El caos cotidiano que rodea a la fuente del parque Batlle

La intendencia planeó semáforos en la avenida Ricaldoni pero la decisión se demora
El tránsito en la avenida Américo Ricaldoni suele ser un caos en las horas pico y en las no tanto. Autos y peatones llegan desde las calles Lord Ponsonby, Luis Morquio y Jorge Canning hasta la fuente del parque Batlle donde logran cruzar y seguir su camino por la rotonda luego de esperas y maniobras.
Esta situación no es para nada nueva y si bien la instalación de semáforos en la zona ha estado entre los planes de la Intendencia de Montevideo (IMM) desde la administración de Ana Olivera (2010-2015), lo cierto es que aún no hay certeza de cuándo sucederá.

Cuatro años atrás, la IMM trabajaba en la elaboración de un anteproyecto para colocar semáforos que permitieran modificar el sentido de circulación de algunas calles e incluso abrir una arteria dentro del parque Batlle, pero el proyecto nunca vio la luz.

Consultada por El Observador, la actual directora de Tránsito de la intendencia, Mariela Baute, dijo que la semaforización de Ricaldoni es un proyecto en el que todavía trabaja el servicio de ingeniería de tránsito, pero aún está por terminarse, por lo que no es posible "estimar tiempos" de instalación.

En tanto, la comuna trabaja en la zona con inspectores de tránsito que por lo general están en horarios de la mañana y tarde cuando se produce el mayor ingreso y salida de vehículos a la ciudad. Baute dijo que se intenta que los inspectores concurran a ese punto "en forma permanente y lo más regular posible", aunque reconoció que ante siniestros o problemas con semáforos de otros puntos muchas veces deben dejar el lugar.

"La presencia de los inspectores depende de la planificación de cada día. Hay veces que se coordina para ir a ciertos puntos, pero si algo ocurre después tal vez uno de esos puntos lo tenés que modificar. Tenemos que establecer prioridades, ver qué es lo más importante en ese momento tratando de evitar la mayor siniestralidad posible", agregó.

La intendencia también prevé la instalación de semáforos en al menos otros cuatro puntos de la ciudad donde el tránsito es complejo. Según explicó Baute, los puntos en los que la comuna evalúa instalar semáforos son la intersección de Osvaldo Cruz y José Belloni, la de camino Maldonado y Florencia, la de camino Carrasco y Saldún de Rodríguez, y la de Veracierto y Timoteo Aparicio.
La elección de esos lugares no solo responde al flujo de tránsito sino también a que los semáforos están previstos en el presupuesto participativo que se aprobó este año, por lo que la intendencia espera poder colocarlos en los próximos meses, dijo Baute.

Las vías de ingreso a la ciudad, como camino Carrasco, avenida Italia y Rivera, son otros de los puntos que la intendencia analiza con detenimiento ya que se trata de calles que, por lo general, los conductores las eligen para llegar al centro de Montevideo.

En ese sentido, Baute dijo que se está haciendo un trabajo conjunto con el Observatorio de Movilidad, el servicio de ingeniería de tránsito y los inspectores para mejorar la circulación en estas vías. Por el momento, el trabajo consiste en detectar los problemas de tránsito y derivarlos al equipo de estudio que está encargado de planificar una solución. Mientras tanto, la comuna acude a los inspectores de tránsito para que dirijan los cruces. l

Populares de la sección