El chavismo celebró el aniversario de su líder, lo poco que puede festejar

La crisis política y económica empantana el gobierno de Nicolás Maduro
Cuando los venezolanos prendieron anoche el televisor en el canal 8, el programa habitual del expresidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, "Con el mazo dando", había cambiado por el documental "Los sueños llegan como la lluvia". Era la enésima vez que la televisión pública repetía ese programa en los últimos diez años, en el que el expresidente Hugo Chávez narraba aspectos de su infancia y de su vida. Pero era un día especial; se cumplían 62 años del nacimiento del líder del chavismo.

Más temprano, diversos actos a lo largo del país, desde la inauguración de un gran parque en Caracas con su nombre hasta espectáculos musicales y discursos del presidente Nicolás Maduro, fueron también televisados por el canal dirigido desde el Palacio de Miraflores.

El chavismo mostraba a través del medio de comunicación más masivo sus festejos por lo que hubiera sido un nuevo cumpleaños del "comandante eterno", Hugo Chávez, mandatario de Venezuela desde 1999 hasta su muerte en marzo de 2013. "Chávez, el hombre que trascendió los paradigmas", "Chávez, hombre que se transformó en obras" y "Chávez, el padre de la generación de oro" fueron algunos de los clips que el canal estatal VTV difundió ayer.

"Hoy celebramos con los Pueblos del Mundo los 62 años de vida del Comandante Hugo Chávez... y decimos ¡La Patria Sigue!", escribió Maduro por la mañana en su cuenta de Twitter. Casi todos los dirigentes del chavismo lo imitaron con mensajes similares de festejo.

Por estos días, el recuerdo de su mentor es de lo poco que pueden festejar.

La fuerte crisis económica en el país caribeño dejó al dólar a mil bolívares en el mercado negro en un país cuyo salario mínimo es de 15.000 bolívares, o sea, 450 pesos uruguayos. El poder de compra de los venezolanos es cada vez menor, dado que el año pasado los precios casi que se triplicaron y para este año vaticinan que se multipliquen por ocho. El Fondo Monetario Internacional proyecta una caída del Producto Bruto Interno en ese país de 10% para este año, mientras que una más optimista Celac estima el derrumbe en 8%. Ni la crisis de 2002 en Uruguay tocó tan bajo (en esa ocasión el PBI cayó 7,7%). Y en ningún caso son cosas para celebrar. Serían los peores datos macroeconómicos en todo el mundo en este 2016.

Pero no es solo cuestión de indicadores. La desesperación de la población por acceder a productos básicos ante una escasez generalizada provoca largas filas afuera de los comercios y cruces de frontera hacia Colombia para poder comprar lo necesario.

En tanto, la Sociedad Médica de Puericultura y Pediatría de Venezuela señaló que el desabastecimiento llegó a hospitales y colegios, donde la falta de fórmulas lácteas para bebés y alimentos con proteínas agravó los casos de desnutrición infantil en el país, según informó ayer la agencia EFE.

Ante la imposibilidad de resolver el problema, Maduro derivó a mediados de julio las tareas de abastecimiento de alimentos a los militares.

El malestar es aprovechado por la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que esta semana se manifestó en las calles para que el Consejo Nacional Electoral dé los pasos necesarios que permitan llegar a un referéndum que confirme o revoque a Maduro. En realidad, ellos solo quieren que lo revoque. Y, según las encuestas, la mayoría de los venezolanos también.

Con Cilia en Familia

El chavismo no tiene respiro y cuando un desastre en el gobierno no termina de explotar, ya le salta otro. A la debacle económica se le sumó la confesión de dos sobrinos de la que el socialismo del siglo XXI denomina "la primera comandante", la esposa de Maduro, Cilia Flores, que reconocieron estar involucrados en planes de narcotráfico, según documentos de la justicia estadounidense divulgados hace una semana.

Flores, quien el año pasado tuvo un programa de televisión denominado "Con Cilia en Familia", terminó perjudicando aún más la imagen de su marido, ya venida a menos.

Un informe de la organización de derechos humanos Human Rights Watch divulgado el miércoles señaló que al menos 21 personas fueron detenidas en Venezuela entre mayo y junio por su disidencia política, "acusadas de planificar, instigar o participar de protestas contra el gobierno".

El director para América de esa organización, José Manuel Vivanco, indicó que hay unos 90 presos políticos en el país caribeño, y que un estudiante detenido en mayo relató que había sido "golpeado y torturado hasta que aceptó firmar una confesión luego de que los agresores amenazaran con violarlo sexualmente".

"Las torturas incluyeron aplicarle descargas eléctricas, cubrirle la cabeza con una bolsa plástica para provocarle asfixia, y colocarle un palo en el recto y amenazar con violarlo", dice el informe presentado esta semana.

Vivanco afirmó que "mientras el gobierno actual cuente con un poder judicial abyecto, subordinado al Ejecutivo, la impunidad será la norma y la arbitrariedad también".

Desde filas chavistas se aduce que Human Rights Watch está financiado indirectamente por el gobierno de Estados Unidos.

Una de las últimas medidas de Maduro para combatir la emergencia económica se vio plasmada esta semana en una resolución del gobierno que obliga a las empresas públicas y privadas a darle parte de sus trabajadores para reforzar al sector agrícola.

El chavismo reconoce la crisis, aunque le echa la culpa a la "guerra económica" orquestada por "la derecha internacional" para destruir al gobierno de Venezuela. Y por las dudas, siempre saca a relucir su estampita dorada. Esa que recuerda los millones de personas que salieron de la pobreza o que se incorporaron al sistema educativo y de salud. La de San Hugo.

Populares de la sección

Acerca del autor