El caso del matrimonio paraguayo pasa a cargo de una jueza de Familia

Tras inhibirse dos jueces, la causa pasará a la magistrada Gabriela Araújo

En Ciudad de la Costa, en Canelones, hay seis juzgados: dos se dedican a los casos penales y de menores infractores, tres a las causas de familia y el restante tramita los expedientes civiles y laborales.

Los dos jueces penales, Marcela Vargas y Pablo Benítez, se inhibieron de intervenir en la investigación del homicidio del matrimonio paraguayo acribillado el sábado 6 de febrero en Solymar porque Marcela Artagaveytia, la adolescente de 16 años que falleció atropellada por la camioneta donde viajaba la pareja extranjera, era hija de una de las actuarias de esa sede.

El pedido de Vargas de apartarse del caso fue aceptado el lunes 15 por el Tribunal de Apelaciones Penal de 3º Turno. Ayer, esa misma sala, en una sesión extraordinaria, hizo lugar a la inhibición que había planteado Benítez el lunes pasado, luego de que el expediente le fuera derivado a consecuencia de la abstención concedida a su colega.

Según el mecanismo de subrogación que prevé la ley Orgánica de la Judicatura (15.750), la investigación por el homicidio del matrimonio paraguayo que integraban Ramón Quevedo Arce y Claudia Guerrero, pasará a cargo de la jueza de familia de Ciudad de la Costa, Gabriela Araújo, dijeron a El Observador fuentes judiciales.

El artículo 105 de la ley 15.750 establece: "Si el impedido fuese un Juez Letrado de Primera Instancia del interior, si hay más de uno, lo subrogara el que le preceda en el turno y si todos estuviesen impedidos, por el Juez de Paz Departamental que accede al impedido (...)".

El juez Benítez ocupa la sede penal de 1º turno, por lo que al no tener juzgado precedente, se interpreta que el expediente debe ser derivado al juzgado de 6º turno que tramita asuntos de familia y cuya titular es la magistrada Araújo.

La investigación

Mientras se resuelve a nivel judicial qué juez debe estar al frente de la indagatoria, la Policía continúa investigando el homicidio del matrimonio paraguayo, aunque todavía sin pruebas concretas. Por ahora las únicas personas que fueron indagadas son el dueño de la cabaña donde se alojó el matrimonio paraguayo en Parque del Plata y su hija, pero ambos fueron liberados porque no hubo pruebas para vincularlos con el homicidio.

Los investigadores de la Jefatura de Policía de Canelones presumen que los dos hombres que fueron procesados con prisión en Montevideo el viernes por los homicidios de un hombre de 26 años y un bebé de 15 meses en el barrio Casabó el 30 de enero están vinculados al caso del matrimonio paraguayo, pero no hay de momento pruebas concluyentes. Si bien las balas utilizadas en los dos episodios son similares, la clave es ubicar el arma, cosa que todavía no ocurrió.


Populares de la sección