El Chapo está "desesperado" y quiere ser extraditado a EEUU

El capo denuncia privación de sueño y falta de atención médica

"Desesperado" por no poder dormir ante la fuerte vigilancia en un penal de máxima seguridad, el capo mexicano Joaquín "El Chapo" Guzmán pidió a su defensa agilizar su extradición a Estados Unidos, dando un inesperado vuelco en el caso.

José Refugio Rodríguez, uno de los abogados del líder del cártel de Sinaloa, recibió esta semana órdenes de viva voz de su cliente para negociar con las autoridades estadounidenses.

La súbita demanda de Guzmán es producto del "momento de desesperación" que vive por el maltrato en prisión, aseguró a la agencia AFP Rodríguez, quien estima que el proceso de extradición llevará al menos dos meses.

El capo "ya no aguanta esta situación" de privación de sueño y falta de atención médica, aseguró.

"No me puedo quedar de brazos cruzados (...) cuanto más tiempo pasa, el cuerpo se debilita", agregó el abogado, que después de la recaptura del capo interpuso recursos contra la extradición.

La defensa de Guzmán aseguró la semana pasada que el capo estaría dispuesto a declararse culpable en Estados Unidos a cambio de negociar una pena "relativamente razonable" y ser llevado a una cárcel de mediana seguridad.

Guzmán, de 58 años y el narcotraficante más buscado del mundo antes de su captura, es catalogado como poseedor de un "alto perfil criminológico" por las autoridades mexicanas, quienes reconocen someterlo a medidas especiales pero legales de reclusión que incluyen pases de lista al menos cada cuatro horas por la noche para tener una "prueba de vida" del capo.

Aunque el presidente Enrique Peña Nieto se había negado a extraditarlo en su primera recaptura, ahora incluso pidió a la fiscalía general enviarlo a Estados Unidos lo antes posible.En tanto, la defensa de Guzmán dijo que no puede "abandonar ni replegar todas las acciones de defensa" del capo hasta que pueda afianzar un buen trato con Estados Unidos.

"La confianza la tenemos en lo que ha pasado con otras personas que han salido a Estados Unidos", subrayó Rodríguez, refiriéndose a casos de otros narcotraficantes que fueron extraditados recientemente.

"El no dejar dormir a una persona es un acto de tortura", argumentó el abogado en entrevista con Radio Fórmula, al asegurar que en su última visita a "El Chapo", encontró "un hombre desesperado, abatido, en un estado de salud muy grave".

"Él siente que en cualquier rato le puede pegar un paro cardíaco", denunció.

De su lado, el comisionado del Sistema Penitenciario, Eduardo Guerrero, aseguró: "En ningún momento estamos violentando las garantías y los derechos que tiene algún interno que está sujeto a este tipo de protocolo de seguridad" especial.

Entre la tormenta, una vez más la esposa de Guzmán, Emma Coronel, salió a escena para defender al capo. "Si su vida está corriendo peligro tendremos que hacer lo que sea necesario", dijo la exreina de belleza de 26 años y con quien Guzmán tiene dos niñas.

"No veo como una derrota que Joaquín se vaya a Estados Unidos (...). Mis hijas y yo somos ciudadanas americanas", dijo a Radio Fórmula.

Huelga de hambre

Uno de los abogados de "El Chapo", José Luis González Meza, dio un paso más y ayer anunció que algunos familiares del capo y tres de sus abogados -él mismo, Juan Pablo Badillo y Andrés Granados- iniciarían mañana una huelga de hambre indefinida frente al penal, como medida de protesta por su trato.

La secretaria estadounidense de Justicia, Loretta Lynch, dijo recientemente que confía en que las cortes mexicanas decidirán pronto la extradición de Guzmán, pero la embajada de Estados Unidos declinó hacer cualquier comentario sobre el anuncio del abogado Rodríguez.


Fuente: AFP

Populares de la sección