El "cementerio de traidores" que instaló el gobierno turco

Allí se enterrarán a los golpistas muertos durante el intento de golpe de Estado; se prohibieron los funerales y las ceremonias religiosas

"Cementerio de los traidores" se lee en un letrero clavado en las afueras de Estambul sobre un montículo de tierra destinado a los soldados insurrectos muertos en el intento de golpe de Estado del 15 de julio. Es una parcela rocosa expuesta al sol abrasador de julio, sin un ápice de sombra. A unos metros de allí, unos obreros construyen un refugio para animales vagabundos.

Las autoridades turcas decidieron enterrar en este terreno a los 24 amotinados fallecidos en el golpe de Estado fallido contra el gobierno y el presidente Recep Tayyip Erdogan, que se terminó con 270 muertos.

Por el momento sólo hay un soldado sepultado: el capitán Mehmet Karabekir, quien al parecer ha matado a una persona durante el golpe y su familia se ha negado a hacerse cargo del funeral. Cerca de su tumba, se han cavado otras tres fosas.

Ni oración, ni paz

"El cuerpo se trajo en ambulancia. Un puñado de personas lo enterraron y se acabó", contó un testigo a la AFP. El cementerio no está abierto al público y los medios de comunicación acuden escoltados por un responsable de seguridad.

La idea de construir un cementerio especial para "los traidores" surgió en un pleno municipal, explicó el alcalde de Estambul, Kadir Topbas. "Aquellos que han traicionado a la nación no deben nunca descansar en paz, ni siquiera en su tumba", aseguró.

La dirección de los Asuntos Religiosos, Diyanet, informó que no se oficiarán ceremonias religiosas ni se recitarán oraciones por los militares rebeldes fallecidos. "Los rezos se recitan por la redención de los muertos, pero las personas que cometen estas acciones han pisoteado las leyes de todo un país. No merecen oraciones de redención por parte de sus hermanos musulmanes", declaró el organismo.

La Diyanet ha hecho una excepción con los soldados y los miembros de las fuerzas de seguridad obligados por sus superiores a participar en el intento de derrocamiento del régimen. "Se merecen y mucho el calificativo de traidores", opina por su parte Yasar, un taxista de la ciudad.

Decisión apresurada

Sin embargo, no todos están de acuerdo con él. Algunos piensan que cualquier ser humano merece un funeral. La decisión de construir este cementerio "se ha tomado apresuradamente, en caliente", afirma Necip Taylan, profesor de teología jubilado que impartió clase en la facultad de teología de la universidad de Marmara y fue diputado del partido en el poder AKP.

"La sociedad está herida por lo que ha ocurrido pero siempre ha habido traidores. No hay nada nuevo, no creo que haya sido una buena idea crear este cementerio", declaró.

El cementerio también suscitó críticas en las redes sociales. Un usuario de Twitter preguntó, por ejemplo, si los responsables de los tres golpes de Estado en Turquía desde 1960 están enterrados aparte. El año pasado, el general Kenan Evren, a la cabeza del golpe de Estado militar de 1980, falleció y fue enterrado en un cementerio normal.


Fuente: AFP

Populares de la sección