El BPS indaga si fue Orrico o Asamblea Uruguay el que evadió aportes

Legisladores astoristas defendieron al sector en conversaciones con el MPP
Lo que comenzó como una diferencia política entre el ministro de Economía y líder de Asamblea Uruguay, Danilo Astori, y el expresidente del Sodre, Jorge Orrico, terminó por poner sobre la mesa un debate acerca de los deberes laborales que tienen los partidos con la gente que contrata, y en una investigación del Banco de Previsión Social (BPS) para determinar responsabilidades en el caso que involucra a uno de los principales grupos del Frente Amplio.

Fuentes oficiales informaron a El Observador que el banco ya dictaminó que hubo omisión en los aportes de la secretaria de Orrico y analiza ahora de quién es la responsabilidad por esa falta. Si bien el organismo puede haber determinado ya quién es responsable por los impagos, el proceso implica que se de vista al empleador –ya sea Orrico o Asamblea Uruguay– para que puede efectuar sus descargos.
El exdirector del BPS en representación de los trabajadores, Ariel Ferrari, señaló su preocupación ante el hecho de que en el caso esté involucrado Astori.
"Hay miles de denuncias de ese tipo por año. Lo que acá sorprende es que se trata de un sector en donde hay una fuerte participación del ministro de Economía, que ha expresado su preocupación por el déficit del BPS. Y un pequeño componente del deficit es que en Uruguay existe un 18% de informalidad", dijo Ferrari.

El caso fue abordado informalmente por legisladores de la izquierda, y se habló del tema entre parlamentarios del Partido Nacional.

Los hechos.

Orrico y Astori, tenían una estrecha relación personal. Eran, según dicen aquellos que los conocen, casi amigos.
Durante cuatro legislaturas el parlamentario había estado en la primera línea de defensa del líder de Asamblea Uruguay hasta que, antes de las pasadas elecciones, fue desplazado de los primeros lugares de las listas al Parlamento y no pudo ser reelecto.

La distancia entre Orrico y Astori menguó cuando el ministro de Economía lo designó en la presidencia del directorio del Sodre. Pero la relación no volvió a ser la misma.
Orrico se alejó de los órganos de conducción de Asamblea Uruguay y la relación entre ambos transcurrió en una calma chicha hasta que, esta semana, se quebró definitivamente.
De forma intespestiva, Orrico renunció a su cargo el jueves 1 –a pedido de la ministra de Educación María Julia Muñóz– luego de que Astori le retirara su confianza política.

Con el paso de las horas las razones del choque entre Orrico y Astori permanecieron en las sombras. El expresidente del Sodre decidió no atender las llamadas de los periodistas hasta que el sábado 3 el diario El País informó que las razones del cese estuvieron motivadas por el hecho de que Orrico era acusado desde Asamblea Uruguay de no haberle pagado los aportes al BPS que le correspondían a la que fuera su secretaria durante 20 años.

Orrico declaró ante esa institución que la culpa era de Asamblea Uruguay y entonces Astori le retiró su confianza política.

Ayer Orrico respondió a las acusaciones e involucró en la situación a Astori, y a su esposa, Claudia Hugo que, dijo, es la que se encarga de pagar los sueldos a las secretarias de los legisladores.
"Hubo una época que de esa tarea se encargaba el compañero Gabriel Retamoso, pero desde que se fue eso pasó a manos de Claudia Hugo", dijo Orrico a El Observador.

Agregó que su secretaria, Graciela Valdivieso, "por suerte es muy ordenada y tiene todas las órdenes de pago del banco y los recibos y en todos dicen Asamblea Uruguay".

"O sea que si alguien incumplió con los aportes fue el sector político y no yo. Los recibos que tiene esa secretaria dicen 'recibí haberes de Asamblea Uruguay' dijo el exlegislador, y señaló además que el salario de los secretarios se pagan en el despacho de Astori.

Su secretaria abonó la tésis de Orrico al declarar a El País que su salario era pagado directamente por Asamblea Uruguay. "Mi jefe, Jorge Orrico, nunca manejó la partida de salarios, nunca la tuvo entre sus manos porque se la daba a Asamblea Uruguay que era la que pagaba los sueldos a los funcionarios. Es más, él nunca vió un recibo mío de sueldo, ni sabía lo que yo cobraba", afirmó Valdivieso.

El diputado Alfredo Asti fue el encargado de defender públicamente a su sector. "Cada legislador determina el monto a pagar a sus funcionarios y por tanto cuánto se le retiene para realizar los aportes patronales. Es casi teatral decir que no se sabía si se realizaban aportes o no se realizaban aportes porque hay recibos con el detalle de todo lo que le corresponde a cada funcionario", sostuvo el legislador astorista.

"Desconozco cuál era el arreglo que el señor Orrico tenía con su funcionaria. Mi funcionaria tiene todo regularizado y es la norma en Asamblea Uruguay", aseguró Asti.
Por la noche, el Consejo Político y los legisladores de Asamblea Uruguay difundieron una declaración en la que consideran que el caso que involucra a Orrico y al sector no debe ser discutido en los medios ya que es un reclamo "netamente administrativo y se resolverá en el BPS".
"Es el legislador el que determina y le indica a la organización qué, cómo, y a quién pagar, o sea que dicho pago se realiza por cuenta y órden del legislador", dice la declaración.

El director general de Trabajo, Gerardo Rey, también perteneciente a Asamblea Uruguay, terció en el asunto. "Todos los trabajadores tienen derecho a la seguridad social. Es poco relevante si era una relación consensuada o aceptada", dijo el jerarca.

Y agregó: "Acá en principio lo que hay –despues hay que verlo, porque el BPS lo está investigando– es una falta de aportes a la seguridad social de una trabajadora. Sea un partido político o un empresario deberá responder ante el organismo correspondiente".

El exdirector del BPS explicó ante una consulta realizada a principios de la década pasada, el banco respondió que los legisladores podían contratar directamente como usuarios de servicios, en un régimen similar al que aplica para la contratación de servicio doméstico.
De todas formas, agregó que si existen comprobantes de que quién empleó a la secretaria era el sector político y no el legislador, no sería este el caso.

Según pudo saber El Observador, diputados de Asamblea Uruguay y del Movimiento de Participación Popular (MPP) hablaron ayer del asunto y los legisladores astoristas responsabilizaron a Orrico por los aportes que le faltan a la secretaria.

En el MPP consideran que el error parece corresponder a Orrico pero que será Asamblea Uruguay la que aparecerá como responsable ante el BPS.
También ayer en la bancada del grupo Todos del Partido Nacional se habló del asunto y se consideró importante que el sector tenga las cuentas claras.

En el caso del grupo encabezado por Luis Lacalle Pou, es el sector el que paga los aportes a los secretarios. Los mismo sucede en el grupo colorado Vamos Uruguay de Pedro Bordaberry,
En la Alianza Nacional de Jorge Larrañaga cada legislador se encarga de esa tarea. Los parlamentarios cobran $117 mil pesos para gastos de secretaría y pueden contar con cinco pases en comisión de otras dependencias del Estado.


Populares de la sección