construcción de seis complejos habitacionales para realojar a las familias del asentamiento. Con la refacción se agregaron 52 luminarias y se colocaron rampas de accesibilidad en las cinco cuadras intervenidas.

"Cambió estéticamente para mejor. Pero en lo personal nos perjudicó" María Godoy, almacenera de Maroñas

En 2013 comenzaron los trabajos de realojo y dos años más tarde una de los laterales de la avenida Mariano Estapé quedó completamente deshabitada. Los restos de lo que era parte del barrio es lo que ahora molesta a algunos.

"Lo que hicieron está perfecto, pero nos ha quedado una media manzana destruida que parece una ruina, un lugar de guerra. Así ha quedado el barrio, con algo nuevo que es muy lindo pero que encierra sus peligros", resumió Dora, una vecina algo menos optimista que la anterior.

"¿Dónde va a ser la parada del ómnibus?", preguntó después. La preocupación por la ubicación donde deberán esperar las líneas se repitió en varios de los vecinos consultados por El Observador. Por allí pasaban en un sentido el 192, el 330 y el 71, pero ahora que la calle también tiene el sentido contrario, los usuarios están desorientados con respecto a dónde esperar a los ómnibus cuando necesitan el recorrrido inverso.

Hasta ahora, las líneas pasaban por las calles alternativas, pero según informó a El Observador el alcalde del Municipio F, Francisco Fleitas, con la nueva construcción los ómnibus usarán la avenida Mariano Estapé tanto para ir como para volver. Pero las nuevas paradas aún no están.

Clientes van y vienen

María y Carlos, dueños del almacén Avril ubicado a una cuadra del Hipódromo, tienen un sabor agridulce con respecto a la nueva obra. "Cambió estéticamente para mejor, pero en lo personal nos perjudicó", respondió la mujer, que atiende el comercio desde hace 12 años. Con el paso de los meses se dieron cuenta de que, a medida que el asentamiento se iba vaciando, sus clientes empezaron a disminuir.
"No pensamos que nos iba a bajar tanto la venta", agregó Carlos. Pero no todos los comercios notaron la misma afectación.

Ana (nombre ficticio) tiene una peluquería en la zona desde hace más de una década. Su comercio no se vio afectado por la partida de las familias y, en cambio, resaltó que con el realojo su local tiene mayor visibilidad.

"La calle nueva, todo muy lindo, la luz, bárbaro, pero acá lo que se necesita es más seguridad", señaló, con la condición de que no se revelara su nombre.

Sus dos clientas, que viven sobre la calle Victorica (ver apunte), asentían cada comentario que la peluquera hacía sobre los robos, la falta de semáforos y el estado ruinoso que quedó sobre una de las veredas. Según dijeron a El Observador fuentes de la IMM, en la inauguración de hoy se realizarán anuncios sobre seguridad.

El resultado de la obra cambia según el ojo que la mira. "Cuando limpien todo, va a ser un Maroñas como era antes", comentó Magdalena, la mujer de 73 años que suspiraba, y que ahora sueña con volver a ver el barrio de las puertas abiertas.

¿Qué fue de Los Pitufos?

Desde 2013, la banda de Los Pitufos empezó a hacerse conocida en Maroñas por interceptar a los autos que circulaban en la zona para robarles. La banda usaba niños de cuatro y tres años, a quienes ponían a jugar en la calle para que los autos se detuvieran. La mayoría de sus integrantes vivía en el asentamiento Siete Manzanas, que ahora se redujo con el realojo en diferentes complejos habitacionales.

Varios vecinos de la zona, que no quisieron identificarse, aseguraron a El Observador que parte de la banda se disolvió porque algunos integrantes fueron realojados y otros están presos. Sin embargo, algunos de ellos siguen viviendo en el barrio. Quienes circulan por la zona de forma cotidiana evitan hacerlo por la calle Juan Victorica, dado que es donde generalmente se siguen produciendo los robos. Esa calle es paralela a la avenida Mariano Estapé y a lo largo de ella se ubica la parte del asentamiento irregular que aún queda. Con la iluminación y la instalación de cámaras, los vecinos esperan que la situación mejore.

Populares de la sección

Acerca del autor