El ciclón extratropical de 2005 fue más profundo que el de ayer

Ambos fenómenos se originaron por una baja presión atmosférica

El fenómeno climático que se vivió este miércoles fue un ciclón extratropical, según coincidieron en señalar meteorólogos consultados por El Observador. Así también catalogaron al temporal del 23 de agosto de 2005. La diferencia fue que mientras el del 2005 sorprendió porque no había sido anunciado previamente por los predictores, ayer la población estuvo sobre aviso y pudo tomar precauciones.

En 2005 murieron 10 personas y los daños fueron millonarios. Ayer murieron dos personas que fueron arrastradas en su auto por la corriente de un arroyo en San José. Los daños aún no han sido evaluados.

De todos modos, lo sucedido siete años atrás sirvió para que la población preste atención al color con el que se cataloga el nivel de riesgo y al parte meteorológico. Con ese antecedente, se cerraron oficinas públicas y comercios, se suspendieron clases y eventos, se evacuaron edificios.

La Dirección de Meteorología advirtió de la alerta roja –la máxima prevista para un fenómeno climático– que implica la existencia de “fenómenos no habituales de intensidad excepcional, con un nivel de peligro muy alto para la población”.

El profesor Mario Caffera, ex encargado de la licenciatura de Meteorología en la Facultad de Ciencias, dijo a El Observador que lo ocurrido este miércoles fue un “ciclón extratropical” similar al del año 2005. Los ciclones extratropicales implican un movimiento de circulación que en este caso fue de dimensiones reducidas con fuertes vientos que concentraron la energía.

El experto dijo que este tipo de fenómenos son bastante frecuentes, aunque con las características del de ayer se recuerda únicamente el de 2005 y otro que existió en 2001 cuando los vientos alcanzaron los 180 kilómetros por hora (Km/h). En el 2002 se registró una tormenta conocida como “supercelda” que tuvo varios tornados asociados.

El 23 de agosto de 2005, el ciclón empezó en el Río de la Plata, entró al territorio por Kiyú (San José) y siguió para Joanicó  (Canelones) donde se disipó. Igual que ahora los vientos fueron “generales”, señaló Caffera.

El actual ciclón, que luego del mediodía perdió fuerza, se desplazó por la costa afectando  desde Montevideo a Rocha, zona para la cual la Dirección Nacional de Meteorología lanzó el alerta roja.

Caffera recordó que en Uruguay no hay huracanes, que son típicos de los mares tropicales, pero sí hay vientos huracanados que se caracterizan por ser muy fuertes. El ciclón extratropical, explicó, tiene dimensiones parecidas a la de un huracán y se produce por un frente de masa de aire frío que se estaciona, y se ondula para formar la depresión atmosférica.

El meteorólogo Nubel Cisnero prefirió no calificar lo sucedido como ciclón extratropical pero coincidió en las características del evento: “una fuerte depresión atmosférica, que se asoció a un frente frío”. Esa baja presión llegó por el oeste, en Colonia, y luego se desplazó al resto del país con fuertes vientos. La presión bajó a 992 hectopascales cuando lo normal es 1013. Cisnero dijo a El Observador que hoy jueves “se volverá a la normalidad”.

Al ser consultado sobre lo ocurrido en 2005 en relación a este fenómeno, señaló que en ambos casos hubo una baja presión pero fue mayor hace siete años cuando llegó a los 980 hectopascales. En aquel entonces, los vientos alcanzaron una velocidad de 200 km/h. Los vientos más fuertes de ayer de tarde se registraron en la estación de Punta del Este y fueron 172 Km/h, según Meteorología.

Cisneros está convencido que desde el temporal ocurrido en el año 2005 se generó “una psicosis” en la población que se mantiene aún hoy.

Mario Bidegain, docente del Departamento de Meteorología de la Facultad de Ciencias e investigador de la Dirección Nacional de Meteorología, calificó lo ocurrido como una baja presión atmosférica extratropical –por ocurrir en latitudes medias del planeta, es decir, entre los trópicos y los polos– que también puede llamarse ciclón.

Se caracteriza por la presencia de tormentas, vientos y caída de granizo. Según el experto, el fenómeno es “lo más fuerte que se puede soportar en la región”.

En esta zona no se producen huracanes. Los ciclones que ocurren en los trópicos son mucho más intensos que los que suceden en esta región del sur. El ciclón de agosto de 2005 se trató de una baja presión atmosférica extratropical “más profunda” que la de ayer, coincidió Bidegain.




Populares de la sección

Comentarios